Sombras del 11S: Los agresores antirrusos de la “derecha ucraniana” respaldados por EE.UU. observan a personas saltando del edificio en llamas

Una persona cayendo desde la Casa de la Federación de Sindicatos en Odesa, Ucrania.

Alrededor de 1.500 partidarios de las autoridades de Kiev, acompañados por violentos fanáticos del club de fútbol local Chernomorets, trataron de marchar ayer a través del centro de la ciudad coreando “Gloria a Ucrania”, “Muerte a los enemigos”, “Chuchillo a los Moskals [una forma despectiva de referirse a los Rusos]”.

Muchos llevaban la insignia del movimiento ultra-nacionalista de la derecha ucraniana que fue visto por última vez en Kiev durante la supuesta protesta “pacífica” de Euromaidán en febrero que derrocó al presidente electo democráticamente Yanukovych, e instaló un régimen marioneta elegido por los EE.UU.

A medida que las bandas de la derecha comenzaron a expulsar a los activistas anti-gobierno-instalado-por-la-fuerza en Kiev de vuelta a su campamento, muchos de los manifestantes anti-Kiev, finalmente, se escondieron dentro de la delegación local de la Casa de la Federación de Sindicatos.

“Mujeres y niños se ocultaron en el edificio de los sindicatos. En primer lugar, hombres armados prendieron fuego a las tiendas de campaña, luego comenzaron a lanzar cócteles molotov y granadas contra el edificio. Oímos disparos y vimos humo”, comentó un testigo a RT News.

El primer piso del edificio fue devorado rápidamente por las llamas. Las personas que estaban dentro quedaron atrapadas.

¿El resultado? Al menos 35 personas muertas e imágenes como éstas:

Otro residente de Odesa que sobrevivió a las llamas dio este reporte de primera mano:

“Estaba allí, en el edificio en llamas. Casi sofocado […] los bomberos se tomaron un tiempo inadmisiblemente largo para llegar, cerca de 20 minutos pasaron, […] supongo que no fue una coincidencia. La absoluta ausencia de personal policial tampoco fue una coincidencia. Me ayudaron a escapar del edificio personas sin uniforme – aparentemente eran civiles corrientes. Los bomberos aún no habían llegado.

La única razón por la que había gente en aquel edificio, fue porque los “ultra” y otros “patriotas ucranianos” estaban atacando a las personas desde todos lados con palos, rocas, cadenas y cócteles molotov. No había otro lugar para escapar de semejante brutalidad. Las personas se apresuraron a entrar en el edificio y quedaron atrapadas. Los que vi en el edificio estaban pobremente armados: palos, bates, pedazos de madera, […] eso era todo. Nada de pistolas o cosas por el estilo. Había también allí muchas mujeres y ancianos que había llegado hasta el centro de Odessa para ofrecer ayuda médica, […] yo era uno de ellos. Quiero destacar que no había profesionales militares, mercenarios o extranjeros.

Tan pronto como los cócteles molotov traspasaron las ventanas del edificio, el corredor fue invadido por el fuego. Había un extintor de incendios, pero fue absolutamente inútil contra el avance rápido de las llamas. Once de nosotros nos ocultamos en una de las habitaciones, todo estaba oscuro debido al denso humo. Nos tiramos al piso donde todavía quedaba algo de aire respirable. Cerca de mí había gente gimiendo y orando, otros tratando de contactar con sus familiares por teléfono, suplicándoles que llamaran al departamento de bomberos. Al menos había una ventana abierta en nuestra habitación, a través de la cual entraba algo de aire fresco. La situación en el corredor era infinitamente peor. Nosotros gritábamos suplicando ayuda. Nadie acudía. Más tarde, mis familiares me contaron que nadie contestaba el teléfono en la brigada antiincendios o que la línea daba ocupado…

Después de alrededor de 20 minutos, nos alcanzaron una soga, la atamos a un radiador y las personas lentamente comenzaron a bajar por ella. Gente común que habían subido a la cornisa del edificio nos ayudó a bajar debido a que existía un serio riesgo de derrumbe. No podía ver a nadie viniendo tras de mí […] todo lo que recuerdo es que oímos un teléfono móvil sonando dentro del edificio, pero su propietario no lo contestaba.

Cuando alcancé el exterior me dieron agua; los mismos “partidarios del Euromaidán” que iniciaron este infierno comenzaron a acosarme, pero yo escapé antes de que llegaran más de esos “simpatizantes de Europa y la Democracia” y comenzaran a golpear a las personas que, apenas unos minutos antes, habían evitado ser quemadas vivas. […]

Por primera vez en mi vida deseé salir de Odesa y Ucrania por mi bien”.

La “libertad y la democracia» de los EE.UU. y Europa han desembarcado definitivamente en Ucrania. Al que no le guste tendrá que aguantarse o irse al infierno… literalmente.

Fuente: http://es.sott.net/article/27954-Sombras-del-11S-Los-agresores-antirrusos-de-la-derecha-ucraniana-respaldados-por-EE-UU-observan-a-personas-saltando-del-edificio-en-llamas

 

Anuncios