Terrorismo en Luxemburgo (Stay Behind, CIA, OTAN)

Fuente: Melvecs V

Relacionado:

Stay Behind

GLADIO-El ejército secreto de la OTAN (Canal Historia)

 

 

 

Anuncios
Minientrada

 

Ya Rothschild se adjudicó el control de la tesorería del Vaticano hacia 1850 (junto a sus jesuitas). Mucho ha llovido desde entonces aunque siempre en el mismo lugar.

De mientras, el Vaticano (que no la iglesia de los fieles, los que tienen el don de la fe en algo) ha seguido respondiendo a los avatares de las premisas impuestas por la usura. O sea de nuestros amos. Los de siempre.

Tema delicado es éste, como el cancer y el sida, temas que afectan a miles de millones en extremo y, ante lo cual uno debe ser en extremo cuidadoso, precisamente por los afectados.

Y es que lo son.

Vaticano, cuadruplicando beneficios en 2012, según auditoría reciente propia y descarada, a pesar de la pedofília hacia los creyentes, mientras sus acólitos (los más desfavorecidos) siguen pasándolas putas en aras de la venida de un salvador, que no vendrá precisamente por él (el Vaticano)

De reciente creación, 1500 años, lo tenemos aquí, dispuesto a putear nuestros más íntimos anhelos y pretensiones en aras de sus propios intereses, los de ellos y para nada los nuestros.

Vaticano, la espada de damocles de los fieles que tienen un don que nunca tuvieron ellos (los del Vaticano), exterminados por él, sojuzgados, quemados y reducidos a la mínima expresión del ser humano.

Pero no nos engañemos. Es propósito de ellos exterminar ese anhelo, esa creencia junto a la del Islám también sagrado, a fín de desorientar completamente a ese creyente ancestral, Sagrado és, pues és humano.

Así como Jesús fue usado políticamente para crear “el reino de los creyentes” hacia la consecución del “Gran Israel” también lo fue Mohamed (la vía Sufi) 500 años antes para, vía Islám, crear otra ilusión acerca de esa fe que es la misma en todos lados.

Pero ahora ya les sobra. Una vez que hemos o han creado, los creyentes, su realidad (pues ese es nuestro poder) ahora ya les sobra.

Pike ya lo dijo, destruir el cristianismo, el Islám y aún el sionismo, ateos y nihilistas incluidos, para una vez realizado esto proclamar el advenimiento demente de su Lucifer.

Prácticamente ya lo han conseguido.

Banco del Vaticano (IOR) “rescatado” ya como paises al uso como España, por ejemplo, y que defenestra a Ratzinguer, al igual que a Papandreu, y pone en su lugar a Francisco (vía Ernest Von Freyberg) , al igual que a Monti (Goldman Sachs) en Italia y mediante ejecutores como la auditoría Ernst and Young y el Promotory Financial Group. Ahora, sobre el final de diciembre, se anunció que se integra al pelotón de banqueros “controladores” otra de las mayores consultoras del planeta: la KPMG.

Días atrás, una de las órdenes más reaccionarias de la Iglesia, el Opus Dei, llamó a darle todo el apoyo a Francisco. Poco antes lo había hecho otra orden del mismo tenor, Comunidad y Liberación. Así estamos con el Papa “revolucionario”.

Hasta que no me saquen a Francisco de toda esta ralea cuestionaré, y mucho, sus palabras y mensajes, que calan y muy hondo en el común, aunque todo me dice, mirando bajo el cedazo de esas palabras rompedoras, que todo esto es pura cosmética al servicio de intereses más profundos y de siempre, y destinados a vestir en lenguaje común el mismo tipo de transformación que está sufriendo el resto de ese común, que dejará todo igual, aunque refundado bajo los intereses de ellos, los de siempre.

Y es que nada se escapa a tito, salvo la Presencia, nuestra “Presencia”.

De mientras Rotshchild se apresta a destruir Arabia Saudí (Volvogrado), su propia Israel (via Iran, como restos que son de su anterior dominio, pues ahora ya tiene a Rusia y aún a China bajo sus ordenes y por tanto a “resto mundo” mal que les pese a unos.

La Patagonia Argentina y Chilena esperan a sus ocupantes, del nuevo “Gran Israel”, aunque uno se pregunta para qué coño les hace falta si ya dominan todo el orbe potencial de hidrocarburos y minas via Ártico, Canadá, Australia y Malvinas y aún otros (que se lo pregunten, hablando de actualidad a la República Centroafricana, a Mali, a la eterna Sudáfrica, a Venezuela, a Brasil, a México (Rosneft), a Europa y Asia Oriental (Gazprom), el dominio absoluto de la Antártida, el gran tapado)

Y todo en aras de refrendar el dominio absoluto de ellos, mientras perdemos los demás, miserablemente, el tiempo siguiéndoles la pista. Y es que ya lo dice el maestro Bush padre:

“Es que nosotros somos ya un imperio y cuando actuamos creamos nuestra propia realidad. Y mientras usteden estudian eso, juiciosamente si gustan, nosotros actuaremos de nuevo, creando nuestras propias realidades, las que pueden ustedes estudiar también: así son las cosas. Nosotros somos actores de la Historia, a todos ustedes sólo les queda estudiar lo que hacemos”.

Pecho, vientre y cabeza, señores.

Recomponerlos, recomponer al guerrero que sea capaz de luchar con la oscuridad de tú a tú y a través de generaciones y sin prisas. Están, de esa manera, ya vencidos. Y en un instante, pues son humo frente a nosotros.

Se llaman ARIOS, tienen nombre y apellidos y viven de nuestra ignorancia, producto de lo que nos esconden, nuestra propia naturaleza.

Esto es solo un ardid de los muy listos pero no humanos.

Solo nosotros heredamos esta tierra como inquilinos. Ellos son los verdaderos “okupas”. Hay que hecharlos a ellos de sus casas “okupadas”, a ningún otro, como ahora ellos hacen y una y otra vez.

Que no nos dejen, en este sentido, sin Iglesia, sin Corán, sin Induismo, sin Sufismo, ateísmo y nihilismo y aún sin otros igualmente importantes.

Ellos los crearon como ismos, y nosotros los hicimos realidad, y se les escapó de las manos pues no contaban con La Presencia, que hace realidad lo que hace realidad al ser humano. Somos producto de ellos pero el producto se les ha escapado fuera de control pues no conocen nada de nuestra naturaleza y aún de la suya.

Están vencidos antes de hora.

Solo nos hace falta darnos cuenta.

Sencillo.

Aquí sendos artículos acerca del Vaticano:

1.-

Revelaciones sobre el rescate del Vaticano comandado por el gran capital

Ni dios ni el diablo. Lo que impulsó al Papa a cambiar las cosas en el Banco del Vaticano (IOR) fue la irresistible presión del Deutsche Bank, actuando en yunta con los yanquis del JP Morgan. Ambos jugaron un rol clave para imponer una suerte de intervención sobre el mentado IOR, envuelto en los crímenes más diversos y no sólo financieros. El dato acaba de ser revelado por el diario más importante del capital financiero, el Financial Times.

El informe de marras, divulgado días antes de las fiestas, puso de relieve que los banqueros alemanes dejaron prácticamente fuera de juego al IOR en enero pasado, al suspender servicios de asistencia financiera que provocaron de hecho una interrupción de sus operaciones. Una medida sin precedentes, que provocó un “shock” en el Vaticano al punto de paralizar toda su operatoria económica, según puntualiza el medio inglés. Y algo más, si se tiene en cuenta la renuncia de Ratzinger y la operación de emergencia que llevó a Bergoglio a la jefatura de la Iglesia.

No había pasado un mes del flamante reinado de Francesco, cuando en abril fue eyectado de su puesto el presidente del “Banco de Dios” -Ettore Gotti Tedeschi-, en medio de un escándalo sobre las disputas por el manejo delictivo de la institución por parte de los clanes rivales del alto clero italiano. Se ve que la mano del Deutsche Bank se había movido con rapidez: al frente del IOR fue colocado un poderoso aristócrata y banquero… alemán, Ernest Von Freyberg.

La alusión del Financial Times al papel protagónico que tuvo en este tumultuoso proceso el JP Morgan tiene su interés, porque el episcopado norteamericano fue uno de los grandes electores de don Francisco. No sólo esto: para el llamado saneamiento de las finanzas vaticanas fueron convocadas poderosas consultoras financieras… norteamericanas: la auditoría Ernst and Young y el Promotory Financial Group. Ahora, sobre el final de diciembre, se anunció que se integra al pelotón de banqueros “controladores” otra de las mayores consultoras del planeta: la KPMG.

