LAS GUERRAS DE ROTHSCHILD (X): EL COMPLEJO INDUSTRIAL MILITAR de ESTADOS UNIDOS. O como nacer para morir en la guerra.

 

Para establecer y refrendar guerras económicas, políticas, sociales y de recursos siempre han necesitado de una mano de hierro que les garantizara el control.

Desde Gobleki hasta nuestros días, y en modo absoluto, han ejecutado ese control mediante, entre otros, complejos industriales militares que han afectado incluso a nuestra educación básica:

“Estados Unidos es una cultura violenta, militarista que, en prácticamente todas las instituciones, muestra la violencia como un medio para solucionar los  problemas… es una ideología que privilegia ciertos valores, incluida la jerarquía, competencia, autoritarismo y obediencia, entre otros. 
Esta ideología militarista ha diseñado la estructura nuestras escuelas, lo que enseñamos y cómo nos lo enseñan. 
Afecta a nuestros medios de comunicación… degradando al “enemigo” siempre que sea posible”.
La “cultura” y los “valores” que la escuela implanta en los niños están basados en el miedo, en la violencia y en la mentira.”
Laura Finley, doctora en sociología y criminología de la Universidad de Barry

También y desde siempre:

Las acereras, la industria del calzado, la textil, la producción agroalimentaria, la petroquímica y cualquier otro ramo productivo, se encuentran hoy al servicio de esta nueva doctrina militar . “

(Juan Barreto 3/12)

Al mundo Rothschild no le tiembla el pulso a la hora de esclavizar y exterminar al género humano. Esto está ya demostrado. Proclamarse Ario, Khazar o Merovingio comporta esta manera de actuar mediante ejércitos.

Esta es la historia y funcionamiento del último de ellos hasta hoy día en que ya está siendo sustituido por el Ruso.

Aquí el artículo:

EL COMPLEJO INDUSTRIAL MILITAR de ESTADOS UNIDOS

“Que nuestro país vaya ahora encaminado hacia un modelo de economía basada en las armas es parte del modelo general de una política desacertada, alimentado con ayuda de una psicosis, inducida artificialmente, de histeria de guerra y nutrida a partir de una propaganda incesante alrededor del miedo.”  
General Douglas MacArthur, discurso del 15 de mayo de 1951

…BASES MILITARES Y OLEODUCTOS – vecinos perennes

En la actualidad, la industria de armas y la guerra permanente se han convertido en una gran parte del negocio estadounidense, conformándose como una especie de filial de un complejo industrial militar bien arraigado.

Desde los tiempos del Presidente Truman, por allá en 1918, ya la guerra era considerada como parte de “el principio eficiente” de la economía. “Lo único moral es ganar, inmoral es perder, nos convierte en criminales”, decía.

Laura Finley, doctora en sociología y criminología de la Universidad de Barry, reconoce que  
“Estados Unidos es una cultura violenta, militarista que, en prácticamente todas las instituciones, muestra la violencia como un medio para solucionar los  problemas… es una ideología que privilegia ciertos valores, incluida la jerarquía, competencia, autoritarismo y obediencia, entre otros. 
Esta ideología militarista ha diseñado la estructura nuestras escuelas, lo que enseñamos y cómo nos lo enseñan. 
Afecta a nuestros medios de comunicación… degradando al “enemigo” siempre que sea posible”.
La “cultura” y los “valores” que la escuela implanta en los niños están basados en el miedo, en la violencia y en la mentira. 


Hoy, la economía Norteamericana pasó a depender casi exclusivamente del gasto militar. 

Con la actual crisis económica que atraviesa Occidente, la tesis del Imperio de prepararse para una “guerra eterna”, se ha convertido en doctrina de Estado. Contrariamente a lo que podría pensarse, los recortes presupuestarios se aplican en salud, educación y otras formas de seguridad social; mientras que el gasto militar se incrementó en más de un 15%, para un país que gasta cerca de 6 billones dólares en este terreno. 

Esto, sin tomar en cuenta el aumento en “seguridad” y en una nueva modalidad de transferencia de los recursos públicos al sector privado: los contratistas, suerte de consorcios que se encargan, desde la comida y la lencería hasta “los interrogatorios” y el manejo de las prisiones. 

Las acereras, la industria del calzado, la textil, la producción agroalimentaria, la petroquímica y cualquier otro ramo productivo, se encuentran hoy al servicio de esta nueva doctrina militar .

(Juan Barreto 3/12)

Poco importan los partidos o los colores en Estados Unidos: republicanos, demócratas, Bush, Obama todos gastan desproporcionadamente para mantener andando la gran máquina bélica. Datos del Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo revelan que Estados Unidos gasta por sí sólo en su presupuesto militar casi lo mismo que todo el mundo combidos.

Esto revela en realidad una verdad oculta, uno de los fundamentos de las guerras es ocupar zonas estratégicas donde se puede controlar el tráfico de armas, drogas, o recursos como el petróleo.

“La versión norteamericana de la colonia es la base militar”. Chalmers Johnson.

El aparato de inteligencia de Estados Unidos cuenta con más personas con acceso a información clasificada que el número de personas que viven en la capital de su país

EE.UU. tiene 17 bases de espionaje financiadas por el presupuesto del país
El portal canadiense Global Research ha revelado que EE.UU. tiene 17 bases de espionaje que están financiadas por el presupuesto del país.
EE.UU. posee la red de espionaje más sofisticada del mundo, según ha revelado el portal canadiense Global Research en una amplia infografía titulada ‘Escuela de espías: Una guía para la red de espionaje en Estados Unidos’.

Además en esta red de espionaje están incluidas 1.271 organizaciones gubernamentales -incluida la Agencia Central de Inteligencia (CIA), fundada en 1947; la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, 1952), y la Agencia de Inteligencia de Defensa (1971), entre otras- y 1.931 empresas privadas que en la actualidad trabajan en la llamada lucha antiterrorista o seguridad nacional estadounidense, lo que se convierte en la red más compleja y de mayor escala mundial.

Cada uno de los empleados está obligado a saber leer los labios, saber artes marciales y realizar otros ‘trucos’ de los empleados de inteligencia.

La revelación se produce en medio de un escándalo a nivel mundial por la actividad de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), tras las filtraciones de su excontratista Edward Snowden, quien en verano pasado entregó a la prensa detalles del espionaje masivo de la agencia.

Este 20 de noviembre el diario ‘The Cable’ reveló que se está desarrollando una ‘batalla diplomática‘ en un comité de la Asamblea General de la ONU que está analizando la propuesta de Brasil y Alemania para imponer restricciones en materia de vigilancia en internet. El medio dijo que EE.UU. y sus aliados de inteligencia están trabajando en secreto para promover la eliminación del derecho universal a la privacidad en línea, socavando el proyecto de ley que Brasil y Alemania enviaron a la ONU.

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/112152-eeuu-tiene-bases-espionaje-financiadas-presupuesto-pais

En su autobiografía Soldier, Anthony Herbert contó cómo se presentó en 1965 en Saigón en el Grupo de Operaciones Especiales conjunto de la CIA y los militares. Los agentes le pidieron que se sumara a un programa secreto de guerra psicológica. “Lo que querían era que me hiciera cargo de equipos de ejecución que eliminaban familias enteras y trataban de presentarlo como si el propio Vietcong (VC) hubiera cometido los asesinatos. La justificación era que otros vietnamitas verían que el VC había matado a otros Vietcong y que eso los espantara para que no se convirtieran en VC ellos mismos. Por supuesto, se esperaba que los aldeanos serían llevados a sentir alguna especie de lealtad hacia nuestro lado.”
Como explicó el gurú del contraterrorismo, David Galula, “Los seudo insurgentes son una manera de obtener inteligencia y sembrar la sospecha al mismo tiempo entre los verdaderos guerrilleros y la población”.
En un caso similar en 1964, un famoso agente de propaganda de la CIA organizó tres “equipos de estudio” armados que operaban simultáneamente en aldeas vecinas. Cuando los equipos de propaganda del Vietcong partían de una aldea, entraban los cuadros asesinos y hablaban con una persona en cada casa, para que el VC “tuviera que castigarlos a todos después de nuestra partida”.
En otras palabras, los mercenarios de la CIA (como algunos de los mercenarios de la CIA en Siria) eran provocadores, y preparaban a la gente para recriminaciones, con propósitos de inteligencia y publicidad.

America Has an Industrial Policy – 

It’s Run by the Pentagon

El congreso americano es en su mayoria corrupto

La corrupción que campea en el Congreso –y no el «terrorismo»– parece ser la mayor amenaza para la «democracia» de EEUU:
las corporaciones aumentaron a 3.200 millones de dólares sus gastos en lobby parlamentario para comprar la aprobación de leyes de su conveniencia, mientras los congresistas demócratas y republicanos invierten crecientemente sus ganancias en acciones de las industrias militares que contratan con el gobierno a través del Pentágono
“… el poder de Washington cree que las guerras coloniales de Irak y Afganistán les facilitaría el control de una vasta franja territorial euroasiática que va desde los Balcanes hasta Pakistan en cuyo centro, el Golfo Pérsico y la Cuenca del Mar Caspio, están localizadas cerca del el 70 % de las reservas petroleras globales.

La “Guerra de Eurasia”, podríamos llamarla así, comenzó hacia fines de la Guerra Fría, durante la presidencia de Bush padre cuando lanzó la primera guerra del Golfo, prosiguió durante la era Clinton con los interminables bombardeos a Irak, las guerras yugoslavas y la tentativa de control de las repúblicas ex soviéticas de Asia Central, y culminó durante la presidencia de Bush hijo, (auto)atentados del 11 de Septiembre de 2001 incluidos, con las invasiones de Irak y Afganistán que los halcones consideraban la antesala de la ocupación de Irán.

