Marca España: Familias enteras sin calefacción en un invierno de miseria y hambre

Gladys y su marido con alzheimer, que han tenido que pedir mantas a Cruz Roja,para poder pasar un invierno sin calefacción en Cerdanyola del Vallés (Barcelona)

Solo en Catalunya más de un millón de ciudadanos/as están ahora mismo pasando frio en unos hogares sin calefacción, al no poder pagar las abusivas cuotas impuestas por las bandas organizadas que integran el holding de la energía. La pobreza energética aumenta de forma galopante en todo el estado español, donde millones de familias se ven imposibilitadas de asumir el precio de los recibos, dándose el caso de que personas mayores, enfermos/as, niños/as y hasta recién nacidos/as, sufren las temperaturas gélidas que inundan cada rincón de sus humildes viviendas.

 

Al otro lado donde la caja B se reparte en sobres, el ministro responsable hace mutis por el foro, desoyendo la avalancha de iniciativas ciudadanas contra las vergonzosas subidas de la luz y el gas, importándole una mierda el sufrimiento del pueblo, el inmenso dolor, la tristeza de personas que no tienen culpa de las malas prácticas de las multinacionales de la energía, de sus ilegalidades, de los abusos, de los constantes escándalos y trapicheos que asombran a la ciudadanía.

Desde el año 2008 el coste del recibo de la luz se ha disparado más de un 70%, alcanzando una media de 800 euros al año, pero esto no parece importarle a este impresentable gobierno del PP. El aumento del paro, las subidas de impuestos, las bajadas de los sueldos, las millones de familias que sobreviven sin ningún tipo de ingresos, que ahora están condenadas a pasar el frío gélido y terrible.

Según datos de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético una de cada diez familias del estado español están en situación de “pobreza energética”, lo que significa que no podrán este invierno encender la calefacción, ya que les será imposible pagar las facturas del gas y la luz.

Esta gravísima situación pone en grave riesgo las vidas y la salud de las personas afectadas, que son víctimas directas de las reformas energéticas del gobierno, que no ha tenido en cuenta que existen infinidad de familias sin posibilidades económicas, preocupándose exclusivamente de los beneficios millonarios de las multinacionales.

La falta de calor en el hogar produce más de 2.500 muertes prematuras al año, más que los fallecimientos por accidentes de tráfico. Cuando empiecen a aparecer cientos de personas muertas de frio en sus hogares, más de un jerarca de la casta política se echará las manos a la cabeza, pero esta inminente posibilidad no parece importarle al abanico surrealista de los partidos políticos fieles al régimen del pelotazo.

Encendamos velas en cada ventana, en cada plaza, en cada calle, en apoyo solidario y fraterno con estas familias que pasan frio, que entre temblores contemplan un futuro congelado, aterrador, en manos de gobiernos miserables, inhumanos y sátrapas, siempre al servicio de sus particulares y siniestros donantes.

Fuente: Viajando entre la Tormenta

 

Anuncios