Lo que plantea todo esto es que la gran banca, capitaneada por el Deutsche Bank, se abocó a una verdadera operación de “bail out” (rescate, en inglés) del Vaticano, en línea con el panorama de crisis que recorre de conjunto al capitalismo mundial. Sin demasiadas vueltas, los banqueros teutones plantearon que, frente a las reestructuraciones bancarias que se vienen en la vieja Europa, la puesta en caja del IOR era impostergable. El Vaticano y sus negocios son parte de la bancarrota general.

Los hombres de la banca ya han cerrado centenares de cuentas del IOR, sospechosas por sus vínculos con el lavado de dinero, la mafia y el narcotráfico. Por supuesto, en todo esto se guarda el “secreto” profesional y se aseguran los negocios que corresponden. Banqueros y hombres de sotana saben que los trapos sucios se lavan en casa.

La operación de rescate del Vaticano operó sobre el filo de la navaja. La descomposición en la cúpula de la Iglesia había llegado a tal punto que, como recuerda un suplemento especial de La Nación de este 22 de diciembre, “la Iglesia se encaminaba al suicidio”, tornando imprescindible la novedad de un “reformador”. Bergoglio, el Deutsche Bank y el JP Morgan abordaron, entonces, un rescate impostergable. Al modo inglés, la revista Time, que designó a Bergoglio “el hombre del año”, sintetizó: “Sin cambiar la letra, logró cambiar la música”. Gatopardismo, dicen los italianos, como recordamos alguna nota en estas páginas.

Los “bail out” de la gran banca no han logrado sacar al capitalismo del marasmo. Tampoco el del Vaticano sacará a la Iglesia de su pantano histórico, que es, asimismo, el del capital. Días atrás, una de las órdenes más reaccionarias de la Iglesia, el Opus Dei, llamó a darle todo el apoyo a Francisco. Poco antes lo había hecho otra orden del mismo tenor, Comunidad y Liberación. Así estamos con el Papa “revolucionario”.

FUENTE: ARGENPRESS

2.-

El papa pecador

 

El Papa Francisco, ayer, durante la audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro./ Clauidio Peri (Efe)

El Papa Francisco, ayer, día 25, durante la audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro./ Clauidio Peri (Efe)

Mi hija acaba de empezar primero de la ESO en un colegio concertado de Talavera de la Reina. Está en clase con otros 25 chavales. Cuando comenzó el curso, hace poco más de una semana, solo tres se habían apuntado a Religión. Pues nueve días después ya se han dado de baja los tres. Ni un solo alumno asiste a Religión. Parece que las últimas palabras del papa Francisco, de corte claramente progresista, han causado un profundo efecto entre los ciudadanos, que se toman muy en serio esta  rauda y eficaz modernización de la iglesia católica.

No es para menos. Y es que el papa tiene los santos cojones, que diría uno de mi pueblo, de sugerir en una entrevista que está dirigiendo la organización equivocada: “Jamás he sido de derechas”, aseguró a “La Civiltà Cattolica”, una publicación de la Compañía de Jesús.

¿Jamás he sido de derechas? Imagino que nada más despedirse del periodista el santo padre, que presume de pecador e indisciplinado, buscaría un cura de guardia para confesar la mentirijilla. De no ser así, debería haber presentado la dimisión: me temo que no se puede liderar la organización más de derechas del planeta desde otra posición geográfica. Y es que últimamente el Papa habla y habla, en un alarde de verborrea sin precedentes: “Que el poder del mal penetre en el mundo interior de la fe es para nosotros un sufrimiento”, afirmó el martes, en unas declaraciones sobre la pederastia que hubiera firmado el mismísimo Darth Vader.

Francisco va demasiado rápido. Tiene prisa: el chiringuito se derrumba, no hay tiempo para medias tintas, nunca fui de derechas, jamás encubrí la pederastia, existió el Holocausto, es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia… Todo sirve, en este tsunami de declaraciones sorprendentes e innovadoras. “Si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad, quién soy yo para juzgarla”, asegura Francisco. Otra cosa es que el gay en cuestión no busque al Señor y tenga la voluntad torcida, y sea entonces un pedazo de maricón.

Las reformas verdaderas, las que se basan en hechos y no en aspavientos, requieren un tiempo del que la Iglesia no dispone. El lavado de cara que han encargado a Francisco tiene que ir a toda mecha, y va desde los gestos de humildad y sencillez más obvios a conducir un cuatro latas del 84 por las calles del Vaticano. Vaya por dios, ¡otro campechano! Apenas gestos, insisto. Puro marketing. Es demasiado pronto para ser optimistas. No se pueden borrar en apenas seis meses 2.000 años de abusos, mentiras, corrupción y atrocidades. 2.000 años dedicados a acumular poder, tanto económico como político, a ocultar asesinos y pederastas, apadrinar dictaduras y adoctrinar “en nombre de dios” a los más débiles y sugestionables.

Me temo que algo más que declaraciones efectistas, ajenas quizá al voto de obediencia, deberá hacer el papa Francisco para que los compañeros de mi hija regresen a clase de Religión.

FUENTE: CUARTO PODER

Visto en: https://quienestadetras.wordpress.com/

Relacionado:

El Peor Enemigo, quien controla y dirige el Nuevo Orden Mundial

LA CONSPIRACION DE LA CRISIS

Los Rothschild y los Bancos Centrales.

THE ARRIVAL – LA LLEGADA (De imprescindible visionado)

Comentarios nefastos de pedófilos, misóginos y otras joyitas psicopáticas dentro de la Iglesia Católica

¿Por qué los Illuminati se esconden a plena vista?

La entrevista a Karen Hudes (Banco Mundial) denunciando a los Annunaki, en castellano

 

LAS GUERRAS DE ROTHSCHILD (XII): El control absoluto del VATICANO. FRANCISCO, Deutshche Bank y J. P. MORGAN (ROTHSCHILD)

¿Se prepara el ejército USA para el crack del dólar? (Documental de Casey Research)

 

Hace sólo unos días os decía que el actual gobierno de la corporación United States of América no va a renunciar a su tutoría sobre las instituciones financieras internacionales (Banco Mundial, FMI, BIS) ni aún cuando la propia comunidad internacional se lo exija, por lo que habría que esperar dos años a que el BRICS tenga preparadas las redes para montar un sistema de pagos paralelo.
Sin embargo, hay una posibilidad que aceleraría ese proceso: el crack del dólar.
En ese caso, el ejército de los Estados Unidos por América (verdadero nombre de ese país) estaría legitimado a tomar el Poder, dado que se produciría una bancarrota y pondría en peligro al propio país.
Esa posibilidad está contemplada (y seguida) tanto por el ejército USA como por la OTAN, a juzgar por las declaraciones del editor de la más importante revista del sector militar canadiense, que aparece en el documental “The meltdown of América” (El crack de EE.UU), financiado por el analista Casey, que es un libertario seguidor de Ron Paul y cuyo tráiler podéis ver más abajo y, entero, pinchando en este link.
El documental compara la situación actual de los Estados Unidos con lo que sucedió en Yugoslavia, Zimbabue y Argentina en las últimas décadas y viene a preparar psicológicamente a la población para una eventual intervención del ejército.
Me ha resultado tremendamente curioso que el documental describa al milímetro los pasos dados por China y Rusia con sus respectivas divisas cuando el vídeo ha sido publicado hace sólo ¡tres días! y, dado que se han realizado entrevistas en diferentes países, ha debido ser realizado hace ya varios meses.
¿Qué estoy tratando de sugerir?
Como os vengo contando desde hace años, existe una comunicación entre las cúpulas militares USA y de Rusia, dentro de los acuerdos de colaboración entre la OTAN y el gigante euroasiático firmados tras la caída del comunismo, y que la crisis de Ucrania ha dañado, como contaba el otro día el influyente general Ivashov en RT.
Si recordáis esa entrevista, Ivashov reducía la importancia de la colaboración entre la OTAN y Rusia pero dejaba claro que a lo largo de estos años se han estado entrevistando ¡como colaboradores! por lo que se han generado unos vínculos amistosos entre ambas cúpulas militares que, a mi juicio, servirán para sincronizar el anunciado crack del dólar con el emerger del nuevo sistema monetario.
Si no me equivoco, la publicación de este vídeo de facturación absolutamente profesional ha sido sincronizada con los recientes anuncios de China y Rusia sobre el abandono del patrón-dólar, y forma parte de la preparación psicológica de la ciudadanía estadounidense para aceptar un gobierno de transición tutelado por el ejército cuando la Reserva Federal se declare en bancarrota y deje de emitir el dólar. El hecho de que su productor sea un seguidor de Ron Paul, y sobre todo, las declaraciones del periodista canadiense del ámbito militar sobre que la OTAN está preparada para actuar en caso del crack del dólar, me invitan a pensar en que veremos movimientos en este sentido en las próximas semanas.
En ese caso, la OTAN cambiaría radicalmente su tradicional papel dañino y se convertiría en garante de la transición a un sistema monetario justo, no sólo en Estados Unidos, sino en Canadá, Francia, Gran Bretaña, Italia, Portugal, España…
Como digo, si estoy en lo cierto, veremos noticias en esta dirección en las próximas semanas.
PD. Tom Heneghan está anunciando, por su parte, que China está a punto de vivir un crack financiero que arrastrará a la banca londinense.

