EL MONTAJE DE LA DECAPITACIÓN.

10614380_811993035498379_1545609981148353726_n10639706_811993268831689_419640903626580103_n

Seguramente que nadie verá jamás el cadáver decapitado del periodista estadounidense James Foley. Ni tampoco verá la imagen completa de su decapitación en cámaras. Y no lo verá.. por que posiblemente nunca existió. Y solo fue un montaje. Con buena resolución de imagen y diseño cuidadoso de la edición. El periodista USA arrodillado e impotente, y su ejecutor islámico erguido y amenazando a EEUU y al mundo occidental. Un mensaje hacia dentro y hacia a fuera. Hacia adentro, buscando la adhesión del pueblo norteamericano a la “guerra contraterrorista” de Obama. Hacia afuera, legitimando el accionar de la Casa Blanca en Irak y en todas las zonas de ocupación. La “victima” de origen estadounidense cierra la puesta en escena. Y la conclusión del mensaje es “el terrorismo islámico internacional ataca a EEUU, y EEUU tiene derecho a ejercer su defensa internacional”. Una típica operación mediática de la CIA para promocionar como “gran enemigo de la humanidad” a un grupo terrorista bajo su control. En mayo de 2004, en una metodología calcada de su propio accionar cada vez que sucede un caso de “terrorismo”, y que se viene repitiendo desde el 11-S hasta aquí, la Central de Inteligencia Americana (CIA) confirmó que Abu Musab al-Zarqawi, promocionado líder de la red Al Qaeda en Irak, decapitó ante cámara al estadounidense Nicholas Berg (ver la foto abajo). A través del video con la ejecución del decapitado estadounidense, la CIA promovió otra “aparición de Al Qaeda” con el objetivo de “neutralizar” o sacar de escena la campaña mediática con fotografías de presos iraquíes torturados que llevó a Bush al más bajo nivel de popularidad de toda su presidencia. Luego de ese video con la reposición de Al Qaeda en Irak, Bush le ganó la reelección a Kerry en noviembre de 2004 Y las similitudes con el presente no son mera casualidad. Hoy EEUU con Obama necesita reposicionar su control sobre Irak y sus redes de producción petrolera. Y como ayer utilizó a Al Qaeda, hoy está utilizando al ejercito terrorista del Estado Islámico (la continuidad de Al Qaeda) como elemento esencial de su nueva estrategia en Irak. En ese escenario el montaje con la decapitación de Foley, es una continuidad en el tiempo de la operación mediática con la ejecución de Berg. Ambos estadounidenses. Ambos fueron ejecutados con túnicas anaranjadas y en situaciones parecidas. Y ambos escenificados como víctimas impotentes del “terrorismo islámico” criminal y sin escrúpulos. Entre los dos videos, con diez años de diferencia, solo difiere la calidad de la imagen y del sonido, y una puesta en escena mejor cuidada y editada. La CIA se supera en la “artística” y en la comunicación. Al ritmo de la tecnología informática y de las redes sociales. Los objetivos de la acción psicológica son los mismos. Seguir justificando con el “terrorismo islámico” de la CIA a todas las masacres imperiales por conquista de pueblos y de mercados.
Por MANUEL FREYTAS / IAR Noticias
Fuente : Facebook