España: La lección de los trabajadores de los autobuses de Alicante

 

En estos tiempos de oscuridad, de represión, de recortes y lamentos, de gente pasiva que no reacciona ante todas las putadas (creo que ninguna palabra define mejor la situación actual), donde parece y algunos venden que lo único que queda es la resignación, el tragar, el callar y el “Si, Bwana”, en ocasiones, una luz, un destello de luz de esperanza, enciende esta España de tinieblas con aroma a rancio y a añejo. Destellos de luz de dignidad que son tan fuertes que llegan a cegar a algunos que viven adormecidos en su resignación y su sumisión.

 

Durante mucho tiempo se nos ha repetido de forma machacona que “una huelga no sirve para nada”. Y muchos se lo han creído. Y lo repiten como loros: Nada sirve. No sirve protestar, no sirve organizarse, no sirve pelear, no sirve una huelga. Cuando te molestas en rascar en esos que repiten machaconamente esa frase ves y compruebas que viven como almas en pena: llorando por las esquinas su infinita cobardía para plantar cara. También el caso de gente que, evidentemente, se beneficia de la docilidad porque les interesa mientras ellos aumentan sus beneficios.

En parte la frase es verdad, en parte. Una huelga no sirve….cuando es una huelga cobarde. Cuando se hace y la gente no se cree la huelga. Cuando los lamentos de siempre aparecen. Cuando muchos no la apoyan porque miran por su jodido culo. Cuando la misma huelga es difusa, cobarde y acomplejada. Esas huelgas, esas “huelguitas”, no sirven. Esas huelgas causan risa en los que verdaderamente cortan el bacalao. Porque mientras esos huelguistas acuden dudando; ellos, los poderosos, que no tienen el menor escrúpulo al defender sus intereses, se oponen a ella sin titubear. El resultado está cantado. Es como si en un ring se pelearan dos púgiles: uno cobarde, tembloroso, dubitativo, pese a que mida 1,80… y otro bajito, pero enérgico, que sale a comerse al otro. El resultado estaría cantado. El bajito derrota al primero por un tremendo KO.

Pero cuando las luchas, las huelgas son valientes, son decididas, se lucha y se pelea sin ponerse a temblar; cuando esa huelga es una huelga valiente y no tienen sus promotores complejos ni hipotecas. Cuando todos van a una y van a muerte. Cuando se ganan la solidaridad exterior al mismo tiempo que se tiene una fuerte voluntad de resistencia y una unidad interna sin fisuras… Entonces la huelga sirve. No solo sirve, sino que consigue aquellas reivindicaciones que plantea. A los poderosos no les queda otra que demostrar que no son tan poderosos y que su poder es aplastado por la voluntad de hierro y por la resistencia de los trabajadores. Pasó cientos de veces en el pasado. Y ese ha sido el ejemplo maravilloso que los trabajadores de las empresas de transporte urbano de Alicante nos han mostrado y nos han enseñado delante de nuestras narices. Y del que debemos aprender muchos, sin duda.

Tras idas, mareos, enredos políticos y mentiras, la Consellería de Transportes valenciana, los Ayuntamientos de Alicante y comarca y la Empresa la Alcoyana se pasan la pelota unos a otros y estalla el conflicto. Llevaba dos meses avisándose, pero estalla finalmente. No hay dinero para mantener los autobuses interurbanos de Alicante. Ese no hay dinero se iba a transformar en un calvario para los trabajadores y usuarios: Despido de más del 52% de los trabajadores de la Alcoyana, supresión de líneas de bus y recortes drásticos en lineas como la 23 (Alicante-Sant Joan-Mutxamel), que es la segunda línea en numero de pasajeros, además de otras muchas. Por si esto fuera poco, supresión del sistema de pago de bonobús, lo que conllevaba subidas de precio totalmente desorbitadas: del 120% para personas que realizasen un trayecto hasta el 300% para aquellos que, como el que escribe, realizasemos transbordos. ¡Terrorismo social contra los que cogemos el bus! ¡Un auténtica bofetada contra todos nosotros! No solo con los trabajadores que iban a ser despedidos. También con los usuarios, algunos de los cuales nos quedábamos practicamente incomunicados para llegar a nuestro destino o, como en el caso de Villafranqueza, línea 25, totalmente aislados.