Fuente: http://www.rafapal.com/?p=25796

Relacionado:

Los países del FMI en pleno exigieron a USA renunciar a su derecho de veto (según Fulford)

¿Rusia y China ya tienen lista la tumba del dólar? Gazprom quiere colocar eurobonos en yuanes

 

 

“La UE es el Cuarto Reich, el sueño de Hitler”

“La UE es el Cuarto Reich, el sueño de Hitler” Un nuevo libro titulado ‘La Unión Europea: la verdad sobre el Cuarto Reich. Cómo ganó Hitler la Segunda Guerra Mundial’ dice que una moneda única, un mercado común e incluso el nombre Estados Unidos de Europa son conceptos que idearon los nazis.

En la tienda digital Amazon Kindle se ha puesto a la venta un polémico libro titulado ‘La Unión Europea: la verdad sobre el Cuarto Reich. Cómo ganó Hitler la Segunda Guerra Mundial‘. Los autores, Daniel J. Beddowes y Falvio Cipollini., presentan en la obra sus innovadoras opiniones sobre los orígenes de la UE y su función.Los escritores se preguntan “¿Qué es la UE, a quién beneficia realmente? La respuesta es, sin duda alguna, a Alemania”.

Analizando el resultado de la Segunda Guerra Mundial, aseguran que “aunque creemos que la ganamos, en realidad perdimos”. “Consideramos que es obvio que actualmente vivimos en el Cuarto Reich.”

Los autores llegan a afirmar que “los que apoyan la idea de la UE apoyan la política de los nazis”.

En el capítulo titulado ‘La UE fue creada por los nazis’, afirman que Walther Funk, presidente del Reichsbank y ministro de Economía del Reich, predijo la aparición de una unión económica europea. Hay que destacar que Funk fue uno de los principales consejeros de Hitler.

Según el libro, “los nazis querían eliminar la confusión que suponía una Europa compuesta de pequeñas naciones y su plan era muy simple, el sueño de Hitler era la UE”.

Beddowes y Cipollini subrayan que “los aliados adoptaron la principal idea de Hitler”, que incluía planes económicos para la creación de una unión basada en la federación.

Destacan que el primer ministro conservador británico, Edward Heath, en 1973 recibió 35.000 libras cuando el Reino Unido entró en la Comunidad Económica Europea y el ministro de propaganda de la Alemania nacionalsocialista, Joseph Goebbels, estaba orgulloso de que la cadena BBC apoyara la idea de la UE.

“No podemos encontrar ninguna diferencia entre el proyecto de Hitler de unos Estados Unidos de Europa con Alemania al timón y la Unión Europea actual”, manifiestan los autores.

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/125729-ue-idea-hitler-reich

 Relacionado: 

Desde la sombra (E29): Los legados del Tercer Reich

La verdadera Unión Europea

EL HOLOCAUSTO SILENCIADO… DE ALEMANES

 

“¿Mamá, cuándo llegamos?”: retomando el camino hacia el nuevo sistema monetario/ Salbuchi explicando el papel de Rusia en la actualidad

Pues sí: como yo, muchos os debéis estar preguntando cada x semanas cuánto queda para la instauración del nuevo sistema monetario, tal y como hacíamos cuando salíamos con la familia de viaje cuando éramos niños: “mamá, ¿cuándo llegamos?”.

Hace unos días, Rusia Today nos echó un jarro de agua fría al afirmar que el BRICS había llegado a un acuerdo para poner en marcha su Banco para el Desarrollo (y, se entiende que las demás instituciones que harían la competencia al FMI, Banco Mundial y BIS)… ¡Para el 2015!
O sea: el año que viene, cosa que ya dijeron el pasado.
La buena noticia es que en la última reunión del FMI todos los países se unieron para exigirle a los Estados Unidos de América que renunciara a su derecho de veto en esta organización o, lo que es lo mismo, a monopolizar el poder de la toma de decisiones. Una rebelión en toda la regla.
La respuesta del BRICS a la negativa de las autoridades sionistas de los Estados Unidos fue que van a dar los pasos para montar un sistema monetario paralelo cuyos primeros pasos los hemos visto ya proclamar en las últimas semanas en torno al rublo y el yang como monedas de referencia en el intercambio de recursos energéticos.
Sin duda que la batalla por Ucrania está siendo una de las pataletas de los sionistas-OTAN para resistirse a la victoria del eje eurasiático en representación de la Humanidad. Aunque todavía va a haber muchos altercados allí, a día de hoy, la posición de Rusia parece reforzada y la de la Unión Europea y la OTAN, disminuida.
La destitución del hombre fuerte de Arabia Saudita, el maléfico Bandar Bin Sultán, ha sido otra prueba de que las cosas están cambiando deprisa; las cada vez más claras derrotas de la OTAN en Siria (expulsión de los mercenarios) y en Libia (donde no consiguen tener un gobierno que dure más de un mes) son las claras escenificaciones de este cambio de polaridad en el Planeta.
Sin embargo, el esperado cambio no llega.
¿De qué depende?
Si volvemos a echar un vistazo al tablero geopolítico mundial, nos daremos cuenta de que ya, prácticamente, sólo el Reino Unido y Estados Unidos (al comando de la OTAN) parecen resistirse al ansiado cambio, pues Alemania parece ya entregada a los brazos de Rusia y Francia carece de un gobierno fuerte como para tener peso en la escena internacional.
A este respecto, he de recordar las recientísimas (y consecutivas) visitas de los máximos mandatarios británico y estadounidense, la Reina Isabel y Obama, al Vaticano, donde se encontraron con el Papa jesuita argentino, Francisco.
Demasiado sincrónico para que pueda ser casualidad. Si las afirmaciones de la ex Banco Mundial Karen Hudes, es en el Vaticano donde reside el poder último del sistema monetario, así pues, si Francisco es de los buenos, debería haber puesto tanto a Obama como a la Reina Isabel, firmes; y si es de los malos… Lo veríamos pronto, también.
Por otro lado, el eterno aspirante a rey de Inglaterra, Carlos, se hizo judío hace pocas fechas, lo que evidentemente, tampoco puede ser por casualidad.
Lo que está claro es que, si el BRICS no ha dado el golpe todavía, es porque no se puede cambiar de sistema monetario sin la colaboración del gobierno USA, en tanto en cuanto el Tesoro debería asumir la bancarrota de la Reserva Federal y, de no hacerlo así, se generaría un importantísimo caos en esa transición al nuevo mundo que… podría echarlo al traste. De ahí que la presencia de un presidente sionista en Estados Unidos imposibilita ese cambio, y abocaría al Ejército USA a derrocarlo, con los problemas de índole de seguridad que ello podría originar.
En el Reino Unido, el problema se complica todavía más por la existencia de una institución tan antigua como la monarquía, por lo que debería producirse una abdicación, saltándose al príncipe Carlos, que ya ha dado pruebas sobre de parte de quién está.
Los hijos de Lady Di serían los indicados, entonces…
Dado que la batalla por Ucrania galvaniza el tablero geopolítico actual, os recomiendo este programa de los analistas argentinos Adrián Salbuchi y Enrique Romero, repasando la situación mundial a mediados de abril del 2014.
Pero antes, os insto a visionar también esta entrevista de Rusia Today a uno de los principales analistas geopolíticos rusos, el general Ivashov: ofrece la visión rusa sobre los hechos acontecidos en Ucrania. ¡En el minuto 18 explica cómo se planificó la conspiración para generar la guerra de Yugoslavia, con la participación de la iglesia católica! El papel de la religión a la hora de llevar a la gente a la guerra está siendo importante en Ucrania, también.

Fuente: http://www.rafapal.com/?p=25754#more-25754

 

La verdadera Unión Europea

Sobre la génesis de posguerra La Unión Europea se creó después de 1945 por motivos y propósitos dispares que coincidieron en su común interés en la integración de las naciones. El más simpático de todos esos propósitos fue el encarnado por un personaje llamado Jean Monnet, así como toda una serie de europeos visionarios, pragmáticos e idealistas, que ante el panorama aún humeante del desastre bélico reflexionaron y proyectaron una Europa interdependiente y federalizante que remediara la crónica pelea continental (1). 

