El verdadero circo de las tertulias políticas

voceros del sistema

Las tertulias televisivas que en estos años de la “llamada crisis” se han duplicado poniendo en evidencia lo lejos que está de la realidad, canalizando solo sus intereses corporativos, con una total desinformación e interesados en que la sociedad viva en total ignorancia.

Los casos de corrupción son sacados a la luz como si fuera un hecho aislado inherente al sistema capitalista, cuando el mismo sistema que distribuye la riqueza desigualmente, la explotación de los recursos naturales, como también la del ser humano, las guerras que asolan el mundo, todo esto está en manos de una elite económica que solo le interesa los beneficios, dirigiendo el mundo a su antojo sin importarle para nada que ¾ parte de la población mundial viven en la más extrema pobreza, muriendo a diario más de 200.000 personas, pero de nada sirve poner en evidencia esta despreciable vida que nos ha tocado vivir.

De la llamada izquierda de progreso adaptada y domesticada bajo el imperio capitalista, sin proyecto alguno que haga cambiar las estructuras del sistema a una derecha-rancia fascista que intenta por medio de sus mentiras retroceder a siglos pasados, ya superados que forma un nuevo proceso de degradación social y política, que haga recaer el peso de la estafa financiera sobre las clases trabajadoras, pensionistas, parados y personal dependiente con algún tipo de minusvalía psíquica-física, sobre todo la población más vulnerable.

Ante todo el espectáculo televisivo dado, tanto por la llamada izquierda-derecha, no reúne ninguna respuesta objetiva si no a la simple exposición de su afán de protagonismo en alimentar las grandes corporaciones de la comunicación interesadas en mantener su status-social en un sistema que genera más contradicciones sociales y económicas en la historia de la humanidad, por tanto estos debates no son ideológicos-dialecticos, son meras discusiones, que no conducen a nada, confundiendo al tele-espectador enajenado.

Los tertulianos, siguen en una posición ambigua, mientras parte del Estado se privatiza en pos de mercantilizar: el trabajo, la justicia, educación y la salud, para que los de arriba sigan generando beneficios con menores costes salariales, llegando a consentir la institucionalización de un comportamiento delictivo y un saqueo de los sectores públicos, todo en nombre del neo-liberalismo. Durante esta crisis/estafa los beneficios de las clases más favorecidas han subido hasta un 40%, mientras la mayoría de la ciudadanía ha ido reduciendo sus salarios hasta niveles alarmantes con un SMI de unos 640 € -mientras la mayoría de países de la UE está tres veces más de 1600-1800 €-, la precariedad y la temporalidad en el empleo están adaptados para que el trabajador sea el nuevo siervo del siglo XXI. Todo con una destrucción de empleo que puede llegar a los 7 millones de desempleados a mediados del 2014, mientras el gobierno del PP, sigue manteniendo su cruel mentira “que se está creando empleo”, cuando el despido forma parte del día a día.

La falta de libertad de la mujer empeñados este nacional-catolicismo en que no pueda elegir sus deseos más íntimos, el acceso gratuito al aborto, un gran retroceso en las libertades individuales-colectivas que puede provocar un riesgo para la salud de la mujer.

Para terminar esos apologetas de una izquierda fragmentada incapacitada para tener una visión-revolucionaria, debería no prestarse al juego de los medios de comunicación, la protesta debe estar dirigidas desde la calle. De nada sirve elecciones en el actual sistema capitalista.

Fuente: La Verdad Nos Hará Libres