Golpes prefabricados: USA quiere matar al presidente Maduro; Brasil, en el punto de mira de las revoluciones prefabricadas

 

Mi colaboración con la revista digital “The Objective” sobre la posible quiebra del legítimo gobierno en Brasil durante el Mundial, coincide con la publicación del plan de la CIA para derrocar al gobierno venezolano, que incluye el asesinato del presidente Maduro.
En este artículo de Aporrea lo explican muy bien, con papel preponderante para la diputada María Corina Machado, verdadera líder interna de la conspiración.

Este vídeo también lo explica muy bien, exponiendo los correos electrónicos que lo prueban. Está claro que el “método Snowden” de interceptación de las telecomunicaciones también está funcionando en Venezuela, al igual que en Ucrania, para exponer a los conspiradores.
La presidenta brasileña ha sacado al ejército a la calle para asegurar el Mundial de fútbol, pero no estaría de más que denunciara el intento de golpe de estado, al igual que hacen los venezolanos.

Fuente: http://www.rafapal.com/

Anuncios
Minientrada

La muerte del narcotraficante y agente de la CIA, Barry Seal, encierra gran parte de la desagradable historia de las operaciones encubiertas estadounidenses en la segunda mitad del siglo XX. Seal, principal operador en el tráfico de cocaína en los 80, fue asesinado a balazos en 1986. Si Seal hubiera sacado a la luz el secreto mejor guardado: que el Gobierno estadounidense mueve más droga que todos los narcobarones latinoamericanos juntos, habría provocado la caída del Gobierno de Reagan-Bush.

 

Fuente: http://actualidad.rt.com/programas/desde_la_sombra/view/126710-sombra-e72-barry-seal-muerte-agente

 

Desde la sombra (E72). Barry Seal: La muerte de un agente

Reescribiendo la historia del Siglo XIX a la luz de la probada conspiración masónica: las batallas entre conservadores y liberales

 

A la luz de las informaciones publicadas  la pasada semana en esta web sobre la innegable dirección de las independencias de las colonias españolas en América por parte de la masonería, al servicio de la corona británica, es preciso reescribir la Historia del Siglo XIX tal y como nos la han contado.

-Primero de todo, no hubo tal “independencia” sino la absorción de la América de habla hispana por parte de la corona británica (Portugal ya era colonia británica, así pues, Brasil ya formaba parte de ella). Si los masones al servicio de la corona británica pasaron a la historia como “padres de las naciones hispanoamericanas”, entonces, hoy día, salvo algún gobierno nacionalista (Evo, Correa, Chávez ) siguen estándolo. Las muertes y golpes de estado a presidentes como Torrijos (Panamá), Perón (Argentina) o Roldós (Ecuador) fueron producto de ese mismo poder anglosajón (y la mano que, a su vez, los gobierna a ellos).

-Teniendo en cuenta que todos los “libertadores” se formaron en Europa (al igual que Mao o Pol Pot), está claro que fueron los masones quienes idearon este plan pero si cruzamos las fechas y el lugar en el que Miranda funda la logia “Lautaro”, germen de toda la  conspiración, podemos entender, de rebote, la historia de Europa del siglo XIX.

-Resulta que un militar hispanoargentino, apellidado San Martín, se afilia a esa logia ¡en Cádiz en 1811! El mismo lugar que un año después promulgaría la primera constitución “liberal” española y la base del Estado moderno que, como demostró Félix Rodrigo Mora, para lo que sirvió fue para derogar el derecho consuetudinario y la estructura ancestral comunitaria y escenificar el poder de lo que hoy conocemos como “El Gran Hermano”, la antítesis de la libertad. En la conocida como “La Pepa” colaboraron intelectuales (se entiende que masones) hispanoamericanos como el chileno Fernández de Leiva, el mejicano Miguel Ramos Arizpe, el peruano Vicente Morales Duárez y el ecuatoriano José Mejía Lequerica… ¡que más tarde forjarían las constituciones de sus respectivos países!

-Salta a la vista que todo fue un plan coordinado de la masonería y, dado que Napoleón Bonaparte y su hermano José (efímero rey de España) eran prominentes masones, lo lógico es pensar que Napoleón (consciente o inconscientemente) era parte de ese plan.