© Desconocido

Monnet nació en un medio de origen campesino de la región de Cognac. Su familia comerciaba con el renombrado producto que lleva el nombre de la región. Su primer cosmopolitismo se forjó en la venta de cognac en el mundo anglosajón. Mas tarde fue ejecutivo de empresas multinacionales en los años treinta, residió en Shanghai y se movía como pez en el agua en Washington, Londres y Roma. Desde el mundo de los negocios conoció personalmente a Roosvelt, a los hermanos Dulles, a Dean Acheson, William Harriman, Henry Morgenthau, George Marshall, etc.; los jefes de lo que luego sería la CIA, los secretarios de Estado, de comercio de Defensa de Estados Unidos de aquella época. Es decir: a prácticamente todos los personajes que luego diseñaron la estrategia americana de posguerra.

Por todo eso y por su independencia fue, a pesar de su papel en la administración comercial de la Francia libre, un hombre que tuvo un encaje difícil en el gaullismo; en Francia se le solía considerar un peón de los americanos. Desde la izquierda se recelaba de su red capitalista de contactos… Pero Monnet era un patriota francés y un hombre independiente y abierto, que mantuvo excelentes relaciones con la sindical CGT, completamente desinteresado en la guerra fría y en un enfrentamiento con el Este, y que creía en una Europa regenerada.

En el verano de 1943, poco después de Stalingrado y durante la batalla de Kursk, los dos combates que decidieron la II Guerra Mundial en Europa, Monnet era el encargado del suministro militar para las fuerzas francesas libres y vivía en Argel. Ahí se le vio barruntando ante un mapa la posibilidad de crear un nuevo estado tapón entre Francia y Alemania, una especie de Lotaringia, decía, que impidiera la pelea entre ambos estados. Ese fue el ámbito geográfico de la Unión del Carbón y del Acero (1950). (2)

Pero más allá de este simpático y visionario propósito, existían en la segunda mitad de los años 40, otros motivos para la integración europea sin los cuales la visión de la gente como Monnet se habría quedado en un “soñar tortillas”, como dicen los catalanes. Estos otros motivos eran los siguientes:

  1. Desde Francia: la necesidad estratégico-militar de contener a Alemania.
  2. Desde la media Alemania, ocupada y sometida: la idea de que una integración era la única forma de abrir una perspectiva de futura reunificación nacional y soberanía aceptada por los demás. Y…
  3. Desde la influencia dominante de Estados Unidos: la voluntad de organizar un fuerte bloque europeo occidental para la guerra contra la URSS y su bloque.

Todos esos diversos propósitos tenían como denominador común el hecho, de que no eran realizables sin una Europa Occidental próspera y estable. Potenciar eso interesaba a cada uno de los cuatro propósitos, y era la integración y la interdependencia prevista por la gente como Monnet la que aportaba la solución concreta; primero unión de carbón y del acero y luego cada vez más…

Por todo ello Hobsbawn concluye que la integración europea es creada, “tanto por los Estados Unidos como en contra de ellos”. Ilustra, dice, “la fuerza del miedo que mantenía unida a la alianza antisoviética”: miedo a la URSS, pero también miedo de Francia a Alemania, de Alemania a una condena eterna a la falta de soberanía, y miedo de ambos a Estados Unidos, a la certeza de que Washington ponía siempre su propia agenda por delante de los intereses de sus aliados europeos.

El resultado de ese intríngulis fue una integración europea completamente sometida a los intereses de Estados Unidos en cuanto a política internacional y de defensa a través de la OTAN (certeramente definida por De Gaulle como la, “expresión del dominio de Washington sobre el continente”), pero con ciertos niveles de autonomía y soberanía en los planes económico-políticos, niveles que fueron lógicamente aumentando conforme pasaban las décadas. A partir de los setenta, con Kissinger y Nixon, se detectan, dentro de esos niveles de autonomía rodeados de vasallaje, los primeros recelos americanos de competencia estratégica hoy perfectamente consolidados (Boeing/Airbus, Galileo/GPS, Euro/dolar), y visibles en la actual amalgama de vasallaje y competencia que la UE y EE.UU mantienen.

Sobre el desencanto

Desde que en Europa hay crisis el proyecto europeo, que gozaba de un consenso automático-inercial pese a ser un asunto de élites desde su inicio, atraviesa un manifiesto desencanto. En enero, una encuesta de Gallup realizada en los 28 miembros daba un 45% de ciudadanos opuestos a la actual política de Bruselas/Berlín. La caldera que alimenta este desencanto tiene varios combustibles obvios:

  • La desposesión de considerables sectores sociales por el desmonte del Estado social, mientras la minoría más favorecida se enriquece: la idea de oligarquía y del 99% manejada por el Occupy.
  • La ausencia de perspectivas de futuro para la juventud instruida, en principio el sector más proclive a la acción en un continente anciano.
  • La evidencia de que la soberanía nacional ha desaparecido en beneficio de centros de decisión exteriores incontrolables, y que por tanto la democracia de baja intensidad de los estados-nación retrocede aún más para convertirse en algo ya completamente hueco.
  • La creciente sensación, sobre todo en los países endeudados, de que la Unión Europea es un régimen autoritario dispuesto a suspender los procedimientos democráticos invocando urgencias económico-financieras que permiten echar a jefes de gobierno, cambiar constituciones acorazadas en 24 horas, nombrar a tecnócratas al frente de países o ignorar referéndums; la “democracia conforme al mercado” definida por Merkel.

Todos estos factores de malestar abren un horizonte de acción y protesta que parece que van a ir a más, con desagües tanto por la derecha como por la izquierda. En Grecia, el país socialmente más activo hasta ahora, vemos ambas cosas (3).

Sin la promesa de prosperidad el proyecto europeo que antes contaba con un consenso pasivo se convierte cada vez más en una pregunta: ¿Para qué necesitamos el euro, la UE? En ese contexto se afirma un nuevo discurso de legitimación de la UE.

Sobre la nueva legitimación de la UE

La legitimación tradicional (además de la desaparecida promesa de prosperidad) fue la idea fundacional de la UE como “garantía de paz”: 68 años de paz desde 1945. Sobre ella, tres puntualizaciones críticas:

  1. Sin restar valor al impulso de ciertos padres fundadores preocupados por la paz entre países europeos, hay que decir que en los años cincuenta no había peligro de guerra entre Francia y Alemania: el peligro de guerra real era entre el Este y el Oeste. Y a ese peligro la integración europea contribuía. En cierta forma el vector principal de la integración europea era una consecuencia de la creación de la OTAN (1949), del propósito general americano de contención contra el bloque del Este. Así que esos “68 años de paz” incluyen casi medio siglo (1945-1989) que fue una época tutelada por dos superpotencias en tensión nuclear, es decir una paz bajo vigilancia y presidida por un factor, el de la destrucción masiva, que representa el escalón superior de la más destructiva estupidez humana.
  2. La etiqueta del “gran periodo de paz de 68 años” deja fuera a los Balcanes: En Yugoslavia ha habido una cruda guerra europea, con participación de las grandes potencias, cambios de fronteras, etc. (4).
  3. Y, (fundamental de cara al futuro y a la nueva legitimación): Los componentes de esa Europa en paz que comienza su integración en la posguerra eran países que hacían la guerra fuera de las fronteras europeas: Francia en Argelia (1954-1962) e Indochina (1945-1954). Holanda en Indonesia (1945-1949). Bélgica en el Congo. Francia e Inglaterra con la intervención en Suez de 1956. Veamos algunos datos sobre todo ello:
  • Francia tenía un imperio colonial veinte veces su territorio metropolitano con una población de 100 millones. Las relaciones en ese espacio colonial no eran muy diferentes de las que la metrópoli había vivido con la ocupación alemana: El 8 de mayo de 1945, el mismo día de la capitulación alemana, en la ciudad argelina de Setif, el ejército francés ametralló a la multitud argelina que celebraba la victoria enarbolando una bandera argelina. Murieron 1500 argelinos, según fuentes oficiales francesas, muchos miles según fuentes argelinas. En noviembre de 1946 tres barcos franceses bombardearon la ciudad de Haiphong (el puerto de Hanoi), matando a 6000 personas en represalia por un incidente aduanero. Los Oradour sur Glane (esa localidad francesa cuya población fue pasada por las armas al completo por los alemanes en represalia por un atentado), no solo se cuentan por decenas en Bielorrusia y Grecia durante la segunda guerra mundial, sino también en el espacio colonial de Francia después de esa guerra.
  • En sus “Indias Orientales”, la diminuta Holanda dominaba un territorio semejante en superficie a la Europa Occidental. En 1946 y 1947 el ejército colonial realizó masacres como las de Sulawesi y Rawagede, en Java Occidental, en las que murieron 430 niños y jóvenes.
  • Bélgica dominaba el inmenso Congo y Ruanda/Burundi y organizaba allí independencias coloniales con los métodos correspondientes, ilustrados por la serie Lumumba, Tsombé y Mobutu.
  • A eso podemos sumar los casos de otros países que luego fueron miembros de la UE y ya lo eran entonces de la OTAN: Portugal, miembro cofundador de la OTAN en 1949 (ingresó en la UE en 1986), luchaba en Angola, Guinea-Bisáu y Mozambique entre los años 1961 y 1975. Inglaterra y su Commonwealth, que controlaba en la posguerra una cuarta parte del mundo y de su población y tenía un rosario de frentes abiertos; en Palestina, en India/Paquistán, en Kenya, en Malasia, en Birmania, en Irlanda…