Tras una manifestación el pasado sábado bastante numerosa de usuarios y trabajadores -pero donde, a mi modo de ver, faltaron miles y miles de usuarios que esperaban que su problema se solucionase por arte de magia-, los trabajadores deciden, ante el mantenimiento de los recortes y despidos mediante ERE, iniciar una huelga indefinida desde el martes 17 hasta final de año, con una sola pausa durante el sábado y domingo 21 y 22. Una huelga que, no solo, de triunfar, beneficiaría a los trabajadores, sino, principalmente, a todos los usuarios.

A pesar de que la huelga dió lugar a los típicos gemidos de siempre “de los anti-huelgas” en las paradas, esta vez muy minoritarios, salvo el primer día, la pura verdad es que la huelga fue una huelga decidida y con coraje y arrojo. La secundaron el 100% de los trabajadores de Masatusa y Alcoyana. No el 60, ni el 40, ni el 33….¡El 100%!. Ahí no hubieron lamentos que algunos tenemos que escuchar en determinados sectores de “es que no me lo puedo permitir”, “es que me descuentan”, “no sirve para nada”… No. Los trabajadores, unidos y cohesionados, lograron una unidad y una fuerza a prueba de bombas. Con ello consiguieron el primer pilar del resultado de su lucha.

Pero el segundo pilar, posiblemente determinante, fue la concienciación de un sector importante de los usuarios. Todos nos jodimos con la huelga. Todos madrugamos con la huelga. Todos acabamos yendo en los buses como sardinas en lata o esperando más de una hora que llegara nuestro bus. Pero lo comprendíamos de forma mayoritaria. Sabíamos que, de ganar ellos, ganaríamos también nosotros. Unánime no fue, evidentemente. Hasta salió el típico bocazas o bocachancla diciendo que “qué reivindicaban”, siendo rápidamente replicado y acallado. Y es que hay sentimientos que son humanamente comprensibles: cuando eres una suela en tu empresa y en tu vida, cuando te pasas la vida tragando y tragando, tiene que joder mucho, pero mucho, ver que hay gente capaz de no dejarse pisar. Tiene que ser muy duro y la envidia tiene que ser tan grande que es hasta razonable que algunos chillen en la calle o en los bares lo que no son capaces de pelear en otros sitios. Es su naturaleza y en su pecado llevan la penitencia.

A pesar de estas anécdotas es un hecho que la opinión pública estaba, una vez informada, a favor de la reinvindicación de los trabajadores. Ya anteriormente a la huelga se había informado y quiénes nos molestamos en informarnos, sabíamos cuál debía ser nuestra trinchera en esta lucha: con los trabajadores. Siempre con los trabajadores. Porque no solo estaba en juego evitar un ERE. Estaba en juego nuestro servicio, que pagamos, de transporte público y de calidad. Estaba en juego no ser masacrados por una subida de precios que se puede calificar de ROBO. Esta en juego lo mismo que está en juego cuando recortan en Educación y Sanidad, cuando desahucian a la gente de sus casas. Nuestra dignidad y nuestros derechos.

Por si esto fuera poco, los trabajadores en huelga, convencidos de la contundencia de sus argumentos, se fueron a las paradas a informar en plena huelga. Desde luego, más valentía y coraje es imposible: esa valentía y coraje que habían demostrado desde el prime minuto de la huelga. No sólo los usuarios concienciados nos convertíamos en su voz en las paradas por solidaridad y comprensión, allá donde algún “listo” protestaba por la huelga, sino que ellos mismos fueron a neutralizar a los posibles voceros que campan en algunos lares y explicar, con pelos y señales, con datos y con verdades, las razones de esa huelga.