Porque, si echamos la vista atrás, recordamos que la Revolución Francesa fue obra de la secta Iluminati y de sus “hijos” jacobinos (izquierda) y girondinos (derecha), masones ambos, y Napoleón Bonaparte fue parte de los jacobinos, más tarde aupado como dictador e incluso emperador. A fin de cuentas, las continuas guerras que generó redundaron en la pérdida del poder de España, país que ocupó, y durante esa misma ocupación, Inglaterra organizó las revoluciones ya comentadas en la América hispana. Evidentemente, todo estaba coordinado, y la prueba está en que tanto San Martín como el traidor Rafael de Riego (a ver quién retira su himno) viajaron a Inglaterra para venderse a los ingleses.

Al igual que no haría un “descendiente de Napoleón” llamado Adolf Hitler, el corso no atacó territorio inglés, saliendo este país tremendamente beneficiado de la locura napoleónica, hasta el punto que se erigió en el poder referente después de que Napoleón fuera finalmente derrotado en esa batalla hábilmente manipulada por los Rothschild llamada Waterloo (1815) y mediante la cual se hicieron con el control del Banco de Inglaterra.

-Ahora, mi propuesta es la siguiente:

Al igual que Hitler, Napoleón fue otra marioneta en manos de la masonería judía que sirvió para desestabilizar el mapa europeo y destrozar la unidad de Hispanoamérica. ¡Qué casualidad que al mismo tiempo que se generaba la Constitución española de 1812, los mismos masones pergeñaban las “independencias de las colonias españolas en América”!

Como prueba de que todas esas realidades estaban manejadas por las mismas manos, echad un vistazo a lo que fue el siglo XIX a ambos lados del Atlántico: revoluciones y turno de partidos entre conservadores y liberales, las dos ramas masónicas emanadas de la “revolución francesa”, conocidos como “girondinos” y “jacobinos”. Casi calcado en España y América.

Ahí está la estupenda novela “Cien años de soledad”, de García Márquez, como prueba de que los masones que pergeñaron la independencia americana y el “nuevo régimen” en España eran los mismos y crearon la misma realidad.

PD: Los cadáveres de Juan Domingo Perón y su esposa Eva fueron profanados a la manera masónica. Leélo en Indymedia Argentina.

Fuente: http://www.rafapal.com/?p=24652

Relacionado:La “independencia de las colonias españolas” fue obra de Inglaterra: datos y pruebas documentales irrefutables

Los piratas y corsarios judíos… contado por los propios sefarditas

 

La “independencia de las colonias españolas” fue obra de Inglaterra: datos y pruebas documentales irrefutables

 

El vídeo que veréis a continuación a cargo del historiador argentino Julio González va a hacer volar por los aires la historia de América tal y como nos la habían contado.
Armado de una documentación irrefutable (con documentos hasta ahora secretos, extraídos de organismos oficiales), el historiador demuestra sin lugar a dudas que la independencia argentina fue en realidad una traición de unos vendidos a los agentes británicos que colapsó el comercio español, primero con los piratas (primitivos terroristas) y más tarde con el bloqueo al puerto de Cartagena de Indias y otros como el de Buenos Aires.
González nos regala algunas informaciones memorables en los primeros 20 minutos, como que la independencia de las colonias norteamericanas, hoy Estados Unidos, fue posible gracias al apoyo (y formación) de ¡España!
La venganza de Inglaterra fue patrocinar y dirigir la “independencia” de las provincias españolas en América por medio de su armada, aprovechando los años de la invasión napoleónica de España y la traición del general Riego al oro (judío) de Londres.
Únicamente le falta contar al venerable profesor la innegable participación de la masonería en todos estos sucesos.
Como digo, lo que cuenta este profesor da un vuelco completo a la historia, dado que está tan repleto de datos que resulta francamente irrefutable. A partir del minuto 20 se refiere más a Argentina, Uruguay y Paraguay, aunque podemos deducir que el modus operandi se repitió en el resto de países. Incluido el proceso de genocidio de los pueblos indígenas que al parecer ocurrió en este periodo revolucionario, a manos de los propios independentistas.
(Lástima la musiquita que les da por poner… ¡No hacía falta!).
A partir de aquí, podéis deducir quién sigue gobernando en cada uno de vuestros países.
PD: La “independencia de las colonias españolas” puede ser entendida a la perfección si pensáis en lo que ha ocurrido en estos últimos años en Siria o Libia, o actualmente en Ucrania, con esas revoluciones “prefabricadas” por los sionistas. El modus operandi es prácticamente el mismo.