En un libro escrito en una prisión británica entre abril y septiembre de 1944, Nehru, fundador de la nueva India ofrece el contrapunto a la idea de una Europa de posguerra resultado de una victoria contra el fascismo, recordando el estigma colonial-imperial europeo y su parentesco con la ideología (racista y supremacista) del nazismo y el fascismo. Decía Nehru:

“Tras algunas de aquellas democracias había imperios en los que no había democracia alguna y donde reinaba el mismo tipo de autoritarismo (racista) que se asocia con el fascismo”.

El dato de que la UE la crearon Estados imperialistas es fundamental para situar hoy la actual legitimación posmoderna de la Unión Europea. Y lo es por qué hoy se renueva la razón de ser de la UE, sobre un argumento que el observador crítico no puede sino relacionar directamente con el estigma imperial europeo: la integración es necesaria, se dice, contra la emergencia de otros; China, India, Brasil, Rusia, Sudáfrica. Se habla de “nuevas amenazas” o “nuevos desafíos”, de “preservar nuestra civilización” y de “asegurar los flujos comerciales y de recursos”.

En definitiva: una Unión como solución a la pérdida de posiciones nacionales de dominio en el mundo, que hace insignificantes a las antiguas naciones dominantes por separado en un escenario de “imperios combatientes”. Todo eso, naturalmente, rodeado de las habituales consideraciones narcisistas sobre el continente crisol de la democracia, la cultura y la civilización -una civilización moralmente “superior” a la de Estados Unidos en virtud de la “superioridad” griega respecto a Roma…

Un discurso rancio, presentado como moderno. Hay que decir que esta legitimación del europeísmo que se presenta como moderna e innovadora es en realidad una antigua y rancia concepción imperial.

En su La decadencia de Occidente, Oswald Spengler, influyente pensador alemán, traducido por Ortega y Gasset, ya la formulaba en 1918. En el periodo de entreguerras, toda una serie de ideólogos y políticos alemanes teorizaban sobre la necesidad de una integración europea (naturalmente con liderazgo alemán) para competir con Estados Unidos. Mucho más recientemente la obra de Jean-Jacques Servan-Schreiber, fundador del Nouvel Observateur, siguió la misma senda primero con el “Desafío Americano” de los sesenta, luego con los japoneses, El desafío total en 1980.

Hoy esas mismas ideas del “se nos van a comer”, la “quiebra de nuestra civilización”, “la próxima guerra fría”, o “La silenciosa conquista china”, “juntarnos para no ser insignificantes en el mundo”, se encuentran en cualquier librería de aeropuerto europeo, casi siempre referidas a China. No hay ningún gran medio de propaganda occidental que no recree ese mensaje.

La Canciller Merkel repite esa idea constantemente en sus discursos, justificando al mismo tiempo el desmonte del Estado social con la necesidad de integrarse: la ideología del 7%/25%/50%; La Unión Europea representa el 7% de la población mundial, genera el 25% del PIB mundial y responde del 50% del gasto social global, ergo, para ser competitivos, hay que recortar ese 50%.

Su ministro de finanzas, Wolfgang Schäuble, dice lo mismo pero aplicado a Alemania: define el nuevo ascenso alemán en Europa como, “la segunda ocasión histórica de Alemania”. “No hay para Alemania ninguna alternativa política y económica mejor que la Europa Unida”. “Los alemanes apenas representamos un 1% de la población mundial y en tendencia menguante”. Así que hay que unirse para intervenir en, “las tensiones y divisiones globales en materia de materias primas y energía”, dice. Para, “contribuir a la gobernabilidad global que garantice que las tensiones y luchas por el reparto del siglo XXI sean controlables”. (Se entiende que son “controlables” si nosotros estamos allí con nuestros ejércitos, nuestras ONG´s y nuestros selectivos tribunales y “derechos humanos”).

Toda una cohorte de ensayistas, fundamentalmente alemanes, está dando forma a esa legitimación reaccionaria para justificar un nuevo federalismo autoritario europeo desde pedigríes progresistas. Algunos ejemplos:

  • Jürgen Habermas: el gran filósofo nacional habla de fortalecer la ONU, pero también del “liderazgo natural de los pocos y poderosos”. Propone la “Constitución Europea” y que la UE sea una gran potencia para que dirija el mundo con los otros grandes. Habla de una “constelación postnacional” a la que las naciones con mayor solera democrática (Francia, Reino Unido, Dinamarca…) deben ceder sus soberanías.
  • Ulrich Beck y Daniel Cohn Bendit, que hablan de aprovechar la oportunidad de la crisis para avanzar en la creación de un “Estado Europeo”. Cohn Bendit habla de la necesidad de un “chovinismo europeo”, de “estar orgullosos de ser Europa”.
  • El Presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, cuyo último libro se llama “El gigante encadenado. La última oportunidad de Europa”, o el niño bonito del New Labour Mark Leonard (cuyo libro en la materia se tituló en 2005, “Por qué Europa dirigirá el siglo XXI”), o el americano Jeremy Rifkin…; Todos ellos le dan vueltas a la misma vieja idea de la “decadencia de Europa”, “el ocaso de Occidente” y el “hay que unirse porque de lo contrario se nos van a comer”.

Problemas de este discurso:

  1. ¿Tiene base esta nueva/vieja decadencia de Occidente?: Es verdad que hay unos nuevos países emergentes, los BRICS, que la opinión de un indio o de un chino cuenta hoy un poco más que en el siglo XX (se habla incluso de reformar el Consejo de Seguridad de la ONU, de darle un puesto a África, etc…) pero el peso de las transnacionales y consorcios europeos en el mundo más bien va en aumento. El dominio de la economía mundial por parte de la tríada (Estados Unidos/ Unión Europea/ Japón) es aplastante. Y lo mismo ocurre con el dominio “cultural” occidental de la globalización. (5)
  2. Esos sueños y su arquitectura, el federalismo autoritario de Berlín y Bruselas, tienen también un enemigo interno: la soberanía nacional de los estados. Francia, por su sólida tradición republicana estatal, está manifiestamente en el punto de mira: se la presenta como “desfasada” e “incapaz de comprender los grandes desafíos de los tiempos”. Que “El Estado está destruyendo Francia” es la original tesis neoliberal del momento sobre ese país. Así, el federalismo autoritario mantiene una lucha doble: por un lado contra los BRICS, (hacia fuera, fomentando su “contención” con cada vez más intervenciones militares en el mundo, y, si se hace necesario fomentando “revoluciones naranja” a través de sus ONG´s, su “soft power” etc. -un escenario particularmente actual contra Rusia, China, etc. ), por el otro contra la soberanía nacional (hacia dentro), hoy por hoy la única democracia realmente existente en Europa, lo que se ejemplariza en la actual campaña de desprestigio contra Francia.
  3. Este federalismo autoritario no resuelve, sino que más bien incrementa, el problema y la evidencia del desarrollo desigual dentro de la UE, en virtud del cual los dominantes (sectores sociales y países) tienden a hacerse más dominantes. Una integración basada en la desigualdad de los miembros es algo que necesariamente cruje, especialmente cuando ya no hay ni para fondos de compensación territorial para disimularlo.
  4. Perviven tensiones empresariales, bancarias y sectoriales entre Estados europeos: por más que una gran parte de los capitales del Deutsche Bank o las acciones de BMW estén en manos de extranjeros, estos consorcios son alemanes, de la misma forma en que Fiat es italiano o Renault francés, y sus intereses luchan entre sí.
  5. No hay una identidad europea, ni una historia europea, ni una lengua o cultura europea, ni un pueblo europeo, ni una soberanía europea, por tanto; ¿sobré qué experiencias comunes se podría construir una ciudadanía europea?