Dos largos días de huelga, con asistencia de los trabajadores al Ayuntamiento de Alicante, con un escrache a Fabra, rodeado de sus perros fieles y guardianes, e incluso aguantando empujones y conatos de carga policial por estar defendiendo su pan, su puesto de trabajo. Pero, sobre todo, con valentía, unidad, decisión y solidaridad, pese a que muchos aún se sorprendan, el resultado no podía ser otro que el que llegó en la noche de ayer: una victoria aplastante y rotunda.

Muchos aún estarán frotándose los ojos sin entender nada. Las preguntas de muchos en el día de hoy serán tales como: ¿Cómo es posible? ¿Que eran, miles de trabajadores? ¿En que cosas tuvieron que ceder?¿Dónde está el truco?

El truco está en la UNIDAD, la VALENTÍA y la SOLIDARIDAD. No eran miles de trabajadores. Eran 350. ¿Sus cesiones? NINGUNA. ¿Sus objetivos? Cumplidos y, además de su principal objetivo, la retirada del ERE y CERO DESPIDOS, consiguen, de paso, el mantenimiento de líneas y del sistema de pago del bonobús. Algo de lo que se benefician todos los usuarios del transporte público de Alicante.

Una victoria aplastante que es, además, un ejemplo para miles y miles de nosotros. Los que antes no tenían dinero, se han apresurado a ponerlo. Los que dijeron que los recortes eran necesarios e innegociables, han acabado, casi suplicantes, aceptando TODAS las condiciones de los trabajadores. Los que son vistos por muchos como intocables y legitiman con sus urnas todas y cada una de las políticas que hunden en la miseria, la desesperación y la desesperanza a miles y miles de personas, resultaron derrotados por 350 trabajadores.

No hay ningun secreto: Han permanecido unidos. Han tenido claro en todo momento que su lucha era justa y lo han demostrado. No han dudado ni un solo minuto ni se han echado atrás. No han sido ninguneados por sus representantes, sino que estos los han defendido a “cara de perro”, que es como tiene que ser. No han tenido dudas. Y además han sabido ganarse y hacer entender a la opinión pública, con unos medios escasos y con todo en su contra, que su causa era justa y que merecía ser apoyada. Y muchos usuarios no hemos dudado en solidarizarnos con su lucha y hacer de su lucha su lucha. El resultado no podía ser otro que esa ilusionadora victoria. Imaginen, un ERE antes de Navidad. Y ERE tumbado. No hace falta dar más detalles.

Nos han dado una lección magistral, una lección que muchos, con estudios, clase y títulos no son capaces de dar. Sencillos, campechanos, sin creerse de “clase media” ni historias por el estilo, sin dudas ni hipotecas, sin complejos. Puede que escriban con alguna errata, puede que no sepan vete a saber, pero saben muy bien como se consigue ganar, como se puede ganar y ellos han ganado. Han ganado para ellos, pero su victoria, humilde pero generosa, la comparten con esos usuarios a los que cada día ven y dan servicio en el trabajo. Han demostrado la fórmula, para nada secreta, para no ser aplastado ni derrotado en los tiempos que corren: CORAJE, UNIDAD, SOLIDARIDAD, CONCIENCIA DE CLASE OBRERA, VALENTÍA Y DETERMINACIÓN. 

Por eso esta lección merece ser contada. Merece ser memorizada y casi, si me apuran, aprendida al milímetro. Para cuando salgan las cacatúas derrotistas, los de “hay que arrimar el hombro”, los de “una huelga no sirve para nada” y darles en los morros con esta lección magistral de los trabajadores del autobús de Alicante, que cómo los barrenderos de Madrid, nos muestran que las cosas son bien sencillas y que….

