THE ARRIVAL – LA LLEGADA (De imprescindible visionado)

 

http://www.youtube.com/playlist?list=PL4A75D7103454312B 

Fuente:  CazachamucosTV

Anuncios

Los “aliados” de España: Los estragos de un grupo de marines yanquis borrachos y la agresión británica a la Guardia Civil y un buque científico en aguas de Gibraltar

 

Un grupo de marines norteamericanos de Morón, el pasado viernes entraron borrachos en un centro municipal de Morón y provocaron importantes destrozos… que tendrán que pagar los españoles.

La noche del pasado viernes fue especialmente ajetreada para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Morón de la Frontera. Un municipio de menos de 30.000 habitantes donde la única actividad fuera de lo normal es la de la base aérea, donde se encuentra destinados 500 marines de Estados Unidos, próximamente 750.

De madrugada, los servicios de emergencia, tras recibir un aviso telefónico, se personaron en el edificio donde se ubica la oficina local del Inem y encontraron a un grupo de jóvenes -“en torno a la veintena”, aseguran fuentes consultadas por El Confidencial Digital- de habla inglesa. Horas antes se había recibido un “aviso por conducta violenta” en bares de la localidad, cuyos causantes encajaban en su descripción. Se encontraban borrachos.

Tras constatar que eran marines de la base militar estadounidense, descubrieron que habían saltado a través del techo al interior del edificio. Una vez dentro provocaron numerosos destrozos, sobre todo en el tejado –“el más dañado”- y en los sistemas de aire acondicionado. Un comportamiento típicamente salvaje y propio de quien se considera una fuerza colonial que impone su “ley” en un país ocupado.

Uno de ellos cayó desde el tejado y tuvo que ser trasladado de urgencias al hospital por varios traumatismos. El resto fueron recogidos por policía militar estadounidense, que los llevaron directamente a la base de Morón de la Frontera.

España ha trasladado una queja interna a la embajada estadounidense por el “comportamiento poco cívico” de este grupo de militares. Esta chusma indeseable se enfrenta a una sanción disciplinaria que podría incluir la repatriación a su país e incluso la expulsión de las Fuerzas Armadas. Pero quedan fuera de la justicia española porque el infame convenio bilateral entre España y Estados Unidos contempla que los delitos cometidos por militares norteamericanos, sean sus propias fuerzas militares las que se hagan cargo de los detenidos. Por lo que se ve, estos también son “irresponsables” ante las leyes españolas.

Londres y Madrid convocan respectivamente a sus embajadores por una ‘incursión provocadora’

El Foreign Office británico (al parecer, un país “aliado” de España) convocó con su habitual desfachatez al embajador español en Londres, Federico Trillo, en señal de protesta por un nuevo incidente a cuenta de Gibraltar y viceversa, el Ministerio de Exteriores convocó a su homólogo en Madrid, Simon Manley. El motivo de la protesta ha sido la presencia el martes de barcos españoles en las aguas que rodean al Peñón que el Reino Unido reclama como propias y que España no reconoce. Reino Unido ha denunciado que se trataba de una “incursión provocadora” para realizar tareas de vigilancia, en cambio, la Guardia Civil sostiene que fueron rodeados por cuatro embarcaciones cuando fueron a auxiliar al buque oceanográfico Ángeles Alvariño, dependiente del Ministerio de Economía.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha convocado al embajador británico en Madrid, Simon Manley, para quejarse por el intento de embarcaciones británicas de “obstaculizar” el martes las labores de “investigación y protección medioambiental en aguas españolas” del buque oceanográfico ‘Angeles Alvariño’.

En un comunicado del Ministerio británico de Exteriores, Lidington ha acusado a la patrullera de la Guardia Civil de llevar a cabo “maniobras peligrosas” que presentaron una “preocupación significativa de seguridad”. “Según la Convención del Mar de Naciones Unidas, las aguas en torno a Gibraltar son indiscutiblemente aguas territoriales británicas (…) en las que solo el Reino Unido tiene derecho a ejercer jurisdicción”, añade Lidington. Por ese motivo, agrega, el Gobierno británico se toma “muy en serio” cualquier intento por parte de España de ejercer jurisdicción o control en esas aguas y considera esas “incursiones” una “violación” de su soberanía. Lidington ha asegurado que el Gobierno británico “seguirá adoptando cualquier medida que considere necesaria para defender la soberanía británica y los intereses de Gibraltar, su gente, su seguridad y economía”.

Se trata de la cuarta vez que Trillo es convocado por los colonialistas británicos en señal de protesta por incidentes relacionados con la disputada soberanía de las aguas que rodean Gibraltar. En base al Tratado de Utrecht de 1713, España no reconoce a Gibraltar más aguas que las del interior del puerto ya que en virtud de ese acuerdo solo entregó a la Corona británica la ciudad y el castillo de Gibraltar, junto a su puerto, defensas y fortaleza. Reino Unido alega que por la posterior Convención del Mar de Naciones Unidas le corresponderían hasta 12 millas náuticas de mar territorial.

Por su parte, la Guardia Civil ha negado la versión de Foreign Office que ha acusado al Instituto Armado de efectuar “maniobras peligrosas” con riesgo para la seguridad y una “incursión provocadora” en sus aguas. Un portavoz de la Guardia Civil ha desmentido esta versión y ha explicado que una patrullera acudió a escoltar a un buque oceanográfico español llegando a ser rodeados hasta por cuatro embarcaciones, dos de la Royal Navy y dos de la Royal Police.

El buque del Instituto Español de Oceanografía (IEO) ‘Ángeles Alvariño’ desarrolla desde hace más de un lustro la campaña STOCA, una investigación de oceanografía física cuyo objetivo es analizar las masas de agua que entran y salen del Oceáno Atlántico y del Mediterráneo respectivamente.

Fuentes del IEO han confirmado la versión de la Guardia Civil. Según ha explicado, en la tarde de este martes, el buque ‘Ángeles Alvariño’ acudió a una estación cercana al Peñón de Gibraltar para tomar una muestra de agua física.

Entonces, primero una patrullera y después varias se acercaron al barco científico y, dando vueltas a su alrededor, mediante megafonía les dijeron que se encontraban en “aguas de Gibraltar” y que abandonaran la ubicación. El IEO actuó como en ocasiones precedentes: detuvo la embarcación y llamó a la Guardia Civil del mar, que acudió al lugar.

Mientras, los científicos del IEO tomaron las muestras de agua que necesitaban y, a continuación, se marcharon del lugar acompañados por la Guardia Civil. La actuación se enmarca dentro de un proyecto científico en el que, en los últimos cinco años, se han recogido muestras en el mismo lugar, al menos una quincena de veces. De este modo, la campaña científica prevé volver dentro de unos meses.

Fuente: http://elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/5045-los-aliados-de-espana-los-estragos-de-un-grupo-de-marines-yanquis-borrachos-y-la-agresion-britanica-a-la-guardia-civil-y-un-buque-cientifico-en-aguas-de-gibraltar