Esa ofensiva imperial tuvo como protagonista visible al Complejo Militar Industrial presentado a veces como una suerte de fuerza usurpadora del llamado sistema democrático.

En realidad dicho Complejo fue la espina dorsal de la rehabilitación económica de los Estados Unidos luego de la depresión de la década de los años 1930 y más adelante de su larga prosperidad de postguerra que algunos autores han calificada como keynesianismo militar.

crisis y mas guerras:
Buena parte de las guerras actuales que tienen que ver con Estados Unidos, esta nefasta industria de la muerte, aunque parezca patético, trágico, inhumano, aborrecible y toda la larga cohorte de etcéteras condenatorios que quiera agregarse, eso está entre las “necesidades creadas” de la actual economía estadounidense.

¿Por qué?

Porque la gran potencia, expresión máxima del sistema capitalista, está agotada. Más aún: el sistema económico mismo da señales de ir estando agotado, por eso cada vez más apela a estos recursos bestiales para sobrevivir.

La industria de la muerte (la fabricación de armas y de guerras, el manejo de la producción y distribución de drogas ilegales, la destrucción bélica de países para su posterior reconstrucción…), todo eso pasó a ser el sector más dinámico de la economía mundial; es, dicho de otra manera, una tabla de salvación.

Washington y el capitalismo desarrollado necesitan guerras.

No hay que olvidar, por otra parte, que el Pentágono dispone de unas 1.000 bases militares en todo el mundo.


BASES ESPECIALES

Sin embargo, el desarrollo tecnológico, el avance en las técnicas bélicas, permiten ahora que estas bases tengan peculiaridades especialesI. En la mayoría de los casos, las bases son ‘disfrazadas’ de típicas viviendas de bajos recursos o misiones humanitarias, como campañas de vacunación o programas de ayuda en caso de catástrofes naturales. Estos ingenieros o médicos son militares capaces de poner una vacuna o proyectar un puente, así como de disparar o diseñar cualquier tipo de ataque. En el caso de que algo ‘se salga de control’, la existencia de esas bases “sui generis”, permite a Estados Unidos alcanzar rápidamente cualquier lugar del continente por aire y mar.

Los observadores militares indican que estas instalaciones obedecen a una estrategia de Estados Unidos en el marco de una integración política desfavorable a sus intereses, mientras que las declaraciones diplomáticas que se vierten tanto desde el Pentágono como por parte de los gobiernos de algunos países suramericanos, rechazan cualquier acusación de que exista una estrategia militar al respecto.

Pero además de el tipo de “bases” indicadas, continúan existiendo y reforzándose las “clásicas” . Una de ellas es “Fuerte Aguayo”, en la ciudad chilena de Concón, que fue inaugurada hace un año por el embajador estadounidense en Chile, Alejandro Wolff. Sus instalaciones sirven para ejercicios tácticos de operaciones militares conjuntas en zonas urbanas. Su crecimiento está llamando la atención de las Fuerzas de Seguridad de otros países de la región. Según opina el analista político, Salvador Muñoz, con la instalación de la base Fuerte Aguayo en la ciudad chilena de Concón, Estados Unidos busca fortalecer su posición en el territorio latinoamericano y el Gobierno chileno pretende mejorar los mecanismos de represión contra los opositores”.

Desde la presidencia de Reagan y tal vez un poco antes se fue integrando con otras esferas de negocios parasitarios y/o depredadores como los del petróleo, la especulación financiera, el tráfico de drogas, la seguridad privada, etc., llegando a conformar un sistema oligárquico y mafioso que actualmente constituye el núcleo central del poder imperial.

Todo eso estuvo expresado de manera casi caricatural por el gobierno de George W. Bush y sus halcones, ahora Obama, pese a sus gestos populistas, es otra  marioneta de ese poder altamente irracional cuya dinámica empuja al sistema hacia el desastre.

El nuevo presidente ha decidido ampliar la guerra en Afganistán y Pakistán mientras enviaba al Congreso un Presupuesto que incluye gastos militares cuyo volumen sigue la línea expansiva de la era Bush. Es más de lo mismo, los negocios militaristas continúan su marcha exitosa contribuyendo a un déficit fiscal sin precedentes en la historia norteamericana cuya prolongación puede conducir a mediano plazo a la bancarrota del Estado imperial….”
………………………………………………………………Jorge Beinstein
Oficialmente Estados Unidos posee 737 bases en todo el mundo, con un valor total de $127 mil millones de dólares y que cubren casi 2 800 kilómetros cuadrados en unos 130 países.

(EN REALIDAD HAY MAS BASES MILITARES DE LAS DADAS COMO OFICIALES:  http://rebelion.org/noticia.php?id=120157

Hace muchos años, se podía seguir la extensión del imperialismo contando las colonias”, escribió Johnson en su libro Némesis: los últimos días de la república norteamericana, de 2007.
“La versión norteamericana de la colonia es la base militar”.

WASHINGTON HA FIRMADO LA MAYOR VENTA DE ARMAS DE LA HISTORIA: A QUIEN ?
A ARABIA SAUDITA ………y el otro pais que bate records recibiendo armas americanas ? ISRAEL. 

Johnson explica: “El propósito de todas esas bases es la ‘proyección de fuerza’, o mantener la hegemonía militar norteamericana sobre el resto del mundo. Ellas facilitan nuestra ‘labor policial’ del globo y la intención es garantizar que ninguna otra nación, amistosa u hostil, puede retarnos militarmente”. Desde el fin de la Guerra Fría, poseer tal poder incontestado es un basamento declarado de la política de defensa de EEUU.
ESTADOS UNIDOS VIVE A COSTA DEL RESTO DEL PLANETA:

No somos totalmente conscientes de que TODO EL MUNDO paga la deuda americana empleada sobre todo ahora en bases militares y negocios de guerra, a traves de la compra de dolares que hacen todos los paises del mundo – a menos que se salgan del FMI, del Banco Mundial y de la Organización Mundial de Comercio (OMC) tienen que pagar.

Si no estan de acuerdo pueden ser bombardeados o tener un derrocamiento o alguna otra tecnica por el estilo.
La produccion de cientos de millones de “papel dolar” que el resto del mundo adquiere y luego recicla en los bonos americanos son una desgracia para el planeta
para mas detalles ver este articulo

Anteriores hombres estadounidenses con visión de alcance hicieron advertencias contra esta deriva, hombres como el Presidente George Washington y el Presidente Dwight Eisenhower, al ser intrínsicamente contrapuesta a la democracia y la libertad.

“[La] conjunción de un sistema militar inmenso y de una gran industria armamentística es algo nuevo en la experiencia estadounidense… En los consejos de gobierno, debemos guardarnos bien de que el complejo industrial militar llegue a tener una influencia injustificable, sea o no alentada. Hay potencial, y seguirá habiéndolo, para que se produzca ese desastroso aumento de poder a todas luces inapropiado.” Dwight D. Eisenhower (1890-1969), 34º presidente, discurso de despedida, 17 de enero de 1961.


Enla administración Bush-Cheney sus principales miembros formaban parte de este sistema y estuvieron muy ocupados promocionándolo.
Las guerras, especialmente las guerras electrónicas modernas, provocan unas masacres terribles, pero son también sinónimo de grandes contratos que suponen costes altísimos, grandes beneficios y grandes posibilidades de empleo para todos aquellos que conforman el necesario engranaje militar. Las guerras son el paraíso de los carroñeros.

Las guerras son también una vía para que políticos mediocres monopolicen las noticias y los medios de comunicación en su favor de forma partisana avivando el fervor patriótico y presionando por un nacionalismo de vía estrecha.
Efectivamente, inflamar el patriotismo y el nacionalismo es un viejo truco demagógico que se utilizó siempre para dominar las naciones. Cuando eso sucede, hay un claro riesgo de que la democracia y la libertad se lleguen a erosionar, e incluso que desaparezcan si esos desarrollos conducen a una concentración exacerbada de poder y de corrupción política.

La voladura de las torres el 11-S de 2001 supuso un extraordinario impulso para el complejo industrial militar estadounidense.

Fue un acontecimiento, un “Nuevo Pearl Harbor”, por el que algunos habían estado abiertamente esperando.

Esos ataques dieron el pretexto perfecto para desarrollar gastos militares, que se habían estado en gran medida anhelando tras la desaparición del antiguo Imperio Soviético.

Y, además, proporcionaron el fundamento para aumentarlos de modo espectacular, sustituyendo una ¿Guerra contra el Terrorismo? por una “Guerra contra los Islamistas” como sustituta de la ¿Guerra contra el Comunismo? Y la “Guerra Fría contra la Unión Soviética”.

El desarrollo del cada vez más sofisticado armamento podría continuar y miles de corporaciones y cientos de distritos políticos podrían seguir llevándose los beneficios.

Los costes serían asumidos por los contribuyentes, por los hombres y mujeres jóvenes que morirían en combate , por el resto del mundo que tiene que pagar el deficit americano comprando dolares para su comercio internacional – la globalizacion – y por las remotas poblaciones que yacen bajo la lluvia de bombas que caen sobre ellos y sus hogares.

Efectivamente, en septiembre de 2000, cuando el Pentágono emitió su famoso documento estratégico titulado “Reconstruyendo las Defensas de EEUU”, se expresaba la creencia en que el tipo de transformación militar que los planificadores estaban considerando requeriría de algún “suceso catastrófico y catalizador”, como un nuevo Pearl Harbor, para que fuera posible venderle el plan al pueblo estadounidense.

Un año más tarde, ya tenían el “Nuevo Pearl Harbor” que estaban esperando.

El complejo industrial militar necesita guerras, muchas y sucesivas guerras, para prosperar.