 

Otro interesante artículo de rafapal sobre la independencia Argentina No diga “independencia argentina”, diga “independencia masónica” (O INGLESA!): VÍDEOS HISTÓRICOS

 

Fuente: http://www.rafapal.com/?p=24577

 

Desde la sombra (E56). Wall Street: La calle golpista

Es evidente que en América Latina el capital extranjero ha desempeñado un papel determinante en la conformación de las políticas económicas del Estado. Daniel Estulin, en entrevista con Michel Chossudovsky, director de Globalresearch.ca, afirma que esta situación ha sido posible como consecuencia de los gobiernos militares, por ejemplo en Chile y Argentina, y que estas políticas todavía están siendo aplicadas en detrimento de los trabajadores, las comunidades y los pueblos indígenas.

Fuente: http://actualidad.rt.com/programas

 

COLOMBIA – Tener una semilla es un delito: la nueva dictadura alimentaria

Por: Dharmadeva

Hace ya décadas estaba pronosticado que llegaría el momento en que tener una semilla sería un crimen. Parecía ciencia ficción imaginar que un campesino no podría guardar semillas para la próxima cosecha, como lo había venido haciendo por milenios. Sin embargo, es un hecho.

 

Después de la firma del TLC con los Estados Unidos y de la expedición de normas como la Resolución 970 del ICA, la Policía Nacional, siguiendo las instrucciones de los funcionarios del ramo azuzados por las multinacionales dueñas de las semillas, ha comenzado a maltratar a campesinos y agricultores, a arrojar toneladas de comida al basurero y a penalizar a quienes no sirvan los intereses de los nuevos dictadores de la alimentación. El documental de Victoria Solano en youtube, que me impulsó a escribir esta columna, es una denuncia aterradora. Si el campesino enfrenta el monopolio de las corporaciones y guarda sus semillas «patentadas», se va para la cárcel o paga enormes multas. Estamos en las manos de las multinacionales y de lo que quieran meternos a la boca, a los precios que quieran.

Nuestros dirigentes, ciegos codiciosos, optaron por proteger una docena de semillas extranjeras genéticamente modificadas antes que proteger el patrimonio de miles de semillas que habían sido descubiertas o adaptadas y amadas por siglos en América. Y nunca les contaron a los campesinos que esto les sucedería a menos de un año de la firma del TLC, ni los prepararon para la catástrofe.

Y después pretendemos que haya paz en un país que deja a sus cultivadores en la inopia. Un exembajador con rabo de paja se atreve a decir que «Hay actores que sueñan con una Colombia sujeta a un modelo económico arcaico que impondría restricciones que limitarían severamente el desarrollo agropecuario». Ese modelo “arcaico”, sin embargo, ha logrado en la historia de la agricultura cientos de miles de semillas que los neoliberales querrían convertir en tres o cuatro: maíz de los matones de Monsanto, arroz, algodón y soya de Syngenta o Dupont. Con estas simientes y sus inseparables agrotóxicos, quisieran sembrar sus tierras de la altillanura, como le está pasando a la «República Unida de la Soja» en el Cono Sur. Nunca la humanidad había arrojado al agua y a las tierras tantos venenos juntos, ni deforestado así las selvas en nombre del “desarrollo agropecuario”.

Y esta sacrílega manera de patentar la vida se escuda en la mentira que nos venden de la seguridad alimentaria. Los medios se encargan de seguir diciendo que las nuevas semillas «mejoradas» dan más rendimiento y podrán alimentar a la creciente población del mundo. Pero estudiando la revolución verde vemos que la aseveración es falsa y hay granjas de agroecología que demuestran que rinden más las semillas colectivas logradas a pulso por los conocedores de la tierra y sus frutos en milenios de trabajo con la tierra, que las semillas privadas de los nuevos dictadores. ¡Hay que pelear de nuevo por las semillas libres!

http://www.elespectador.com/opinion/tener-una-semilla-un-delito-nueva-dictadura-alimentaria-columna-439703

Visto en :  Armak de Odelot

ÖOOOOoooo….