“Si luchas puedes perder, si no luchas, estás perdido”

Ver Video:  http://multimedia.diarioinformacion.com/videos/alicante/20131219/autobus-circula-nuevo-560695.shtml

Fuente: El Blog de Julián

Anuncios

Diez corporaciones del mundo real que parecen salidas de la mente de un supervillano

Ya lo avisó en su día el documentalThe Corporation: Las empresas se comportan como psicópatas y, lo que es peor, no les queda otra opción para sobrevivir en este frenopático poblado por otros psicópatas que es la economía global. 

 

Pero dentro del manicomio hay muchos niveles de locura: están los locos de toda la vida, esos que quieren ganar más dinero cada año, y están los verdaderamente tarados, aquellos que son capaces de pasar por encima de cualquier comunidad o ecosistema para lograr su sacrosanto objetivo: amasar pasta.

A continuación las diez empresas más malvadas del planeta (con su token español incluido):

10 Wal Mart

Negocio: Gran distribución

Tropelías: Atila del pequeño comercio, negrero de sus “asociados”

¿Pero qué tripa se os ha roto para incluir en una lista de empresas malvadas al mayor empleador de EEUU, con sus 2,2 millones de trabajadores en todo el mundo? Pues porque buena parte de esos trabajadores sobreviven en el umbral de la pobreza, con sueldos de unos 8 dólares por hora (menos de 6 euros). El presidente de Wal-Mart gana más en una hora que un “asociado” (así llaman a los curritos) a tiempo completo en un año.

En un mercado libre el trabajador de Wal-Mart tal vez podría buscar trabajo en otro lugar pero no es el caso: la cadena de supermercados ha arrasado con la competencia y con la industria estadounidense: el 85% de los productos que vende se importan de China.

9 Office Cherifien des Phosphates

Negocio: Minería

Tropelía: Expoliar las riquezas de territorios invadidos

Ni tú ni casi nadie ha oído el nombre de esta empresa, pero puedes estar seguro que en tu nevera hay más de una fruta crecida gracias a los fosfatos que extrae del subsuelo del Sáhara. ¡Ah, en ese caso es una benefactora de la Humanidad! Bien, podría serlo, si no fuera por dos pequeños detalles:

1. Buena parte del mineral que vende esta empresa marroquí procede del territorio del Sáhara Occidental, más concretamente de la gigantesca mina de Bou Craa, la mayor del mundo. En otras palabras, Office Cherifien se está lucrando con las riquezas naturales de los saharauis.

2. La empresa pertenece a la familia real marroquí, así que la inmensa riqueza generada (Marruecos es el primer exportador de fostafos del mundo) no revierte tampoco en la población marroquí sino en su monarca, Mohammed VI, “el rey de las rocas”, según Forbes, el séptimo rey más rico del mundo, con una fortuna de 2.500 millones de dólares.

8 Nestlé

Sector: Alimentación, cosmética y demás

Tropelía: Acaparar el agua a las comunidades de medio mundo

El evocador logo de Nestlé –mamá pájaro alimentando a sus polluelos en el nido- es probablemente uno de los más hipócritas de la historia de la comunicación corporativa. La multinacional suiza es por derecho propio la empresa más boicoteada de la historia, por escándalos como la leche en polvo que hacía que los lactantes renunciaran a la leche materna a la más reciente acaparamiento de los recursos hídricos en países como Etiopía, Sudáfrica o Pakistán.

Es ley de mercado: a medida que el agua empieza a escasear, su venta se convierte en un enorme negocio. Ejemplo práctico: Nestlé se apropia cada día de 1,1 millones de litros de agua de un acuífero canadiense (incluso durante las sequías) por los que abona la bonita cifra de 3,71 dólares, y los revende –una vez embotellada y etiquetada- por 2 millones de dólares, obteniendo un espectacular margen del 53 millones por ciento, según el cálculo de Hang the Bankers.