Las bases militares acompañan no solo a los circuitos de petroleo y materias primas sino tambien al otro gran negocio controlado desde “Wall Street – el narcotrafico….con dinero , esta vez fisico , billetes , que se lava en paraisos fiscales potenciados desde Washington.
Hubo grandes bases en Vietnam – narcotrafico , en Colombia- narcotrafico en Afganistan – narcotrafico (potenciado hasta el infinito desde que llegaron los agentes de Washington).

Despues de destruir Yugoeslavia – narcotrafico -oleoductos , siguieron con Irak – petroleo, Afganistan- petroleo – oleoductos – narcotrafico…..y queda Iran . Es asi como se construye un imperio ….del mal.

Por otro lado el equipamiento militar viejo tiene que ser reparado y reemplazado cada determinado tiempo si hay una guerra en marcha. Pero para justificar el enorme coste que supone tener que desarrollar armas cada vez más mortíferas, se necesita que haya un clima constante de temor y vulnerabilidad.

Por ejemplo, hay muchos informes, elaborados por observadores internacionales y personal médico, acerca de que los ataques israelíes contra el Líbano y Gaza durante el verano de 2006 facilitaron el uso de “nuevas armas hechas en EEUU”. Se informó que esas armas incluían bombas de uranio empobrecido, armas de ‘energía directa’ y armas nuevas químicas y biológicas.

Estas armas no sólo logran que el acto de matar sea más fácil sino que también dejarán contaminado el medio ambiente con partículas de uranio empobrecido radioactivo durante las próximas décadas.

Pero, para construir un pacto suficientemente fuerte como para llevar a un país democrático por la senda de una permanente economía de guerra, se necesita una alianza de intereses entre militaristas, industriales, políticos, aduladores y propagandistas. Estos son los cinco pilares del complejo industrial militar que pueden encontrarse en los Estados Unidos.

El sistema militar estadounidense
Se ha estimado que los gastos militares estadounidenses, sin necesidad de exagerar, se aproximan a la mitad de los desembolsos militares mundiales (48% del total mundial en 2005, según cifras oficiales), a pesar de que la población estadounidense representa menos del 5% de la población mundial y alrededor del 25% de la producción mundial total.

Un presupuesto militar tal es mayor que el productor interior bruto (PIB) de algunos países, como Bélgica o Suecia. Es una especie de gobierno dentro de otro gobierno.

Casi 6 millones de puestos de trabajo en EEUU estan relacionados con el sector de la defensa, o el 4% del total de la fuerza laboral.

Además, hay casi 25 millones de veteranos en EEUU.

Por tanto, se puede decir que más de 30 millones de estadounidenses reciben cheques que tienen su origen directa o indirectamente en el presupuesto militar de EEUU.

Suponiendo con cautela que sólo dos personas mayores de edad votan por hogar, esto se traduce en un bloque de unos 60 millones de votantes estadounidenses que tienen intereses financieros en el sistema militar estadounidense. Así pues, nos encontramos con el peligro de una sociedad militarizada que se perpetua a si misma políticamente.

Los contratistas de la defensa privada
Los cinco contratistas más importnates de la Defensa estadounidense son

Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman, Raytheon y General Dynamics.

Van seguidos de Honeywell, Halliburton, BAE System y miles de compañías y subcontratas de defensa más pequeñas.

Algunas, como Lockeheed Martin en Bethesda (Maryland) y Raytheon en Waltham (Massachussets) obtienen cerca del 100% de sus negocios de los contratos de defensa.

Los contratistas de defensa estadounidenses han estado disfrutando de los grandes presupuestos del Pentágono desde marzo de 2003, i.e., desde el comienzo de la guerra de Iraq.

También se ha señalado que los contratistas de la defensa privada juegan otro papel social:

son grandes empleadores de antiguos generales y antiguos almirantes del sistema militar de EEUU.

El sistema político
En EEUU, el Presidente George W. Bush, un antiguo petrolero, y el Vicepresidente Dick Cheney, como antiguo presidente y director ejecutivo de la gran compañía de servicios petrolíferos Halliburton en Houston (Texas), personifican la imagen de políticos consagrados al crecimiento y desarrollo del complejo industrial militar.

Bajo la administración Bush-Cheney, la industria armamentística se ha vuelto extremadamente rentable. Contratos por miles de millones de dólares van a toda marcha vendiendo aviones y tanques a diversos países en un mundo que evoluciona cada vez más de espaldas al derecho. Casi las dos terceras partes de todas las armas exportadas en el mundo salen de Norteamérica.

El Congreso, por su parte, está en deuda con las corporaciones de defensa que operan en las plantas militares existentes es cada uno de los distritos de los congresistas o en los estados de los senadores, además de cierta devolucion de favores a los lobbys que les proporcionan fondos y apoyos en los medios en épocas electorales.

Los “think tanks” del sistema
Los asesores – conspiradores- que se hallan detrás de la economía orientada hacia la guerra forman un red entrelazada de los denominados “think tanks” con sede en Washington, financiados por ricas fundaciones que están exentas de impuestos y que tienen miles de millones de dólares de activos, como, por ejemplo, la Fundación John M. Olin, la Fundación Scaife o la Fundación Coors, etc…

Entre los “think tanks” más influyentes y representativos, cuya misión es “orientar” la política exterior estadounidense, se encuentra el American Enterprise Institute (AEI), la Heritage Fundation, el Middle East Media Research Institute, el neoconservador Washington Institute for Near Eastern Policy, el Center for Security Policy, el Jewish Institute for National Security Affaire, el Project for the New American Century (PNAC) y el Hudson Institute.

Todos esos “think tanks” sirven para un doble objetivo: proporcionan funcionarios gubernamentales para realizar informes políticos sobre diversos temas, normalmente con una visión muy conservadora; y sirven como incubadoras de los departamentos gubernamentales, suministrándoles personal que ya ha sido formado y proporcionando puestos de trabajo para funcionarios que están fuera del poder.

Se observa que la misma “puerta giratoria” – los mismos que estan en el gobierno pasan a think tanks y viceversa- que existe entre el sistema militar y los contratistas de defensa, también se mueve entre los “think tank” con sede en Washington y los departamentos del gobierno de EEUU.

El establishment de la “propaganda”
Los propagandistas de la economía a favor de la guerra se pueden fundamentalmente encontrar en la derechista industria de los medios de comunicación estadounidenses.
Esto se debe a que la venta de políticas orientadas hacia la guerra requiere la pericia que sólo una bien engrasada máquina de propaganda puede proporcionar.
La herramienta propagandística más potente es la televisión. Y ahí, la ultraderechista Red Fox de Noticias de Rupert Murdoch es invencible. No hay un medio de comunicación estadounidense más abiertamente devoto de la ideología neocon y más comprometido en el apoyo de las nuevas guerras estadounidenses que la Fox News.

Los esfuerzos de propaganda de Fox están estrechamente coordinados con otro medio escrito propiedad de Murdoch, como es el Weekly Standard y el New York Post. El Washington Times, que está controlado por el Reverendo de la Iglesia de la Unificación Sun Myung Moon, el neoconservador New York Sun y otras publicaciones neocon, como el National Review, The New Republic, The American Spectator, the Wall Street Journal, completan la infraestructura más importante de propagandistas a favor de la guerra.

En conclusión, esa conjunción de cinco maquinarias para la guerra, i.e., el inflado establishment militar, la gran industria armamentística estadounidense, la administración neocon favorable a las guerras, con el Congreso de rodillas ante los lobbys militaristas, la red de “think tanks” favorables a la guerra y los belicosos propagandistas de los medios constituyen el marco del complejo industrial militar, del cual el Presidente Dwight Eisenhower, en 1961, hace ya 45 años, ya temía sabiamente que pudiera ejercer una influencia corrosiva sobre la sociedad estadounidense.
Rodrigue Templay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire’. Su blog: www.thenewamericanempire.com/blog

“Se pueden encontrar sistemas militares desmesurados en cualquier modalidad de gobierno que mantenga actitudes de rechazo ante la libertad, y que son considerados particularmente hostiles ante la libertad ” George Washington (1732-1799). Primer presidente estadounidense.

interesante video que explica el complejo militar industrial aqui

bases militares a nivel mundial y su funcion:
http://andrespazceron.blogspot.com/2009/08/la-red-mundial-de-bases-militares-de.html

156 paises tienen bases militares:
http://andrespazceron.blogspot.com/2009/08/la-red-mundial-de-bases-militares-de.html

WASHINGTON y la MILITARIZACION LOS MAYORES PARASITOS DEL PLANETA

otros detalles colaterales:
http://joanfliz.blogspot.com/2010/10/maquinas-de-guerra-blackwater-monsanto.html

El bazar de armas Obama
El complejo militar-industrial estadounidense es un gobierno aparte y el mandatario estadounidense ha decidido ser su presidente. No se trata sólo de continuar guerras, preparar otras, crear constantemente armamento más avanzado para reemplazar al “viejo”: Obama es su gran vendedor.

El 20 de octubre 2010, envió al Congreso para su aprobación los términos de la exportación a Arabia Saudí de jets, helicópteros, misiles y más por el monto de 60.000 millones de dólares, la mayor venta de armas a un solo país en la historia de EE.UU.

El señor de la Casa Blanca se jactó en su discurso de recepción del Premio Nobel de la Paz de que su país era la única superpotencia militar del mundo, y se dedica a confirmarlo y aún a ensanchar la afirmación.

Aunque la potencia del Norte es la abastecedora más importante de armas –opera un 30 por cierto del mercado mundial desde hace años, seguida por Rusia con el 23 por ciento–, “el gobierno de Obama está modificando las regulaciones del control de exportaciones para ampliar su participación en el mercado, según varios funcionarios”.