Hacer y deshacer / Deshacer para hacer

Europa debe deshacerse y hacerse al mismo tiempo, porque para refundarla en un sentido que valga la pena no hay más remedio que desmontarla en todo aquello que es inservible para los retos del siglo. Y si eso no es posible, entonces es mejor quedarse con la fofa estructura integradora anterior a Maastrich (con euro o sin euro, sería una cuestión técnica) con el modesto e importante cometido de que no se llegue a las manos. Esa Europa fofa es mucho mejor que el “más Europa” que se propone para realizar los propósitos retrógrados e involucionistas de la autopista neoliberal.

Evidentemente, solo hay posibilidades de refundación si hay una fuerte reacción ciudadana contra la actual Europa elitista, capitalista y oligárquica. Un común esfuerzo trasnacional a favor de “otra Europa”. Ese esfuerzo solo es posible desde los pueblos europeos, es decir cada cual desde su soberanía y desde su democracia de baja intensidad, desde su Estado.

Bernard Cassen define la desmundialización ciudadana como, “una orientación estratégica encaminada a recuperar los enormes poderes que la política ha abandonado deliberadamente en manos de la esfera económica y financiera. Sin esa orientación, dice, ninguna de las propuestas altermundialistas tiene la menor oportunidad de éxito”. Ir a por eso empezando en casa con procesos constituyentes y frentes populares concretos. De eso se habla no solo en Catalunya, en Andalucía y en Madrid, sino también en Francia, donde se menciona en el contexto de una sexta república francesa. Es decir: la idea de un replanteamiento general. No se trata de un excéntrico llamamiento a tomar la Bastilla o el Palacio de Invierno, sino de la simple alternativa a que nos lleven directos de regreso al siglo XIX, primero en lo socio-laboral, y luego vendrá lo político. ¿Es esto tremendismo?

Frente a la idea del continente crisol de la democracia, hay que hacer memoria y recordar dos hechos históricos.

Primero: que la democracia fue invento de un grupo muy pequeño de naciones (Francia, Inglaterra y Estados Unidos más algunas pequeñas naciones escandinavas o nederlandesas) y aún así solo de puertas adentro, como recordaba Nehru. Europa no es solo Bethoven, la Ilustración y Galileo, sino también la Inquisición, Auschwitz y el imperialismo.

Segundo: que hace menos de 40 años, gran parte del continente estaba dominado por dictaduras: toda la Europa del Sur (menos Italia, cuyo gobierno estaba tutelado por la CIA, que no dudó en hacer asesinar a un primer ministro cuando éste quiso gobernar con el Partido Comunista, es decir abrir un poco el espectro a lo social), y toda la Europa del Este.

Un Siglo XXI imperialista con métodos de vigilancia orwellanos, que ya están en marcha (tenemos pruebas de ello gracias a Snowden), con barreras militar-tecnológicas (de las que Melilla, el complejo Lampedusa, el muro israelí y otros nos ofrecen adelantos) contra los pobres del Sur, emigrantes del calentamiento global, etc., no sirve para un futuro decente y supone un retroceso de civilización: Hay una necesidad de replanteárselo todo en nombre de la vida y la supervivencia.

Hace unos meses estuve en Colombia en un congreso que reunió a los líderes y activistas del gran paro nacional campesino del pasado agosto-septiembre, que ha sido el movimiento social más importante en ese país en medio siglo, del que en Europa ni se ha hablado.

Allí un histórico y veterano activista peruano, Hugo Blanco, dijo algo tan elemental como claro: “Para afrontar la guerra del gran capital contra la humanidad, no hay más remedio que construir poder desde abajo y conquistar el poder”.

La pregunta sobre Europa forma parte de ese proceso de base. No es “soñar tortillas”, sino que forma parte del imperativo de que el tránsito personal por la vida no se convierta en un mero asunto, digamos, vegetativo, en el que la pasividad colectiva abone la involución de nuestra propia situación y contribuya con ello al infierno de las generaciones futuras.

Notas:

(1) Merece la pena descifrar históricamente la frase “crónica pelea continental” para entender que Europa ha sido la parte más guerrera y violenta del mundo: En los últimos quinientos años la historia europea salta de una guerra a otra, especialmente en los dos siglos que van de 1615 al fin de las guerras napoleónicas en 1815. En ese periodo las naciones europeas estuvieron en guerra una media de sesenta o setenta años por siglo. Luego hubo un poco más de paz hasta 1914, si olvidamos la guerra de Crimea o la franco-prusiana, pero en ese periodo Europa continuó culminando la exportación de guerra y genocidio hacia fuera de sus fronteras con el holocausto colonial- imperial que fue la conquista del mundo no europeo. Además, en ese periodo de relativa paz interna Europa inventó la industrialización y con ella multiplicó la mortandad y destructividad de la guerra. Dos guerras mundiales incubadas en y por Europa, fueron el resultado.

(2) Lotaringia (regnum Lotharii) fue el nombre que se dio a las tierras que correspondieron a Lotario II, descendiente de Carlomagno tras la división territorial del tratado de Prüm (855). Incluía los actuales territorios de Paises Bajos, Bélgica, Luxemburgo, las regiones del Sarre y Renania de la actual Alemania, así como Alsacia, Lorena y las regiones al este del Ródano, Saona, Mosa y Escalda en la actual Francia.

(3) La posibilidad de que la izquierda llegue al gobierno en Grecia, denuncie la deuda, o exija su renegociación, apele a la solidaridad de los movimientos sociales europeos ante Bruselas y Berlín en ese propósito, y actúe como catalizador, es el gran escenario hoy visible desde la izquierda para un cambio en Europa. Para la derecha el caso de Ucrania, con un movimiento social heterogéneo y amplio contra la corrupción, con fuerte dominio operativo de la ultraderecha y el pleno apoyo de Bruselas, Berlín y Washington a sus ocupaciones y barricadas por motivos geopolíticos, así como la situación en Hungría o los éxitos electorales del Frente Nacional en Francia, ofrecen realidades concretas. Más allá de esos casos, el auge de la extrema derecha es patente, sobre todo, en que ideas social-darwinistas y xenófobas, de hostilidad hacia los pobres y desprecio de la solidaridad, que antes estaban en el espectro ultra, están cada vez más presentes en el centro político. Véase, por ejemplo la encuesta alemana Deutsche Zustände. En general se aprecia una tendencia de cambio en los mapas políticos comunes a tantos países europeos; desde un centrismo neoliberal mayoritario (socialdemócrata o conservador, o de coalición de ambos como en Alemania, o de rotación) flanqueado por minorías de izquierda y derecha, hacia otra que puede derivar bastante rápidamente en un escenario de centros débiles y movimientos contestatarios de derecha e izquierda en auge, de momento con predominio de los primeros.

(4) En Ucrania existe ahora el peligro de otra guerra europea, consecuencia directa de la agresiva expansión de la OTAN hacia el Este, pisoteando los “acuerdos entre caballeros” del final de la guerra fría (la Carta de París para una nueva Europa de noviembre de 1990) e ignorando los intereses de seguridad de Rusia.

(5) Véase Decline of the West, de Regis Debray, en New Left Review Marzo/Abril 2013.

(*) Este texto sigue el hilo de dos conferencias con ese título pronunciadas en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y en la librería Bartleby de Berlín.

Comentario: Vemos, claramente, como tras los discursos pomposos y la parafernalia ideológica se esconden terribles comportamiento patológicos por parte de nuestros dirigentes europeos a lo largo de los siglos, verdaderos monstruos que desprecian la vida humana y sólo les interesa sus ansias de Poder.¿Cómo es posible que durante tantos siglos no hayamos tenido entre los dirigentes europeos personas “normales” que orientaran esta política internacional “enferma” hacia una política más solidaria y preocupada por las necesidades de la gente?Sólo podemos entenderlo cuando comprendemos el papel que la psicopatía ha jugado en la historia de la humanidad. Y para ello es imprescindible la Ponerología Política.

Rafael Poch

Fuente: La Vanguardia

 

Sabotaje y espionaje económico: Cómo los 5 mejores bancos conspiraron con la OMC a finales de los 90 para arruinar las economías de 155 Estados (vídeo)

No te pierdas el episodio 498 del programa Keiser Report en español titulado “sabotaje y espionaje económico”.

En este episodio, Max Keiser y Stacy Herbert debaten acerca del espionaje económico y el sabotaje que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) ejerce sobre las empresas y los innovadores de los países que compiten con Estados Unidos. En la segunda mitad del programa, el periodista y cineasta Greg Palast se refiere al memorando secreto de Larry Summers y a la despenalización de los delitos financieros.

Originalmente transmitido el 17 de septiembre 2013.

