El proyecto de Eurasia: Una amenaza para el Nuevo Orden Mundial

Global Research  / Strategic-Culture.org
Elena Ponomareva
(Traducido por Arielev)

 

 

Uno podría estar tentado a considerar el papel del primer ministro ruso Putin en su artículo “Un nuevo proyecto de integración de Eurasia: El futuro en marcha “, que vió la luz del día en Izvestia, el 3 de octubre de 2011, como un programa presidencial someramente expuesto, pero en el escrutinio, parece ser sólo una parte de una visión más amplia. El artículo de opinión, por un momento encendió una controversia a gran escala  dentro y fuera de Rusia, y puso de relieve el choque continuo de posiciones en el desarrollo global …

Independientemente de los detalles de interpretación, la reacción de los medios de comunicación occidentales para el proyecto de integración presentado por el primer ministro ruso fue uniformemente negativo, y refleja con toda claridad una hostilidad, a priori, con respecto a Rusia y todas las iniciativas circundantes. Mao Zedong, sin embargo, solía decir que frente a la presión de sus enemigos, es mejor estar en una condición tal que no te preocupes por estar bajo ella.

Esto ayuda a entender por qué, en este momento, titulares estilo Guerra Fría están constantemente apareciendo en los medios de comunicación occidentales, que perciben la amenaza para Occidente en la reciente integración de Putin a Eurasia. La explicación obvia es que, de aplicarse, el plan vendría como un desafío geopolítico al nuevo orden mundial, a la dominación de la OTAN, el FMI, la UE y otros organismos supranacionales, y a la primacía indisimulada de EE.UU.

Hoy en día es cada vez más firme que Rusia sugiere y está lista para comenzar a construir una alianza incluyente, basada en los principios de proporcionar una alternativa viable al Atlantismo y el Neoliberalismo. Es un secreto a voces que en estos días el Oeste está poniendo en práctica una serie de proyectos de largo alcance geopolítico, de re-configuración de Europa, a raíz de los conflictos de los Balcanes, y en el contexto de la crisis provocada en Grecia y Chipre, el montaje del Gran Oriente Medio basado en los cambios de régimen en serie en el mundo árabe, y, como un diseño relativamente nuevo, la ejecución del proyecto Asia en donde el reciente desastre en Japón fue una fase activa.

En 2011, hubo una intensidad de la dinámica geopolítica sin precedentes desde el colapso de la URSS y del bloque del Este, con todos los principales países y organismos internacionales que contribuyen a esto. Por otra parte, la impresión actual es que los militares pudieran, de alguna manera, convertirse en un instrumento legítimo en la política internacional. Hace apenas unos días, Moscú fue criticada en avalancha después de vetar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que podría autorizar la repetición de la situación de Libia, en Siria.

Como resultado, el enviado permanente de EE.UU. ante la ONU, S. Rice arremetió contra Rusia y China por sus vetos, mientras que el francés Alain Juppé, Ministro de Asuntos Exteriores, declaró que “es un día triste para el pueblo sirio. Es un día triste para el Consejo de Seguridad “. Durante los acalorados debates del Consejo de Seguridad el 5 de septiembre, el representante sirio criticó a Alemania y Francia, y acusó a EE.UU. por el genocidio perpetrado en el Medio Oriente.

Después de eso, S. Rice acusó a Rusia y China, insinuando que le vendieron armas al régimen sirio, en vez estar de pie junto al pueblo sirio, y salió de la reunión;  el enviado francés Gérard Araud opinó que “No hay veto que puede borrar su responsabilidad sobre las autoridades sirias, que han perdido toda legitimidad por el asesinato de su propio pueblo”, dejando la impresión de que asesinar gente, como en Yugoslavia, Afganistán, Irak y Libia, debería ser un privilegio de la OTAN. (Énfasis agregado)

Los “socios” Occidentales de Moscú  están indignados desde que Rusia, en colaboración con China, pone obstáculos en el camino del nuevo orden mundial. Siria, aunque es un país de importancia regional, sólo fugazmente encabeza la agenda, pero no para el ambicioso plan de Putin de Eurasia – “llegar a un mayor nivel de integración – una Unión Euroasiática” – tuvo que esperar para evocar las preocupaciones profundas y duraderas en el Oeste. Moscú desafía abiertamente la dominación mundial de Occidente por “lo que sugiere un modelo de una unión supranacional de gran alcance que puede llegar a ser uno de los polos del mundo actual, además de un enlace permanente entre Europa y la región dinámica de Asia-Pacífico”.