En agosto de 2009 instó a flexibilizar las normas de vigilancia en la materia y en su Mensaje a la Unión del 27 de junio del año siguiente reiteró el pedido, a fin de contar con “otro factor que contribuya a duplicar nuestras exportaciones DE ARMAS en 2015”.

Washington también ocupa el primer lugar en cuanto a gastos militares:

un 43 por ciento de lo que destinan a ese rubro todos los países del planeta, según estimaciones relativas a 2009 del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés). El 22 de diciembre pasado las dos cámaras del Congreso aprobaron el presupuesto más grande del Pentágono desde la Segunda Guerra Mundial: 725.000 millones de dólares para el año fiscal 2011, un 8 por ciento superior al de 2010, más del doble del que aprobó W. Bush en 2001 y casi la mitad de lo que el mundo entero invierte en la materia.

Obama también supera a su antecesor en otro aspecto: en 2009, primer año de su mandato, el Departamento de Estado autorizó exportaciones de las empresas privadas armamentistas por 40.000 millones de dólares, un 17 por ciento más que en 2008, último año del gobierno de W. (www.sfgate.com , 11/3/11). La mayor parte de esas ventas, nunca afectadas por la crisis económica, fue a países del sudeste asiático y del Medio Oriente.
El mejor aliado de gigantes como Boeing, Lockheed Martin y otras megaindustrias del ramo es precisamente Obama:

“El presidente está mucho mejor dispuesto a exportar armas que cualquiera de los gobiernos demócratas anteriores”, señaló Loren Thompson, un conocido consultor en temas de defensa. O como observó el subdirector de la Asociación de Control de Armas, organismo no partidario que promueve la adopción de políticas eficaces de control de armamentos: “Hay un bazar de armas Obama” (//money.cnn.com, 24/2/2011).

El Departamento de Estado cumple sin descanso esta tarea. Muchos cables filtrados por Wikileaks revelan que los diplomáticos estadounidenses actúan como corredores del complejo militar-industrial. Un cable fechado en noviembre del 2009 describe cómo un miembro de la embajada en Brasilia presiona al gobierno de Lula para que adquiera cazas, reitera los puntos favorables de la oferta y califica la decisión de aceptar la propuesta como un “acelerador de la relación militar y comercial creciente” que mantienen los dos países.

Un caso típico se describe en otro cable dirigido al Departamento de Estado, procedente de Oslo esta vez. Recapitula los esfuerzos de la embajada estadounidense para persuadir al gobierno de Noruega de que compre jets JSF a la Lockheed Martin en vez adquirir el Gripen fabricado por la empresa sueca Saab AB. Es un verdadero manual para diplomáticos vendedores de armas que, entre otras cosas, aconseja consultar a la Lockheed Martin “para determinar los aspectos de la compra que conviene subrayar” y desarrollar “una estrategia mediática conjunta”.

No se puede ocultar que la mayoría de esas exportaciones no son inocentes: Washington ha logrado con ellas mutilar la influencia rusa en Europa del Este, extender su influencia en Asia y Medio Oriente y crear además una suerte de cerco militar alrededor de Rusia, Irán y China. El sueño imperial de EE.UU. sigue en pie y así, como se dice, se juntan el hambre con las ganas de comer.
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-164540-2011-03-20.html

Guerras futuras: La CIA y el espionaje de EEUU se “privatizan”

En su planificación de “guerras futuras”, el Pentágono extendió la privatización a más áreas de la ocupación militar, y las corporaciones militares privadas ya han comenzado a intercambiar información orientada a fusionar sus servicios en rubros determinados, a fin de competir con mayor posibilidad en el logro de próximos contratos.

En la actualidad la industria de los “ejércitos privados” es mueve más de US$ 100.000 millones al año y cuya órbita de decisiones se encuentra en el lobby de negocios que controla la Casa Blanca y el Pentágono. A este proceso privatizador, según un informe de The Washington Post, se incorpora la estructura de inteligencia de EEUU que ya está pasando a manos de empresas privadas.

BASES MILITARES EXTRANJERAS EN AMERICA LATINA: 2012:
Argentina: (2) en el archipiélago de Malvinas ocupado colonialmente por Gran Bretaña, la Fortaleza de la OTAN en Mount Pleasant, Isla Soledad, cuya pista mayor tiene una longitud de 2.600 metros. La actual dinamización de la militarización en el Atlántico Sur posiciona a la Fortaleza Malvinas como la fuerza más importante de la OTAN en esa región.

Existe además un terreno autorizado para el uso de Estados Unidos por el ex gobernador de Tierra del Fuego, en la localidad de Tolhuin. Y en febrero de 2012 se hace pública en Resistencia, Prov. del Chaco, la instalación de un Centro Anti catástrofes y Ayuda Humanitaria, financiado por el Comando Sur del Pentágono a inaugurarse en el Aeropuerto Internacional de Resistencia. El Centro dispone de un radar y equipos de comunicación que habilitan a esta construcción como un centro de control y espionaje al servicio de los proyectos imperiales. Su instalación responde a un programa impulsado por la Junta Interamericana de Defensa (JID) que incluye en sus planes la coordinación e implementación de centros similares en otros países del continente y ha sido objetado por el gobierno nacional argentino que cuestiona el papel de la JID en estos temas.

Aruba: (1) base aérea Reina Beatriz, de EEUU.

Belice: (1) un espacio para entrenamiento de efectivos de Gran Bretaña (OTAN)

Bolivia: No hay bases militares extranjeras. La constitución Política del Estado aprobada durante el gobierno de Evo Morales lo prohibe expresamente.

Colombia: (8) Con fecha 30 de octubre de 2010, el gobierno de Colombia suscribe con los Estados Unidos un convenio de cooperación militar en el cual se señalan las siguientes bases militares colombianas para que sean usadas por los EEUU: la base Aérea de Apiay, en el Departamento del Meta; la base Aérea de Malambo, ubicada en el área metropolitana de Barranquilla; la base Aérea de Palanquero, situada en Puerto Salgar, en el departamento (provincia) de Cundinamarca, que cuenta con una pista de aterrizaje de 3500 metros; la base Aérea de Tolemaida, en Melgar, Tolima, es el fuerte militar mas grande de Latinoamérica y tiene una importante fuerza de despliegue rápido; la base Naval de Bahía Málaga , en el Pacifico colombiano, cerca de Buenaventura; la base Naval de Cartagena, en la costa del mar Caribe.

A ellas se suman las que ya venían siendo utilizadas por soldados de Estados Unidos: la Base aérea deTres Esquinas ubicada en el Departamento de Caquetá y la base Aérea Larandia, en el mismo Departamento. Y se agrega el uso del puerto de Turbo (muy cercano a la frontera con Panamá) para aprovisionamiento de la IV Flota, así como muchas otras instalaciones de las fuerzas armadas colombianas.

Costa Rica: (2) Existe una base de EEUU en Liberia. Hay que tener en cuenta además la “invasión” de buques y miles de soldados USA autorizada por el gobierno y el Parlamento nacional en 2010. Es necesario investigar qué ha quedado como remanente de esa movida.

En el último tiempo aparecen menciones sobre otra base cercana a la costa del Pacífico costarricense. Concretamente, la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados denuncia que en Liberia, EEUU reactivará y financiará un radar. La nota está fechada el 9 de octubre de 2009. La ANEP menciona además que en una entrevista al diario La Nación, el subcomandante del Comando Sur del Ejército norteamericano Paul Trivelli informó sobre la inversión de 15 millones de dólares en una base naval que se estaría construyendo en la localidad de Caldera, provincia de Puntarenas, y que allí funcionará, además, una escuela para el adiestramiento de oficiales de guardacostas. Una información proveniente de EEUU confirma que el Comando Sur, en agosto de 2009, aportó 1.5 millones de dólares para iniciar la construcción de un muelle e instalaciones como parte del cumplimiento de ese contrato.

Cuba: (1) Base usurpada por EEUU en Guantánamo

Curazao: (1) Base de EEUU Hato Rey

Chile: (1) Con autorización del gobierno de Sebastián Piñera se ha instalado en el Fuerte Aguayo, en Concón, cerca de Valparaíso, una base militar de los EE UU. El emplazamiento “imita una zona urbana, con 8 modelos de edificios, fue construido con un aporte de casi 500 mil dólares proporcionados por el Comando Sur de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos bajo la denominación de que sirve para “ejecutar operaciones de mantención de la paz o de estabilidad civil”, según indica la misma Embajada norteamericana. El acuerdo insiste en la lógica de que las Fuerzas Armadas deben intervenir en conflictos sociales o “estabilidad civil” lo que renueva la práctica de la Doctrina de la Seguridad Nacional.

Ecuador: con la retirada de EEUU de la Base de Manta, no existirían bases militares extranjeras en el país.

Sin embargo circula una información que no hemos podido confirmar respecto a que el Comando Sur tiene previsto financiar con una suma 600.000 dólares “instalaciones para cuarteles contra el narco terrorismo” que se construirían en Lita, Carchi, en la segunda mitad del año 2011.

El Salvador: (1) Una base en Comalapa, muy próxima al Aeropuerto internacional de San Salvador.

Guadalupe: (2) Registramos por lo menos dos bases militares de Francia (OTAN) en este pequeño archipiélago de las Antillas, en el mar Caribe que forma un departamento de ultramar de Francia y una región ultraperiférica de la Unión Europea. En Guadalupe, a 600 km al norte de las costas de América del Sur y al sureste de la República Dominicana, se encuentra el 41º Batallón francés de la Infantería de Marina, además de aviones, helicópteros y efectivos de la Fuerza Aérea.