7 Pescanova

Negocio: Pesca

Tropelías: Destrozos en el medio ambiente, abusos a sus trabajadores

Para hacer tortilla hay que romper huevos, decía Alex en ‘La Naranja Mecánica’. Y para que Rodolfo Langostino llegue a tu mesa hay que expoliar muchos manglares en Nicaragua, denuncia la ONG Intermón Oxfan en un informe distribuido el pasado verano sobre las prácticas laborales y medioambientales de la pesquera española, propietaria de la mayor flota mundial al menos hasta que a sus dueños les cegó la codicia y hundieron el barco.

Entre las muchas denuncias acumuladas –y no sólo contables- están “causar daños medioambientales irreparables” en los manglares de Nicaragua para la cría del langostino o en los bancos de Chile, con redes de arrastre. Además, los trabajadores de los criaderos de langostinos cumplen jornadas maratonianas. Para añadir sal a la herida, Pescanova recibió en 2012 créditos por valor de 10 millones de euros del Ministerio de Economía (Cofides), años después de que se hubieran presentado las denuncias.

6 Academi

Negocio: Guerras

Tropelías: Subcontratistas de batallas ajenas

Seguramente el nombre de Academi no te diga nada, y puede que te suene a una academia de catalán para extranjeros, pero si decimos Blackwater tal vez vuelvan a tu memoria las imágenes de un ejército mercenario que desembarcó en Irak tras la invasión y, poco a poco, fue reemplazando al ejército norteamericano en las tareas de zapa y hostigamiento de los insurgentes.

Academi es, efectivamente, un lavado de cara de Black Water, la mayor empresa de mercenarios del mundo: 40.000. Su página web no deja lugar a equívocos: “Entrenamientos de elite. Protección de confianza”, y es que este ejército privado hace la guerra por su lado… a sueldo del Pentágono, de donde provienen el 90% de sus ingresos.

Desde un punto de vista conspiranoico, sería bonito que la empresa más malvada del planeta, Monsanto, comprara Academi/Blackwater para formar Evil Corp, como se ha dicho por ahí, pero desdichadamente es mentira.

5 Mitsubishi

Negocio: Electrónica, pesca, pastis

Tropelía: Congelar atunes para revenderlos tras su extinción

A los japos les gusta más un lomo de bonito que a los gaditanos la tortita de camarones. Tanto les gusta que ya se han comido prácticamente todos los atunes del Pacífico norte, estén (estemos) haciendo lo propio con los del Mediterráneo y los bonitos del Atlántico. El pez desaparecerá en algún momento de las próximas décadas, pero la avidez por su carne roja permanecerá alguna generación más.

Consciente de esta “demanda latente”, la multinacional Mitsubishi está pescando miles de toneladas de atún azul en aguas europeas y ultracongelándolas a -60ºC para revenderlas dentro de varios años, como si fueran recién pescadas, una vez la escasez haya disparado el precio por las nubes, según denuncia el documental ‘The End of the Line’. Además de fabricar excelentes troskis, Mitsubishi acapara el 40% de las capturas de atún mediterráneo que se vende en Japón. WWF calcula que la especie podría estar esquilmada en 2048. Hagan cuentas.

4 Armajaro Holdings

Negocio: Inversiones

Tropelía: ¡Quedarse con el chocolate!

En el cuento de Roald Dahl y en la película de Tim Burton, “Charlie y la fábrica de chocolate” Willy Wonka era un excéntrico ermitaño que controlaba la producción del mejor chocolate del mundo. Con mucho menos gracia y glamour, el especulador Anthony Ward trata de acaparar la producción de cacao en el mundo, conocedor de un pequeño secreto: dentro de 20 años el chocolate se habrá convertido en un producto de lujo.

Ward, dueño de la firma de inversión Armajaro Holdings, compró en 2010 241.000 toneladas de cacao, suficientes para fabricar 5.300 millones de barritas de chocolate, una por cada habitante del planeta sin contar diabéticos y señoras en régimen. ¿El motivo? Dentro de un par de décadas, las barritas de chocolate Kit-kat, Mars o los entrañables Huesitos que hoy podemos comprar por 1 euro costarán 10 euros (o estarán compuestos de sucedáneos grasos), según el documental Panorama de la BBC sobre la problemática producción de cacao en África.