Sin duda, los mensajes de Putin de que “la combinación de los recursos naturales, capital, y el fuerte potencial humano harán a la Unión Euroasiática competitiva en la carrera industrial y tecnológica y la carrera por el dinero de los inversionistas, nuevos puestos de trabajo, e instalaciones de producción avanzadas” y que “al lado de  otros actores e instituciones regionales como la UE, los EE.UU., China y APEC, se asegurarán la sostenibilidad del desarrollo global” sonaron alarmantes para los líderes occidentales.

Ni la caída de la URSS y el mundo bipolar, ni la subsiguiente proliferación de “democracias” pro-occidentales  marcó un punto final en la lucha por la supremacía global. Lo que siguió fue una época de intervenciones militares y desplazamientos de regímenes desafiantes con la ayuda de la guerra de información y el omnipresente poder blando occidental. En este juego, Eurasia sigue siendo el premio principal en la línea imperativa geopolítica de John Mackinder, mediante el cual: “Quién gobierna Europa Oriental, comanda la Tierra Principal, que gobierna la Tierra Principal, comanda la Isla Mundial, quién gobierna la Isla Mundial, controla el mundo”.

En finales del siglo XX, EE.UU. se convirtió en el primer país no euroasiático en combinar los roles de poder más importantes del mundo y  árbitro final en asuntos de Eurasia. En el marco de la doctrina del Nuevo Orden Mundial,  EE.UU. y Occidente, en su conjunto, ven a esta como una zona de vital importancia para su desarrollo económico y creciente poder político. El dominio global es un objetivo declarado abiertamente y perseguido constantemente por parte de la comunidad euro-atlántica,  sus instituciones militares y financieras – la OTAN, el FMI y el Banco Mundial – junto con los medios de comunicación occidentales e innumerables organizaciones no gubernamentales.

En el proceso, el establishment occidental sigue siendo plenamente consciente de que, en palabras de Z. Brzezinski,“la primacía global de Estados Unidos es directamente dependiente de la duración y la eficacia de su preponderancia en el continente eurasiático”. El mantenimiento de la “preponderancia”, a su vez, toma el control de Europa, Rusia, China, Oriente Medio y Asia Central.

La salvaje hegemonía occidental en Europa, Asia Central, y, hasta cierto punto, en el Oriente Medio e incluso Rusia, se utiliza para contar como un resultado incuestionable de las últimas dos décadas, pero por el momento la situación parece ser líquida. Observadores occidentales, chinos y rusos por igual están prediciendo un inminente fracaso del modelo de globalización neoliberal incrustado por el nuevo orden mundial, y está llegando el tiempo en que la clase política adopte el punto de vista.

Con la apertura de oportunidades para proteger a los modelos originales de desarrollo nacional de presión atlantista y para mantener la seguridad internacional verdadera, el nuevo proyecto de integración de Putin tiene una promesa importante para Rusia y sus aliados, y por lo tanto, presenta a los enemigos de Rusia con un problema serio. Ni Rusia ni ninguna otra república post-soviética puede sobrevivir en el mundo actual sin ayuda de nadie, y esta, como jugador geopolítico clave de Eurasia, con potencial económico, político y militar sin precedentes en todo el espacio post-soviético, puede y debe jugar una oferta por una alternativa global arquitectura.

La alergia de Occidente para con el plan de Putin es por lo tanto, explicable, pero, a pesar de la oposición, el proyecto está al límite de ejecutarse, con debilidad en algunos de sus elementos, y  la posible dificultad de llevarlo a la práctica, el proyecto de integración euroasiática tuvo vida en el espacio post-soviético geopolítico y cultural, y está en consonancia con las tendencias mundiales actuales. Sobreviviendo, manteniendo la preservación de los fundamentos económicos y materiales de la existencia nacional, manteniendo vivas las tradiciones, y la construcción de un futuro seguro para los niños, son los objetivos de las naciones de Eurasia, que se puede lograr solamente si se mantienen alineados con Rusia. De lo contrario, aislamiento, sanciones, e intervenciones militares les esperan …

Fuente: http://sleepwalkings.wordpress.com

Anuncios