Guatemala: no hay información sobre bases militares extranjeras pero sabemos que se ha extendido a este país la militarización del combate anti drogas (Iniciativa Mérida) que se viene aplicando en México, con una presencia constante de tropas USA.

Guayana Francesa: (3) En este territorio (remanente colonial francés en América del Sur) se concentran tropas principalmente en Cayena, San Juan de Maroni y otros lugares. Pero la más importante es la Base Aeroespacial francesa en Kourou, ahora gestionada por la Agencia Espacial Europea. Sus instalaciones son de las más avanzadas del mundo en la función que desempeña. Está preparada para el lanzamiento de satélites con objetivos diversos. El radar ubicado en Troubiran y la Base Aeroespacial permiten la observación y el control de todos los países de la región. Con la llegada del satélite militar Galileo, Francia cuenta en Guayana con 40.000 barbouzes (agentes no oficiales), jubilados en actividad bajo el comando del Estado Mayor de las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia destacados en Guayana, en capacidad de intervenir contra independentistas guayaneses, y también contra otros pueblos en lucha contra el imperialismo en el continente.

Haití: (1) Además de la presencia, desde 2004, de la MINUSTAH, se registra una presencia de tropas de EEUU cuyo número no se ha podido determinar, así como el atraque de naves de la IV Flota. Desde la invasión de más de 20.000 efectivos USA con motivo del terremoto de enero de 2010, organizaciones de Haití vienen denunciando que han quedado remanentes de esas tropas y que todo su territorio puede considerarse una gran base militar extranjera.

Honduras: (3) Base Aérea estadounidense Soto Cano, en Palmerola, con una pista de 2.600 metros; otra más nueva en Puerto Lempira, sobre la laguna Caratasca, en el Departamento Gracias a Dios, territorio de la Mosquitia, próxima a la costa del Mar Caribe; y una más en construcción, en Guanaja, Departamento Islas de la Bahía, en el Caribe hondureño.

Martinica: (2) El caso de Martinica es similar al de Guadalupe, con por lo menos dos bases francesas (OTAN). En el lugar, el Ejército francés cuenta con más de 1.000 efectivos permanentes, incluyendo el 33º Regimiento de Infantería con sede en la capital Fort de France. Allí además se encuentra estacionada la Marina de Guerra con 500 efectivos y los equipos necesarios. El país es una base de apoyo de la mayor importancia para la vigilancia, la inteligencia y las intervenciones militares en la región, (junto con Guadalupe, Martinica ha servido como escala durante la Guerra de las Malvinas y la invasión de Granada; además, Francia y EE.UU. organizan regularmente maniobras militares conjuntas).

México: (2) La militarización de la lucha anti drogas con la intervención directa de los Estados Unidos ha dejado en los últimos años en este país decenas de miles de muertos.

La Iniciativa Mérida, firmada el 30/06/08 entre los presidentes Bush y Calderón implica, según los acuerdos firmados , entrenamiento de las fuerzas militares mexicanas por parte de Estados Unidos, la venta del armamento necesario y la estrategia militar para el control del Estado por parte de fuerzas mexicanas , y por medio de las agencias yanquis FBI, CIA, DEA y demás que ya estaban operando en territorio mexicano, el sobrevuelo sobre todo el territorio de aviones espía no tripulados y la injerencia de tropas USA en la seguridad interna del país. Como se sabe, ninguno de estos acuerdos anula al anterior, todos son complementarios y cada vez más ponen el acento en la guerra “contra el narcotráfico y el terrorismo”.

En ese marco, el imperio avanza, se ha conocido (en mayo de 2011) la creación de dos bases militares en la frontera con Guatemala, ambas bases contarían con todas las “bondades” de la tecnología militar más seiscientos efectivos en cada una. En conferencia de prensa el Comandante de la VII región militar de México, general Salvador Cienfuegos Zepeda, declaró que tropas del ejército realizan operaciones militares en todo el territorio chiapaneco, sobre todo en Frontera Comalapa , y que estas dos nuevas bases militares estarán situadas en Chiquimosuelo y Jiquipilas, por recomendación de la DEA. Esto sumado a los catorce mil militares ya existentes en Chiapas, según sus dichos.

El 10/05/11, se inauguró la construcción de la Academia Estatal de Formación y Desarrollo Policial, en Las Encinas, San Salvador de Chachapa al oriente de la capital del Estado de Puebla. Este lugar, destinado a reserva ecológica será en adelante reserva militar. Así fue presentado por Rafael Moreno Valle y Keith W. Mines, director general de la Inteligencia Militar, quien dejó en claro y con precisión que el FBI y otras agencias USA tendrán participación directa en esta academia.

Además, una fuerza de tareas de efectivos estadounidenses “ayudará “ en las zonas más conflictivas, según revelan generales y coroneles en actividad del Ejército Mexicano. Uno de los militares, de alto cargo en la Secretaría de la Defensa Nacional, asegura que México vive ya una “ocupación “llevada a cabo por los organismos de inteligencia de Estados Unidos.

Formalmente, ni la Academia de Las Encinas, ni las bases de Chiquimosuelo y Jiquipilas, aparecen como bases de EEUU. Sin embargo, en el marco descripto, no cabe duda de que es el Pentágono quien dirige las operaciones. Por eso estamos contabilizando en México por lo menos dos bases militares extranjeras.

Miles de armas de Washington para Arabia Saudita:

JPEG - 31.3 KB

Más de la mitad de los 66 300 millones de dólares en armas estadounidenses exportados en 2011 estaban destinados a Arabia Saudita, lo cual representa 33 400 millones de dólares.

Esas ventas incluían decenas de helicópteros de los tipos Apache y Black Hawk que, según el New York Times, Arabia Saudita necesita para defenderse de Irán. Pero en realidad corresponden sobre todo a la creciente implicación de Estados Unidos y de Arabia Saudita en guerras asimétricas y agresivas (por ejemplo, en Siria)

Fuente: Expediente Joan Flitz

Visto en: http://quienestadetras.wordpress.com/2013/12/07/las-guerras-de-rothschild-x-el-complejo-industrial-militar-de-estados-unidos-o-como-nacer-para-morir-en-la-guerra/

Anuncios

La gente os va a colgar y lo harán con razón (Parlamento Europeo, 21/11/2013)

Un encendido discurso por el eurodiputado Godfrey Bloom.
“CUANDO LA GENTE SE HAYA DADO CUENTA DE QUIEN SON USTEDES, NO LES FALTARA TIEMPO PARA INVADIR ESTA CAMARA Y COLGARLES!!!!! Y CON TODA LA RAZÓN !!!

 

Fuente: La verdad oculta

 

 

Qatar entrena a cientos de asesinos extranjeros para enviarlos a combatir a Siria

 

Fuentes informadas han revelado recientemente que en el corazón de la capital qatarí, Doha, se encuentran varios centros de formación para asesinos de diferentes nacionalidades que se envían a Siria para luchar contra el Gobierno de Al Assad.

 

Ahora es más evidente que nunca que Qatar está jugando un papel vital en atizar el caos que desgarra Siria, asegura la ONG canadiense Global Research.

Según denuncia Global Research, los servicios secretos de Qatar reclutan a los candidatos en varios países, entre ellos Afganistán, Pakistán, Yemen y la república rusa de Chechenia. De acuerdo con la ONG, los países pobres son “un buen mercado de guerreros de la muerte” para los servicios de seguridad qataríes.

El reclutamiento, por su parte, lo llevan a cabo en secreto organizaciones de fachada que trabajan bajo la bandera de centros de trabajo para extranjeros.

Después de ser reclutados, estos aspirantes a asesinos se someten a una intensa instrucción militar y a un adoctrinamiento ideológico wahabí bajo la supervisión de los servicios de seguridad del Estado de Catar en Doha hasta que se convierten en guerreros listos para el combate.

Tras la formación y adoctrinamiento, los guerreros entrenados se infiltran en el territorio sirio a través de terceros países como Libia, Turquía y Jordania.

Según los datos obtenidos por la ONG, entre el 3 de enero de 2012 y abril de 2013 los aviones militares de Qatar realizaron cerca de 90 vuelos a esos países para trasladar a la zona del conflicto a los guerreros de la muerte entrenados.

Global Research también señala que desde 2011 el emirato petrolero ha estado financiando a los rebeldes sirios que luchan contra el Ejército gubernamental y enviándoles armas y material bélico como lanzamisiles de hombro a través de Turquía. Según fuentes cercanas al Gobierno de Qatar, hasta ahora el país del Golfo ya ha gastado más de 3.000 millones de dólares en la subversión en Siria.

En apoyo a esta “estrategia enferma” -como la define la ONG- que ha provocado la muerte de miles de personas en Siria, el primer ministro de Qatar, el jeque Hamad bin Jalifa al Tani, ha declarado al respecto: “Como no existe una clara decisión internacional para poner fin a la crisis en Siria, estamos apoyando a la oposición con todo lo que necesita, incluso armas para la autodefensa”.

La ONG también destaca que Qatar ha logrado llegar al escenario global de la política a través de su amistad y el coqueteo con Washington y, al mismo tiempo, está financiando el terrorismo en Siria y en otros lugares del mundo, bloqueando, por su parte, todo acceso posible a la libertad de expresión en el país.

Fuente: RT

Ex asesor de Reagan: “Washington empuja al mundo hacia una guerra fatal”

 

Paul Craig Roberts comenta que las aspiraciones de Washington de lograr la hegemonía mundial mantienen a EE.UU. en estado de guerra desde hace más de una década y pueden acabar con la existencia de la mayoría de países, incluso de sus aliados.

