“El Mesías del César”: último intento judío por negar a Jesucristo/ De rebote, nos aclaran cómo los sacerdotes levitas controlan el Vaticano

 

Sabemos que una de las grandes capacidades de Lucifer es infiltrarse para manipular todos aquellos movimientos o mensajes que les pueden sacar del partido. Lo vimos con el movimiento hippie, con el anarquismo, con el 15-M e incluso con el movimiento conspiranoico.

No hay mayor logro del maligno que hacer creer a los ingenuos que el Bien no existe: por ello, porque esta otra meta es tan importante para ellos, son capaces de darte información válida a cambio de que te hagan dudar de la existencia de Jesucristo.

Ese y no otro es el cometido de “El Mesías del César“, el segundo intento tras Zeitgesit de colarles un gol a los conspiranoicos pero que, a poco que te fijes percibirás.

1-Que en sus primeros minutos está plagado de símbolos judíos y que incluso la manera de contar los años de la era cristiana es !a la manera judía!: en lugar de AD (Año Domini) dicen CE (Comun Era) que es una forma de negar a Cristo, obviamente.

2-Toda la argumentación del vídeo y el libro en el que se inspira, estriba en que los evangelios son terriblemente críticos con los judíos (recordad que Jesucristo habló de la “sinagoga de Satanás”) y que, por tanto, fueron escritos por los romanos, para vilipendiarlos.

3-Pero donde “meten la pata” hasta el fondo es al adjudicar la autoría de los evangelios al historiador, profeta y sacerdote del Templo del Rey Salomón, el levita Josefo.

Y lo es porque una lectura consciente de la historia de Josefo nos revela, precisamente, claves para entender muchas cosas…

 

La historia oficial cuenta que Josefo lideraba las revueltas mesiánicas post Cristo, en contra de los romanos conocidos como zelotes y que por ello fue detenido por los romanos… Y posteriormente liberado, ¿por qué! Pues he aquí que, en su calidad de profeta, y al igual que hizo su precedente el profeta Samuel (”descubridor” de los efebos y futuros reyes de Israel Saúl y David), el tal Josefo “auguró” que el militar romano Vespasiano sería coronado como Emperador.

Dicho y hecho. Mucha casualidad, ¿no? Un importante sacerdote,de sangre real, perteneciente a un pueblo que hace la guerra con Roma ELIGE AL FUTURO EMPERADOR ROMANO. ¿Cómoooo?

Resulta que en tiempo de Nerón (año 64) sucedió una famosísima conspiración, atribuida a los cristianos, que queman Roma. Y resulta que esa conspiración se produce, JUSTO, cuando llega Josefo a Roma, convertido en agente al servicio del Imperio Romano. Ahora cuentan por ahí que, en realidad, los responsables de tal incendio fue una banda cuyo símbolo era ¡la escuadra y el cartabón! Sí, ¡el mismo símbolo de los constructores del Templo del Rey Salomón, del que Josefo era sacerdote pues su sangre era la de la última dinastía judía, los levitas asmodeos!

Todo empieza a encajar, ¿ verdad?

Lo mejor de todo es que el libro cuyo vídeo os recomiendo “El Mesías del César” viene a decir que Josefo “inventó” el cristianismo al escribir los evangelios… pero el asunto es que varios años antes de que esos evangelios vieran la luz (año 73) ¡ya había cristianos en Roma a los que se les echaba la culpa del incendio!!! (AÑO 64) Por no hablar del recaudador de impuestos Pablo, claro, verdadero inventor del cristianismo, ajusticiado en el año 66, justo el año de la rebelión judía contra los romanos, por cierto.

Cinco años después, el “ungido” por Josefo, Vespasiano, se convierte en emperador romano y él, en el hombre fuerte del Estado, considerado el gran traidor de los judíos, que encabezará en el año 70 la destrucción del Segundo Templo del Rey Salomón y que obligará a los judíos a dispersarse por el mundo… Como ocurriría en España en 1492 cuando otro judío, llamado Torquemada, lidera otra razia conocida como “Santa Inquisición” haría lo propio con sus hermanos judíos para “obligarles” a ir a América. Lo mismo que ocurriría durante la Segunda Guerra Mundial cuando los judíos que gobernaban sobre Hitler (como lo hicieron sobre Vespasiano y los Reyes Católicos) obligaron a los judíos a conquistar Jerusalén para rehacer… ¡El Tercer Templo del Rey Salomón!

¡Entendéis que los judíos han sido víctimas de los sacerdotes levitas?

Y luego, el tal Josefo se hará tan necesario para la dinastía Flavia que gobernará Roma y será la que convierta el cristianismo en la religión del Imperio Romano que hasta se cambiará el nombre por el de ¡Flavio Josefo! ¡Lo habían adoptado como uno más! ¡No me digáis que no es extraño…

Dicho esto, el documental ofrece datos muy interesantes en torno a las similitudes sobre la obra “histórica” de Josefo con los evangelios cristianos, queriendo hacer creer que él fue el escritor de la vida de esa “ficción llamada Jesucristo” cuando, LO QUE OMITEN OMINOSAMENTE, es que Josefo nombró a Jesucristo en sus escritos.

En otras palabras: que no es que Josefo escribiera los evangelios sino que, justamente al contrario: se basó en los relatos sobre Jesucristo que había oído (con lógica los conocía porque él era familiar de los miembros del Gran Sanedrín, los levitas, que ordenaron matarle) para construir su historia.

Ahora bien, dicho esto, este vídeo sí que es útil por una razón: sin quererlo, nos están contando cómo nació “la religión cristiana” (no confundir con Jesucristo, que son dos cosas muy diferentes) como “Religión de Estado”, del “Imperio Romano”, es decir, como adeptos al Poder político y es un eslabón muy importante para conocer, de rebote, ¡CÓMO LOS JUDÍOS CONTROLAN EL VATICANO!

¡FUE JOSEFO, PRECISAMENTE, EL QUE SE INFILTRÓ Y COMENZÓ LA MANIPULACIÓN DEL MENSAJE DE CRISTO A TRAVÉS DE LA CREACIÓN DE LA DINASTÍA DE LOS FLAVIOS!

¡Jajaja! ¡Nos quisieron meter un gol y nos han dado la clave que faltaba!

El vídeo del “Mésias del César”, desmontado, en este otro vídeo en inglés.

Fuente: http://www.rafapal.com/?p=24431

 

Anuncios