[La entrevista a Palast se inicia en el minuto 12:56]

Fuente: RT

UN DESERTOR JUDIO ADVIERTE A AMERICA

Benjamin H. Freedman fue uno de los individuos más intrigantes e impresionantes del siglo XX. El Sr. Freedman, nacido en 1890, fue un hombre de negocios judío con mucho éxito de Nueva York, quien fue una vez el propietario principal de la compañía de sopa Woodbury. Rompió con el judaísmo organizado después de la victoria judeo-comunista de 1945, y pasó el resto de su vida gastando una parte considerable de su fortuna, al menos 2.5 millones de dólares, en exponer la tiranía judía que había envuelto a los Estados Unidos.

El Sr. Freedman sabía de lo que estaba hablando porque había estado en las posiciones más altas de las organizaciones judías y sus maquinaciones para ganar poder en la nación. El Sr. Freedman estaba relacionado personalmente con Bernard Baruch, Samuel Untermeyer, Woodrow Wilson, Franklin Roosevelt, Joseph
Kennedy, y John F.Kennedy, y otros muchos personajes de nuestro tiempo. Este discurso se dio ante una audiencia patriótica en 1961 en el Hotel Willard en Washington, D.C., con el apoyo del periódico patriótico de la época del Conde McGinely “Common Sense”(…)

Aquí en los Estados Unidos, los Sionistas y sus correligionarios han tomado el control de nuestro gobierno.
Por muchas razones, demasiadas y complejas para discutir ahora, los Sionistas y sus correligionarios gobiernan los Estados Unidos como si fueran los monarcas absolutos de este país.

Ahora debéis pensar que esa afirmación es muy amplia, pero dejad que os demuestre qué pasó mientras estábamos dormidos. ¿Qué pasó? La Primera Guerra Mundial empezó en el verano de 1914. Hay muy poca gente de mi edad aquí que lo recuerde. Esa guerra estaba compuesta por un lado por Gran Bretaña, Francia y Rusia; y en el otro por Alemania, el imperio Austro-Húngaro y Turquía. En dos años, Alemania había ganado la guerra: no sólo la ganó nominalmente, la ganó finalmente.

Los submarinos alemanes, que eran una sorpresa para el mundo, habían barrido a todos los enemigos del Océano Atlántico. Gran Bretaña seguía allí sin munición para sus soldados, con un suministro de comida para una semana – y después de eso, el hambre. En ese momento, la armada francesa organizó un motín. Habían perdido 600.000
jóvenes franceses en defensa de Verdún en el Somme.

La armada rusa estaba mermada, estaban recogiendo y marchándose a casa, no querían jugar más a la guerra, no les gustaba el Zar. Y la armada italiana estaba colapsada. No se había disparado ni una sola vez contra suelo
alemán. Ningún soldado enemigo había cruzado la frontera alemana. Y además, Alemania estaba ofreciéndole a Inglaterra la paz.

Ofrecieron a Inglaterra una paz negociada que los abogados llaman un “status quo ante basis”. Esto significa: “Digamos que la guerra ha terminado, y pongamos las cosas como estaban antes de que empezara.” Inglaterra, en
el verano de 1916 estaba considerándolo seriamente. No tenían elección. Era aceptar esta paz negociada que Alemania estaba ofreciendo magnánimamente, o seguir con la guerra y acabar vencidos totalmente.

Mientras esto ocurría, los Sionistas en Alemania, que representaban a los Sionistas de la Europa del Este, fueron al Gabinete de Guerra Británico y – voy a ser breve porque es una larga historia, pero tengo todos los documentos que prueban cualquier afirmación que haga – dijeron: “Miren. Aún pueden ganar esta guerra. No tienen que rendirse. No tienen que aceptar la paz negociada que les ofrece Alemania.
Pueden ganar esta guerra si los Estados Unidos se convierten en su aliado.” Estados Unidos no estaban en la guerra en ese momento. Estábamos frescos; éramos jóvenes; éramos ricos; éramos poderosos. Le dijeron a
Inglaterra: “Les garantizamos traer a Estados Unidos a la guerra como su aliado, para luchar a su lado, si nos prometen Palestina después de ganar la guerra.” En otras palabras, hicieron este trato: “Traeremos a los Estados Unidos a la guerra como su aliado. El precio que deben pagar es Palestina después de que hayan ganado la guerra y vencido a Alemania, el imperio Austro-Húngaro y Turquía.”

Inglaterra tenía tanto derecho de prometer Palestina a cualquiera como los Estados Unidos de prometer Japón a Irlanda por cualquier motivo. Es absolutamente absurdo que Gran Bretaña, que nunca tuvo conexión alguna, interés o derecho en Palestina, debiera prometerla como moneda de pago para que los Sionistas trajeran a Estados Unidos a la guerra. Sin embargo, hicieron esta promesa en octubre de 1916. Y poco después de esto – no sé cuántos
aquí lo recuerdan – Estados Unidos, que estaba totalmente a favor de Alemania, entraron en la guerra como aliados de Gran Bretaña.

Digo que estaban a favor de Alemania porque los periódicos aquí estaban controlados por judíos, los banqueros eran judíos, todos los medios de comunicación en este país estaban controlados por judíos; y los judíos estaban a favor de Alemania. Eran pro-alemanes porque muchos de ellos habían venido de Alemania, y querían ver como Alemania aplastaba al Zar. A los judíos no les gustaba el Zar y no querían que Rusia ganara esta guerra.

Estos banqueros judeo-alemanes, como Kuhn Loeb y otras compañías bancarias importantes en Estados Unidos, rechazaron financiar a Francia o Inglaterra. Se quedaron a un lado y dijeron: “Mientras Francia e Inglaterra estén unidas a Rusia, ¡ni un céntimo!”. Pero arrojaron dinero sobre Alemania, lucharon al lado de Alemania contra Rusia, tratando de destruir el régimen zarista. Esos mismos judíos, cuando vieron la posibilidad de conseguir Palestina, fueron a Inglaterra a realizar este acuerdo. En ese momento, todo cambió, como un semáforo que cambia de rojo a verde. Cuando los periódicos habían sido pro-alemanes, cuando habían hablado de las dificultades que Alemana tenía al luchar contra Inglaterra en muchos aspectos, de pronto los alemanes no eran buenos. Eran villanos. Eran hunos. Estaban disparando contra enfermeras de la Cruz Roja. Cortaban las manos de los bebés. No eran buenos. Poco después, el Sr. Wilson declaró la guerra a Alemania.

Los sionistas en Londres habían enviado cables a los Estados Unidos, a Justice Brandeis, diciendo “Id a ver al Presidente
Wilson. Estamos consiguiendo lo que queremos de Inglaterra. Id a ver al presidente Wilson y meted a los Estados Unidos en la guerra”. Así fue como los Estados Unidos entraron en la guerra. No teníamos más interés en ello; no teníamos más derecho de estar dentro, que estar en la luna esta noche en vez de en esta habitación.

No había ninguna razón para que la Primera Guerra Mundial fuera nuestra guerra. Nos metieron dentro – si puedo ser vulgar, nos chuparon – de esta guerra meramente para que los Sionistas del mundo obtuvieran Palestina. De eso nunca se ha hablado a la gente de Estados Unidos. Nunca supieron porque fuimos a la Primera Guerra Mundial. Después de entrar en la guerra, los Sionistas fueron a Gran Bretaña y dijeron: “Bien, nosotros hicimos nuestra parte del trato. Pongamos por escrito que van a mantener su deuda y nos van a dar Palestina después de ganar la guerra”. No sabían si la guerra iba a durar otro año o diez más. Por eso empezaron a pensar en un recibo. El recibo tomó la forma de una carta, en un lenguaje muy críptico para que el mundo al completo no supiera de qué iba.

 

 
Y esto es lo que se llama la Declaración Balfour. Esta declaración fue la mera promesa de Gran Bretaña de pagar a los Sionistas con lo que habían acordado al traer a los Estados Unidos a la guerra. Por eso esta maravillosa Declaración Balfour, de la que habéis oído hablar tanto, es tan falsa como un billete de tres dólares. No creo poder hacerlo más enfático que esto.

Aquí es donde empezó todo el problema. Estados Unidos entró en la guerra. Estados Unidos aplastó a Alemania. Sabéis lo que pasó. Cuando la guerra terminó y los alemanes fueron a París a la Conferencia de Paz en 1919, había 117 judíos, como la delegación representante de los judíos, encabezados por Bernard Baruch. Yo estaba allí: Debía saber. ¿Qué pasó? Los judíos en esa conferencia de paz, cuando estaban cortando Alemania y parcelando Europa para esas naciones que clamaban el derecho de una
cierta parte de territorio europeo, dijeron, “¿Qué pasa con darnos Palestina?” Y sacaron, para sorpresa de los alemanes, la Declaración Balfour. Por eso los alemanes, se dieron cuenta por primera vez, “¡Oh, así que ese era el juego!”.