3 Correction Corporation of America

Negocio: Prisiones

Tropelía: Conseguir clientes para llenar sus cárceles

Imagina por un momento el Gobierno privatiza Instituciones Penitenciarias, lo renombran Trullo S.A. y empieza a cotizar en Bolsa. Impensable, ¿verdad? Pues en EEUU hace tiempo que sucede. El campeón nacional del sector allí -el Hilton de las prisiones, para entendernos- se llama Corrections Corporation of America (CCA),cotiza en bolsa y su negocio no es obviamente la rehabilitación de los reclusos sino su reincidencia, lo que puede que explique que Estados Unidos sea el país con mayor población reclusa del mundo.

Si la misma existencia de una empresa que vive de la privación de libertad de las personas es un escándalo, aún lo son más los métodos de operación de CCA. Según un informe del grupo In The Public Interest, la empresa exige a los estados un contrato que garantice un 90% de ocupación de las celdas, de modo que si se reduce el índice de delitos, el gobierno debe pagar una compensación. ¿Y qué hace un gobernador con el agua de los presupuestos al cuello? Pues sacar a la policía a buscar más negros delincuentes. Como reza el famoso dicho policial, “no hay nadie inocente, sino insuficientemente investigado”.

2 Rio Tinto

Negocio: Minería

Tropelía: Trabajo esclavo, guerras por el territorio

Quién nos iba a decir que un humilde río ferroso de Huelva iba a dar nombre a uno de los supervillanos corporativos más malvados del planeta. Pues sí: Rio Tinto fue fundada a finales del XIX por un grupo inglés para explotar las minas de cobre en Andalucía y posteriormente se expandió hasta el infinito y más allá… concretamente, hasta Papúa Nueva Guinea.

El historial de abusos contra el medio ambiente y los derechos humanos de Rio Tinto está documentado en medio mundo (Filipinas, Namibia, Madagascar y Australia, entre otros territorios), pero alcanza su paroxismo en Papúa Nueva Guinea, donde una filial de la compañía, Bougainville Copper, bloqueó la isla en 1990 en represalia a un movimiento secesionista que amenazaba su negocio. Durante el bloqueo, que duró siete años la Cruz Roja calcula que murieron 10.000 personas por falta de asistencia médica. El objetivo del director de la empresa era “matar de hambre a esos bastardos”.

1 Monsanto

Negocio: Alimentación

Tropelía: Prohibir a los agricultores que replanten las semillas

Si un guionista tratara de plasmar maldad más abyecta en una empresa, probablemente le faltara imaginación para llegar a los niveles de perversión deMonsanto, la empresa de supervillanos que no tiene empacho en reconocer que quiere controlar la alimentación mundial. It’s only business.

Recientemente, Monsanto ha sido nombrada la empresa más malvada del mundo (por delante de McDonald’s y la Reserva Federal), pero lleva décadas acumulando méritos: durante la guerra de Vietnam suministró al Ejército de EEUU una fórmula refinada del “agente naranja”, mucho más letal con los “malditos limones” que la de sus competidores. Luego llegaron el DDT, las aspartano y la hormona de crecimiento de las vacas, todas ellas con graves consecuencias para la salud de los consumidores.

Su línea más rentable es el herbicida Roundup, que, según denuncian los ecologistas, queda en los alimentos y puede causar una amplia gama de enfermedades en los consumidores: de la diabetes, al cáncer, pasando por Parkinson o depresión. Y mejor no hablamos de los transgénicos, porque nos acusarán de involucionistas y magufos…

Con la colaboración de Intermón Oxfam e información de Econmatters, Salon, El País, Forbes, Hang the Bankers, Público, Independent, Yorokobu, The Punch y Corp Research.