 

Washington ha tenido a EE.UU. en guerra durante 12 años: Afganistán, Irak, Somalia, Libia, Pakistán, Yemen, Siria (donde todavía no se ha desatado el conflicto pero podría hacerlo), e Irán esperando entre bastidores, cuenta en un artículo Paul Craig Roberts, republicano y exasesor económico del Gobierno de Reagan. Estas guerras han sido costosas en términos de dinero, prestigio y bajas tanto de soldados estadounidenses como entre las poblaciones civiles atacadas.

El articulista cree que ninguno de estos enfrentamientos parece tener ninguna razón de peso o explicación justificable. Sin embargo, han sido importantes para los beneficios del complejo militar y de seguridad de Washington. También han ayudado a Israel, eliminando los obstáculos para la anexión de Cisjordania y la ocupación del sur del Líbano.

No obstante, por muy costosas y destructivas que fueran esas guerras, no pueden compararse con el nivel de gastos y el devastador efecto de la guerra mundial, sobre todo con armas nucleares, a la que está empujando a los Gobiernos marioneta de la OTAN y a los Estados asiáticos la Casa Blanca, llevada por sus aspiraciones de lograr la hegemonía mundial, según Paul Craig Roberts. Este conflicto fatal para la humanidad sería la guerra con Rusia y China.

Hay una serie de factores que contribuyen a la llegada a este punto final, el principal de los cuales es la doctrina del excepcionalismo norteamericano. De acuerdo con esta doctrina farisaica, EE.UU. es un país indispensable: ha sido elegido por la historia para establecer la hegemonía del “capitalismo democrático” en todo el mundo. La primacía de este objetivo hace que el Gobierno norteamericano actúe por encima de la moral tradicional y por encima de toda la ley, tanto la suya propia como la internacional, manifiesta el columnista.

Por lo tanto, nadie en el Gobierno de EE.UU. ha rendido cuentas por la agresión no provocada a otros países, por atacar a la población civil, por los crímenes de guerra sin ambigüedades para el derecho internacional, cree Paul Craig Roberts. La ausencia de denuncia moral envalentona a Washington, que ahora está ejerciendo una fuerte presión contra Rusia y China, cuyos actuales Gobiernos se interponen en el camino de la hegemonía mundial de la Casa Blanca.

Washington contra Rusia

El economista recuerda que Washington lleva 22 años trabajando contra Rusia, desde el colapso de la Unión Soviética. En violación del acuerdo Reagan-Gorbachov (celebrado con el fin de destruir las armas nucleares) Washington extendió la OTAN a Europa del Este y los países bálticos y estableció bases militares en las fronteras de Rusia. La Casa Blanca también está tratando de extender la OTAN a países que antiguamente formaron parte de la Unión Soviética, como Georgia y Ucrania.

La única razón de Washington para establecer bases militares y de misiles en las fronteras de Rusia es negar la capacidad de este país para resistir a la hegemonía norteamericana. Rusia no ha hecho gestos amenazantes hacia sus vecinos, y con la única excepción de la respuesta a la invasión de Osetia del Sur por parte de Georgia, ha sido bastante pasiva frente a las provocaciones de EE.UU. Sin embargo, últimamente la situación está cambiando, opina el político.

Washington contra China

Craig Roberts señala que el régimen de Obama ha convertido en un enemigo a China declarando que el mar de la China Meridional es un espacio de “interés para la seguridad nacional de EE.UU.”. Eso es como si China hubiera declarando el golfo de México área de interés para la seguridad nacional china, compara el republicano. Para dejar claro que las pretensiones sobre el mar de la China Meridional no eran retóricas, el régimen de Obama anunció su nueva estrategia, denominada inicialmente ‘pivote asiático’ y posteriormente ‘reequilibrio’, y que aboga por la redistribución del 60% de la flota de EE.UU. a la zona de influencia de China.

Actualmente Washington está ocupado en el establecimiento de bases navales y aéreas en las Filipinas, Corea del Sur, Vietnam, Australia y Tailandia. La Casa Blanca ha aumentado la provocación alineándose con los vecinos de China, que discuten las reivindicaciones de Pekín sobre varias islas y el espacio aéreo.

China no se dejó intimidar: el mes pasado, el Gobierno de Pekín anunció que posee armas nucleares suficientes para borrar a EE.UU. de la faz de la Tierra. Hace poco, China acosó agresivamente un crucero de misiles de EE.UU. en el mar de la China Meridional, declara el columnista.

Parece que los ciudadanos estadounidenses tienen muy poca o ninguna influencia en su Gobierno. Por otra parte, no existe una oposición organizada detrás de la cual los norteamericanos puedan agruparse para detener el camino de Washington hacia la guerra mundial, afirma Craig Roberts. La esperanza, si hay alguna, parece que está en manos de los títeres europeos y asiáticos de Washington, sugiere el político.

Por ejemplo, Alemania sola podría salvar al mundo de la guerra sirviendo, a la vez, a sus propios intereses: únicamente tiene que salir de la UE y la OTAN. La alianza se vendría abajo, y su caída pondría fin a la ambición hegemónica de Washington, concluye el analista.

Fuente: RT

 

Las corporatocracias antropotécnicas, nuevo poder mundial

Están reemplazando a las antiguas estructuras de la democracia y la tecnocracia estatal en todo el mundo

La evolución darwiniana reciente ha dado paso al dominio de grandes multinacionales llamadas corporatocracias antropotécnicas, que no son nuevas sino por su tamaño. Estas corporaciones viven de la explotación de las nuevas y tradicionales tecnologías y compiten fuertemente entre ellas. Pero también se alían entre sí para destruir las resistencias a su conquista del poder mundial. Por todo el mundo, esta corporatocracia tecnológica reemplaza las antiguas estructuras de la democracia y la tecnocracia estatal. Tras la crisis financiera, la corporatocracia antropotécnica americana se apoderó de gran parte de los recursos mundiales. Pero su conquista de los mercados globales está amenazada por China, que posee también su propia corporatocracia. Aunque su influencia es todavía menor, África está pasando bajo su control. Estaa competencia entre corporatocracias aumenta el riesgo civilizacional, ya que entre sus estrategias no figuran los intereses globales de la Tierra y de sus especies. Por Jean-Paul Baquiast de Automates Intelligents. Traducción del francés: Margarita Mayoral Villa.

 

Aplicando el modelo de análisis propuesto en nuestro último ensayo Le paradoxe del Sapiens, convenimos aquí en denominar “corporatocracias” a los sistemas antropotécnicos de gran tamaño que conjugan: 1. Los mecanismos bioantropològicos tradicionales (por ejemplo, la tendencia a reunirse en grupos homogéneos y excluyentes, o herding, los mecanismos que pretenden construir los mitos estructurales al servicio de éstos grupos excluyentes, etc.) todo por responder a las necesidades elementales de sobrevivir (apropiarse del alimento y el territorio, y multiplicarse justo a los límites de sus recursos, destruir a sus competidores con los que no han podido tener una asimilación simbiótica, etc.) y 2. Las dinámicas de desarrollo de tecnologías, que consisten principalmente en capturar lo más posible de recursos naturales y humanos del objetivo 1).

¿Por qué el término de corporatocracia designa más que cualquier otro también una fuerte concentración de poder (ploutocracia, autocracia, teocracia)? Porque los agentes más activos de esta competencia son las grandes empresas globalizadas o corporaciones en el sentido del término americano. Cada una de entre ellas ejerce en su esfera un poder corporatocrático global que se impone al conjunto del antropoceno, convertido desde uno o dos siglos, según nuestro vocabulario, en antropotecnoceno.

Proponemos entonces aquí, adjuntar al concepto de corporatocracia aquel del sistema antropotécnico, para obtener el concepto corporatocracia antropotécnica. Éste conjuga los mecanismos competitivos de las grandes empresas o corporaciones y diversas tecnologías, tecnologías tradicionales y cada vez más, tecnologías emergentes, con las que están simbióticamente asociadas. Vemos que estas entidades que nombraremos de ahora en adelante corporatocracias antropotécnicas, no son nuevas sino sólo por su tamaño. Son de hecho el desarrollo evolucionario de numerosos sistemas antropotécnicos, nacidos de la simbiosis entre los homínidos y las herramientas, simbiosis de la cual hemos relatado una historia breve en la ‘Paradoja del sapiens’

Las corporatocracias antropotécnicas compiten entre ellas

Esta competencia. Naturalmente, surge de la competencia darwiniana entre organismos biológicos. Las corporatocracias antropotécnicas se disputan el acceso a los recursos naturales y humanos, lo que provoca conflictos entre ellas, en perjuicio de cooperaciones simbióticas que puedan preservar intereses comunes en un mundo en el cual los recursos son cada vez más escasos. Las corporatocracias viven de la explotación de las tecnologías tradicionales que dominan todavía a aquellas que intentan hacerse un lugar desarrollando nuevas tecnologías. Pero la relación de fuerza entre tecnologías podrá cambiar, al término de crisis de adaptación más o menos violentas. La evolución tecno científica espontánea e incontrolable será el impulso principal de estos cambios.

La competencia darwiniana entre corporatocracias antropotécnicas constituye el impulso de su evolución adaptativa. Ésta emana de los procesos darwinianos que funcionan desde los orígenes de la evolución de la Tierra (reproducción-mutación-selección). Consecuentemente se desarrolla sobre el modo llamado ‘Azar y Necesidad’ que se puede precisar por el concepto de Azar constreñido. La competencia no puede por el momento ser remplazada, ya que no existe todavía algún proceso en el mundo capaz de organizar, ni aún de concebir, una evolución susceptible de armonizar los intereses de un mundo global que incluye sin conflictos las fuerzas presentes. La omnipresencia de la competencia es ilustrada actualmente por el éxito de las ideologías liberales (dejar-hacer) o neo-liberales (dejar hacer a los actores financieros).