Fuente:  Publico 

Parlamento Europeo, Como Viven y Despilfarran los Eurodiputados

El siguiente video reportaje muestra unas pinceladas acerca del vergonzoso y descarado derroche que se está produciendo en la sede del parlamento europeo en Estrasburgo donde cerca de 800 eurodiputados llevan una vida a todo tren sin ningún tipo de mesura, mientras millones de personas en toda Europa pasan tremendas calamidades económicas fruto de esta prefabricada crisis financiera. Adicionalmente se incluye bajo el vídeo un resumen escrito de la entrevista. Vean y juzguen lo que estamos permitiendo los ciudadanos con nuestra pasividad.

Transcripción de la entrevista realizada al  europarlamentario holandés, Danil Vander Stoep, que explica cómo funciona el cotarro:

El periodista va directamente al grano: «¿Tú me vas enseñar cómo tiramos todo este dinero?».

– Sí, te lo voy a enseñar todo.

Es decir, ya en otras naciones europeas, resulta escandaloso el derroche de los europarlamentarios.

Así es como nos enteramos de cuántos días asisten los europarlamentarios a su trabajo: ¡4-5 días!.

– ¿Qué pasa con los otros 25?

– Pues que el Parlamento está cerrado.

¿Y para tener cerrado el Parlamento Europeo 25 días al mes es para lo que Montoro dedica 29 millones de los contribuyentes?

El entrevistador le dice al político que no diga tonterías, porque no se lo cree.

– Sí, no hay actividad alguna aquí, absolutamente ninguna.

El periodista, que tiene sentido del humor, se pregunta si no podrían dedicar los locales a bodas, congresos, etc.

– Sí, pero esto no ocurre.

Luego, el europarlamentario le muestra al periodista los garajes con los coches del Europarlamento con los que los sus señorías se desplazan en coches de alta gama para acudir a lugares tan políticos como clubs, discotecas y fiestas de cumpleaños.

Lo que ganan los europarlamentarios y sus trampas

Gracias a este europarlamentario hablador y un tanto cínico, nos enteramos de que cada parlamentario tiene un sueldo de 6.200 euros netos mensuales. Más 4.200 € para gastos generales. Y no hay que enseñar facturas, comprobantes ni nada de nada. Más 21.000 euros para gastos de personal. Y él mismo decide a quién contratar. ¿Que contrata a su mujer o a su familia? No pasa nada.

También tienen una recompensa por viajar. Medio euro por kilómetros y también por el tiempo que han estado en el coche. El eurodiputado al que entrevistan recibe otros 600 € por desplazarse de La Haya a Estrasburgo (600 km).

Hay parlamentarios rumanos y búlgaros, que tienen contratado a personal por 1.200 €, que es una barbaridad en sus países. Y dicen que hacen un viaje semanal de su país a Estrasburgo, para ganar 3.000 € extra más, cuando realmente viajan en Easyjet.

También existe una recompensan diaria de 300 € por cada día en el parlamento.

El periodista resume: 6.200 + 4.200 + 300 por cada día + 800 si vas a conducir un poco

– Es muchísimo dinero. Y no olvides nuestra pensión. Sólo 5 años de trabajo dan derecho a 1.200 € desde los 63 años. Algunos colegas y yo queremos cambiar las cosas, pero los demás están muy contentos.

Finalmente, nos muestran cómo comen los europarlamentarios y la prisa que tienen para marcharse a sus países, a las 12:30, cuando no quieren asistir a una sesión, por interesante que sea.

¿Que hay un debate por la tarde sobre Derechos Humanos?

Una europarlamentaria responde al periodista, mientras sale con sus maletas a las 12 de la mañana dando por concluida la jornada en el parlamento, que al debate de la tarde sólo van a asistir quienes están inteeresados en los derechos humanos, a continuación se marcha al aeropuerto.

Fuente:  lavozlibre

Visto en: Despertares