La competencia toma la forma de la lucha por el control de la moneda, que representa el marco común que permite evaluar y de intercambiar los recursos materiales y humanos de los cuales las corporatocracias antropotécnicas se disputan la posesión. Más de una actividad da por beneficio la moneda, sin embargo mientras más provechosa, más permite captar los recursos humanos y naturales. Por lo que se mantiene la competencia. El provecho es entonces el marco de valor de las actividades antropotécnicas.

La competencia se ejerce a la escala del mundo global. Se traduce entonces por los conflictos geoestratégicos, en los que las estrategias de las corporatocracias antropotécnicas se expresan en parte sobre el terreno geográfico, para la posesión de espacios y recursos disponibles (continentes, océanos, espacio). Veremos en seguida en este artículo la forma en la cual estas competencias geoestratégicas se expresan en este momento, en forma de conflictos darwinianos entre grandes bloques, en el seno de los cuales todavía domina lo que se pudo nombrar con razón el “imperio americano”.

Las corporatocracias antropotécnicas, más allá de sus rivalidades, se alían para destruir las resistencias a su conquista del poder

Estas resistencias provienen principalmente de la supervivencia de las antiguas estructuras bioantropológicas (comunidades y colectividades tradicionales con bases raciales, territoriales y místicas) en las cuales las naciones y las religiones representan frecuentemente todavía la supervivencia. Estas estructuras descansan sobre las formas de control de recursos materiales y humanos acudiendo más al patrimonio y a la política administrativa que a la tecnología. Han tomado por largo tiempo la forma de regulaciones en la escala estatal, inspiradas en parte en regulaciones de tipo feudal (feudalismos religiosos, feudalismos militares).

Estas antiguas regulaciones, si han estado impuestas por los poderes bioantropológicos indiscutibles (dominante, macho, jefe) son mantenidas en la medida que aseguran ciertos equilibrios: entre categorías de individuos (igualdad social), entre poderes locales (democracia), entre humanos y medios naturales (tecnocracia queriéndose aclarar, punto de vista científico). Han estado durante el siglo XX a cargo de organizaciones estatales, administrativas y de servicio público, asegurando por lo menos en Occidente, un mínimo de división democrática del poder. Para las nuevas corporatocracias antropotécnicas, las regulaciones en vigor (leyes y reglamentos nacionales, tratados internacionales) representan los obstáculos en la extensión de su propio poder sobre las cosas y los hombres.

Las corporatocracias antropotécnicas apuntan entonces a ser sustituidas por los reguladores que se les imponen, estatales, administrativos o vinculados al ejercicio de los servicios públicos. Se encaminan a comprar, en el marco de un proceso llamado de privatización, los medios de los que disponen todavía los servicios públicos. Se fortalecen asegurándose para ellas, más eficazmente y de forma menos costosa, las misiones de estos servicios. Por otro lado, afirman poderse autodisciplinar espontáneamente para respetar las deontologías y reglas de igualdad impuestas por los Estados de administración y servicios públicos.

La experiencia muestra que no es nada. No aceptan hacer más que lo que beneficia a sus intereses corporativos. Las privatizaciones generan dinero y hacen que las corporatocracias gocen de beneficios, particularmente aquellas que utilizan las tecnologías llamadas punteras (seguridad, defensa, salud, educación, etc.) Por todo el mundo, bajo esta presión de la competencia para el beneficio, la corporatocracia tecnológica reemplaza las antiguas estructuras que reposan sobre la democracia o la tecnocracia estatal. Genera también efectos negativos crecientes (destrucción de cohesiones sociales, del medio ambiente) los cuales nadie toma en cuenta, ya que por el momento se trata de costos inducidos no contabilizados.

La debilidad de las regulaciones tradicionales, principalmente administrativo-estatales, resisten a aquellas que no coinciden necesariamente con las estructuras o complejos antropotécnicos a base de fuerza tecnológica, suficientemente sometidas a la competencia darwiniana para poder imponerse. Los Estados tradicionales están en competencia darwiniana indiscutible. Utilizan para este objetivo los recursos de un cierto número de tecnologías, principalmente las tecnologías militares y de defensa. Pero, salvo en los conflictos abiertos que permiten además a estas tecnologías progresar rápidamente, la presión competitiva proveniente de otros Estados y que se ejerce sobre ellos no es suficiente para que consagren suficientes medios a las tecnologías.

Así es como a partir de más de medio siglo, los Estados europeos no han juzgado oportuno invertir seriamente en la defensa. Las tecnologías militares se desarrollan mejor en el seno de las corporatocracias en competencia económico-política, por ejemplo los complejos político-militar-industrial existentes en los grandes bloques en competencia geoestratégica. Estos complejos concentran medios político-diplomáticos y administrativos que permiten drenar los recursos naturales y humanos. Pero conllevan también poderosas potencias industriales y científicas, ostentadas por las industrias del armamento o de otras análogas, que están en guerra económica las unas con las otras.

Entonces, no es cuestionable para tales complejos dormirse sobre sus laureles. Nuestro amigo Philippe Grasset, excelente conocedor de las estrategias del mundo de la defensa, pudo así poner en evidencia el combate llevado sin relajamiento por el complejo político-militar-industrial americano representado por el Pentágono y la industria Lockkeed Martin para imponer al mundo entero el programa llamado del F-35 furtivo, además tan ambicioso que después de varios años y de decenas de millones de gastos, no tiene todavía resultado. Pero eso poco importa al complejo. Vivió confortablemente durante este tiempo. La dinámica transformacional de tecnologías punta a las que estos complejos militar-industrial son asociados permiten, asimismo en tiempo de paz, tener la cabeza en el curso de los recursos y en el poder.

 

Foto: woodleywonderworks. Flickr

Foto: woodleywonderworks. Flickr
El “Imperio americano” una corporatocracia antropotécnica global todavía dominante

En toda competencia darwiniana, existen los ganadores y los perdedores, los dominantes y los dominados. El homo sapiens, en algunas centenas de millones de años, se impuso a la mayoría de las otras especies llamadas superiores. Que hoy en día están en vía de extinción. Un mecanismo análogo marcó la competencia darwiniwana entre corporatocracias antropotécnicas. Decimos que la historia del mundo reciente ha visto enfrentarse a las corporatocracias europeas, británica, alemana, francesa, hasta que se consolida, a partir de las dos guerras mundiales, la corporatocracia americana. Ésta se organizó bajo la limitación de sus imperativos de crecimiento y dominación en un verdadero imperio político, diplomático, militar, industrial y científico. El objetivo, consciente o no, es ejercer una dominación mundial en todos los niveles de poder (full spectrum dominante).

Los primeros sometidos a esta dominación han sido los países latinoamericanos. Sin embargo Europa, debilitada por sus guerras internas y sus divisiones, ha sido rápidamente considerada por el imperio americano como la base de su potencia – esto por lo menos hasta el momento en el que la explotación de Europa, cada vez más debilitada, comenzó a perder su interés en beneficio de las perspectivas ofrecidas por los países llamados emergentes.

Descubrimos mientras tanto, como consecuencia de la crisis americana llamada de las subprimas, las técnicas extremadamente sutiles mediante las cuales la corporatocracia antropotécnica americana se apoderó de una gran parte de los recursos mundiales. En efecto, la disposición de un aparato militar único en el mundo le ha permitido neutralizar las resistencias abiertas, cuando se han manifestado. Sin embargo, le es suficiente acudir a los instrumentos de las finanzas y de los cambios para despojar a los países llamados “aliados”, de hecho considerados como competidores que hay que eliminar, de sus activos. Antes de la crisis financiera del 2007, pero sobre todo después de ella, muchos autores han descrito el mecanismo impuesto por la corporatocracia antropotécnica americana en el resto del mundo.

Este mecanismo conjuga muchos tópicos: el dólar, patrón de cambio impuesto, en el cual la Reserva Federal Americana (FED) fija la tasa de cambio en función de los intereses tanto de los importadores como de los exportadores que pertenecen a la corporatocracia; los préstamos convenidos generosamente, directamente o vía el Banco Mundial, a prestatarios públicos (Estados) o privados, los cuales saben pertinentemente que no tienen liquidez y que no lo podrán reembolsar); el rescate barato para los “mercados” ( de hecho miembros de la corporatocracia americana); los activos de los prestatarios, una vez adquirida su puesta en liquidación; la intervención del FMI para imponer en última instancia políticas de ajuste que se traducen por la venta a las sociedades privadas americanas de empresas públicas y administraciones; la liquidación de las políticas sociales propias del Estado de bienestar; la delegación en tutela de los gobiernos, en lo sucesivo incapaces de invertir con el fin de reconquistar las bases económicas de una independencia nacional.

Los préstamos facilitados para financiar las inversiones en infraestructuras destinadas a sacar al país del subdesarrollo, permiten de hecho, gracias a las vías, puertos y aeropuertos cuya realización está confiada a empresas americanas, que éstas exploten en su beneficio los recursos forestales y mineros de los países “ayudados”. Inútil es agregar que el conjunto se acompaña de prácticas de corrupción generalizadas, de apoyos a fraudes y tráfico de múltiples cosas, destinados a someter con suavidad a aquellos que pueden esbozar gestos de resistencia. Las agencias especializadas, como la CIA, saben muy bien como multiplicar los costes llamados retorcidos para comprarse las complicidades y liquidar a los refractarios con la cooperación bien sabida de las mafias locales.

Europa Occidental ha sufrido a partir de la segunda guerra mundial asaltos a sus políticas, en empezando con el Plan Marshall, adoptado en todas partes por los gobiernos bajo su tutela, que representó la primer manifestación. La historia de la Unión Europea hasta nuestros días puede ser descifrada con las claves que acabamos de enumerar. Vemos como el imperio americano se apoya en prioridad sobre el satélite dócil que por razones históricas el Reino Unido ha aceptado ser para él. Están así sometidos a un poder suave, pero sin embargo despiadado, todos los que en Europa han tentado resistir al americanismo, o atlantismo, presentado como ineludible.

Las administraciones públicas constituyen el obstáculo a destruir en prioridad, particularmente en Europa, donde la tradición democrática y tecnocrática permanece fuerte. Constatamos con la ofensiva actual contra el Estado griego cómo los mercados, es decir, una vez más principalmente las emanaciones de la corporatocracia americana, asistidas por el FMI, están en vías de eliminar los obstáculos a la explotación colonial de un nuevo genero que pretenden imponer en Grecia. Los otros Estados europeos serán igualmente atacados uno después de otro, todavía con la complicidad de las capas dirigentes de estos Estados.

 

Foto: carolinajg. Morguefile.

Foto: carolinajg. Morguefile.
Adiós América, ¿bienvenida China y consortes?

Pero no hay dominación que pueda durar siempre. El imperio americano, es decir, la corporatocracia antropotécnica americana, es sin duda bien entendido para poder conservar el conjunto de sus conquistas. Agotándose por ejemplo en Afganistán, no es capaz de derrocar a Hugo Chávez, como muchos estrategas lo quisieran. Otras corporatocracias antropotécnicas, basándose sobre su modelo, están en vías de disputarle el poder. No hablaremos aquí de Europa, de quien parece vano en la actualidad pronosticar su despertar, pero sí de China y otro BRIC. En el caso de China, si las formas jurídicas y políticas de la corporatocracia toman formas diferentes a aquellas practicadas en occidente, las gestiones globales son muy parecidas. Por el momento, la influencia de las corporatocracias antropotécnicas chinas sobre el mundo es menos importante que la de sus competidores americanos. Sin embargo, los continentes o partes de continentes enteros, por ejemplo en África, están pasando bajo su control.

Es útil en estas condiciones precisar las fortalezas y debilidades de lo que se puede denominar simplificando, la corporatocracia china. Se trata de una corporatocracia en el sentido de que las decisiones económicas y políticas están ahí, mucho más que en los países occidentales, estrechamente implicados. Esto proviene de la herencia de la dominación del partido comunista chino. En estos días una capa de empresarios se desarrolla rápidamente, pero permanece todavía controlada por los políticos responsables que pertenecen al partido, ya sean regionales o a nivel nacional.

Las políticas aplicadas han conseguido resultados económicos notables, lo que permite a China hacer cosas estratégicas teniendo en cuenta, más de lo que no lo hacen sus homólogos de occidente, las limitaciones que la economía y las finanzas ejercen a nivel mundial. Para retomar nuestra terminología, se trata de una corporatocracia antropotécnica, en el sentido que esta estructura dirigente debe tener en cuenta el peso de más de un millar de humanos viviendo todavía en el mundo tradicional, muy próximo a la pobreza. Pero al mismo tiempo, es sacada adelante por las presiones de crecimiento propias de las tecnologías emergentes, que encuentran en China, como por todos los lugares de Asia, condiciones muy favorables de desarrollo.

La opinión en Estados Unidos y en Europa tiende a considerar que China constituye una potencia rival de la potencia americana, comprometida con ella en una competencia feroz. Este será quizás el caso cuando una corporatocracia china autónoma sea colocada, capaz de retomar todos los atributos, principalmente militares y diplomáticos, de un verdadero imperio. Este no es todavía el caso, por una razón simple, pero que la no-transparencia de los circuíos financieros y económicos mundiales tienden a ocultar. Hasta ahora, una gran parte de las inversiones económicas en China fue hechas por ciertas empresas mundiales pero pertenecientes a la esfera de influencia americana.

Estas empresas, instaladas en China bajo una identidad china, disfrutan enormemente de salarios bajos y de la ausencia de reglamentaciones protectoras para producir en masa los bienes de consumo exportados a los países occidentales. Los precios de venta en estos países son suficientemente bajos para desalentar toda competencia por parte de las industrias occidentales nativas, pero suficientemente elevados para aportar considerables márgenes a los accionistas y propietarios de firmas occidentales así deslocalizadas.

Esto explica que las corporatocracias americanas y europeas continúen sublevándose contra una protección de las fronteras consistente en el impuesto a los productos asiáticos a cuenta de las ventajas indebidas de las cuales se benefician. Esto devolvería ciertos trabajos a empresas locales (no deslocalizadas) pero desaparecerían los beneficios de las empresas multinacionales más poderosas, que han apostado fuerte por la deslocalización y la explotación de ventajas compartidas resultantes del trabajo en las sociedades todavía muy subdesarrolladas.

Esto significa, como indicamos anteriormente, que las corporatocracias occidentales no se beneficiarán durante mucho de la posibilidad de explotar el laxismo salarial y reglamentario de China. Han comprendido perfectamente que pueden, poco a poco, aumentar las competencias tecnológicas de los trabajadores y ejecutivos chinos, y retomar así en su provecho el conjunto de responsabilidades que caracterizan un fuerte valor agregado científico y técnico, dominando de esta forma en el futuro el acceso a las fuentes de materias primas exteriores (energía, minerales, productos agrícolas), los flujos financieros y las tasas de cambio que permiten la importación, el préstamo, el beneficio y la reinversión, así como dominando también los mercados por medio de una confrontación directa sobre sus terrenos con los grandes concurrentes no chinos.

En lo sucesivo, remarcamos que los líderes de estas empresas quieren dotar a la economía de todas las tecnologías punta que permiten dirigir grandes programas estratégicos, en la energía, la tecnología aeroespacial, las biotecnologías, etc. La formación de investigadores y de ingenieros por millares, en lo sucesivo se volverá una prioridad, y proporcionará las bases de nuevas inversiones.

Por otro lado, los “grandes contratos” que buscan todavía ciertos dirigentes occidentales estarán acompañados de cláusulas de transferencia de tecnologías, de tal forma que las firmas occidentales que suscriben se condenan ellas mismas a abandonar progresivamente los mercados chinos y más generalmente los asiáticos, si no son los mundiales. Esto es, mientras que la mayor parte de los Estados occidentales, incluso Estados Unidos, retiren su ayuda a la investigación, ellas la necesitarán.

Las corporatocracias antropotécnicas en competencia darwiniana en el plano mundial, deben sin embargo, en su carrera para alcanzar la potencia imperial, tener en cuenta el conjunto de ventajas de las cuales pueden disponer. Uno de estos factores es llamado a jugar un rol creciente. Se trata de recursos proporcionados por el territorio, no solamente en materias primas, sino también en espacio, agua, acceso a la biodiversidad…

Sobre este plan, los Estados Unidos siempre se han beneficiado y continuarán beneficiándose de las ventajas diferenciales en las cuales alguna otra potencia, por el momento, no posee el equivalente en proporción al número de habitantes. Solamente Canadá y sobre todo Rusia podrán entrar en competencia, pero sus territorios están todavía por el momento sometidos a los rigores del clima ártico que los hacen poco explotables.

Ahora bien, China se encuentra confrontada a un verdadero estrangulamiento. Aunque su territorio es basto, es sometido a constricciones climáticas que con el calentamiento y la sobreexplotación no harán más que agravarse. La corporatocracia china deberá, si no en esta década, al menos antes de la mitad de siglo, revisar radicalmente sus modelos de desarrollo industriales, económicos y sociales, para hacer frente a las tensiones que no faltarán en acumularse.

Mayor competencia corporatocrática

La competencia entre corporatocracias de talla mundial descrita en este artículo no disminuirá en nada la presión ejercida sobre los Estados y las sociedades que han renunciado a pelearse. Al contrario, aumentará el riesgo civilizacional mayor que subrayamos en la “Paradoja del Sapiens”. Los grandes sistemas antropotécnicos tienen los ojos fijos sobre sus competencias por los recursos y el crecimiento a todo precio, por lo que serán de menos capaces de considerar los intereses globales de la Tierra y de las especies vivientes que en ella habitan.

La actualidad inmediata ilustra de forma adivinatoria un diagnóstico que deberá ser hecho en muchos otros dominios tan importantes pero de los cuales no hablamos por el momento. El accidente suscitado en la plataforma de perforación BP Deepwater Horizon, lejos de incitar a los petroleros y gobiernos del mundo entero a renunciar progresivamente no solamente a las perforaciones profundas y ultraprofundas, si no más generalmente al petróleo y al gas, los ha empujado contrariamente a intensificar las investigaciones, en los países demasiado pobres para protestar y asimismo en los Estados Unidos. Es cierto que detrás del sistema antropotécnico del petróleo se encuentran otros sistemas todavía más ligados que el al cerebro y cuerpo de millones de individuos fáciles de influenciar, actores y usuarios de transportes terrestres y aéreos.

¿Como terminará todo? Por el momento, muchos expertos serios, así como aquellos que están profundamente influenciados por la ideología del beneficio y del crecimiento a todo precio, no ven otras salidas que hundimientos sucesivos y crisis en cadena, cada vez más graves. Pero devolvemos la llamada, en la historia de la evolución, las catástrofes mayores ya condujeron a las especies vivas del pasado al borde de la extinción, sin transformar sin embargo la Tierra de estas épocas en un astro estéril a la imagen de Marte y Venus. Tales casos se reproducirán posiblemente de ahora en adelante. Pero posiblemente tampoco lo harán. A escala cosmológica, se tratará de acontecimientos ínfimos.

Este artículo se publicó originalmente en la revista Admiroutes. Se publica con autorización.

Traducción del francés: Gentileza de Margarita Mayoral Villa