“Por eso Estados Unidos entraron en la guerra. “Los alemanes por primera vez se dieron cuenta que estaban vencidos, sufrían las horribles reparaciones que les impusieron, porque los Sionistas querían Palestina y estaban dispuestos a conseguirla a cualquier precio. Eso nos lleva a otro punto muy interesante. Cuando los alemanes se dieron cuenta, naturalmente se resintieron. Hasta ese momento, los judíos no habían estado mejor considerados en ningún país del mundo que en Alemania. Allí estaba el Sr. Rathenau que tenía una industria 100 veces más importante que Bernard Baruch en este país.

El Sr. Balin, que era el dueño de dos grandes líneas de vapor, el norteño Lloyd y las líneas Hamburgo-Americanas. El Sr. Bleichroder, que era el banquero de la familia Hohenzollern. Estaban los Warburg en Hamburgo, que eran los grandes banqueros mercantes – el más grande en el mundo. Los judíos estaban muy bien en Alemania. No hay nada que decir sobre eso. Los alemanes sintieron lo siguiente: “Bien, nos han vendido.”(…)

Habían sido amables con ellos: desde 1905, cuando la primera revolución rusa fracasó, y los judíos empezaron a salir de Rusia, todos fueron a Alemania. Y Alemania les dio refugio. Y se les trató muy bien. Y ellos habían vendido a Alemania simplemente por el hecho de que quería Palestina por la así llamada “Mancomunidad Judía”.

Nahum Sokolowy todos los grandes líderes y grandes nombres que habéis leído que tienen conexión con el Sionismo hoy, en 1919, 1920, 1921, 1922 y 1923 escribieron en todos sus periódicos – y la prensa estaba llena de sus afirmaciones – que el sentimiento contra los judíos en Alemania se debe al hecho de que se dieron cuenta que su gran derrota fue causa de la intercesión de los judíos en meter a Estados Unidos en la guerra. Los mismos judíos lo admitieron.(…)

 

 
No había ningún sentimiento en contra de la gente por su creencia religiosa. Todo era político. Era económico. Era todo menos religioso.(…) Este sentimiento que se desarrolló más tarde en Alemania era debido a una cosa: los alemanes culparon a los judíos por su aplastante derrota.

Y la Primera Guerra Mundial había empezado por ninguna razón de la que Alemania era responsable. No eran culpables de nada. Sólo de tener éxito.
Construyeron una gran marina. Crearon el comercio mundial. Debéis recordar que Alemania en la época de la Revolución Francesa consistía en 300 pequeñas ciudades-estado, principados, ducados, etc. Trescientas
entidades políticas separadas.

Y en ese tiempo, entre el tiempo de Napoleón y Bismarck, se consolidaron en un estado. Y en los siguientes 50 años se convirtieron en una de las potencias mundiales. Su marina rivalizaba con Gran Bretaña, tenían negocios en todo el mundo, podían superar en ventas a cualquiera, podían hacer mejores productos. ¿Qué pasó como resultado de esto?

Había una conspiración entre Inglaterra, Francia y Rusia para hundir a Alemania. No hay ningún historiador en el mundo que pueda encontrar una razón válida para que estos tres países decidieran barrer a Alemania del mapa político. Cuando los alemanes se dieron cuenta que los judíos fueron responsables de su derrota, naturalmente se resintieron. Pero a pesar de todo no se tocó ni un pelo de un judío. Ni uno.

El profesor Tansill, de la Universidad de Georgetown, que tenía acceso a todos los documentos secretos del Departamento de Estado, escribió en su libro, y citó de un documento del Departamento de Estado escrito por Hugo Schoenfelt, un judío de Cordell Hull enviado a Europa en 1933 para investigar los llamados campos políticos de prisioneros, que escribió que los encontró en muy buenas condiciones. Estaban en una forma excelente, donde se
trataba bien a todo el mundo. Y estaban llenos de comunistas. Bien, muchos de ellos eran judíos, porque los judíos comprendían el 98% de los comunistas de Europa en ese momento. Y había algunos sacerdotes, y ministros, y líderes sindicales, y masones y otros que estaban en organizaciones internacionales.

Algo de trasfondo: En 1918-1919 los comunistas tomaron Baviera por unos días. Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht y un grupo de otros judíos tomaron el gobierno por tres días. De hecho, cuando el Káiser acabó la guerra escapó a Holanda porque pensó que los comunistas iban a tomar Alemania como hicieron con Rusia y que iba a tener el mismo destino que el Zar.

 

 
Por eso escapó a Holanda, por seguridad. Después que la amenaza comunista fue aplastada en Alemania, los judíos seguían trabajando, intentando volver a su posición inicial, y los alemanes lucharon con ellos en todas las formas
posibles sin dañarles un solo pelo de su cabeza.(…)No lucharon con pistolas.

Esa era la manera con la que luchaban con los judíos en Alemania. Y en ese momento, había de 80 a 90 millones de alemanes, y sólo había 460.000 judíos. Alrededor de menos del 1% de la población de Alemania eran judíos. Y controlaban la prensa, y controlaban la mayor parte de la economía porque habían invertido cuando el marco estaba devaluado y lo habían comprado prácticamente todo.

Los judíos trataron de ocultar este hecho. No querían que el mundo entendiera realmente que habían vendido Alemania, y que los alemanes estaban resentidos por eso. Los alemanes tomaron medidas apropiadas contra los judíos. Ellos los discriminaron siempre que pudieron. Los rehuyeron.(…)

Al poco tiempo, los judíos del mundo pidieron una reunión en Amsterdam. Los judíos de cada país fueron a esta reunión en julio de 1933. Y le dijeron a Alemania: “Despedís a Hitler, y ponéis a cada judío en su antiguo puesto tanto si era comunista o cualquier otra cosa. No podéis tratarnos así. Y nosotros, los judíos del mundo, os estamos dando un ultimátum”. Podéis imaginar lo que contestaron los judíos. ¿Qué hicieron los judíos?.

En 1933, cuando Alemania rechazó rendirse en la conferencia mundial de los judíos en Amsterdam, ésta terminó, y el Sr. Samuel Untermyer, que era el cabeza de la delegación americana y el presidente de la conferencia, fue a los Estados Unidos hacia los estudios de Columbia Broadcasting System y emitió por radio lo siguiente, “Los judíos del mundo declaran una Guerra Santa contra Alemania.

Estamos involucrados en un conflicto sagrado contra los alemanes. Y vamos a hacer que se rindan. Vamos a hacerles un boicot internacional. Eso los destruirá porque dependen de su negocio de exportación”.

Y es un hecho que dos tercios de los suministros de comida alemanes tenían que importarse, y solo se podía importar en relación a lo exportado. Por eso si Alemania no podía exportar, dos tercios de la población Alemana se moriría de hambre. Había suficiente
comida para poco más de un tercio de la población. En esta declaración, que tengo aquí, y que fue impresa en el New York Times el 7 de agosto de 1933, el Sr. Samuel Untermyer afirmó que “este boicot económico es nuestro método de defensa.

El presidente Roosevelt ha abogado por su uso en la Administración Nacional de Recuperación”, que algunos de
vosotros recordareis, cuando todo el mundo era boicoteado a no ser que siguiera las reglas del New Deal, y que fue declarado inconstitucional por la Corte Suprema en ese momento. Sin embargo, los judíos del mundo declararon un boicot contra Alemania, y era tan efectivo que no se podía encontrar en el mundo algún producto con las palabras “hecho en Alemania”.(…)

 

Naturalmente los alemanes dijeron “¿Quiénes son ellos para declararnos un boicot y despedir a nuestra gente, y parar nuestras industrias? ¿Quienes son para hacernos esto?”. Naturalmente se resintieron: pintaron esvásticas en tiendas judías. ¿Por qué un alemán iba a darle dinero a un comerciante que era parte de un boicot que iba a dejar morir de hambre a Alemania por causa de todos los judíos del mundo, que iban a dictar quien iba a ser el primer canciller?.

Era ridículo. El boicot continuó durante algún tiempo, pero no fue hasta 1938 cuando un joven judío de Polonia fue a la embajada alemana en París y disparó a un oficial alemán, cuando los alemanes realmente empezaron a ponerse duros con los judíos en Alemania.

Entonces empezaron a romper ventanas y a tener peleas callejeras. No me gusta usar la palabra “Anti-Semitismo” porque no tiene significado, pero aún significa algo para vosotros, por eso tendré que usarla. La única razón que había en Alemania contra los judíos era que eran responsables de la Primera Guerra Mundial y su boicot mundial. También eran responsables por la Segunda Guerra Mundial, ya que después de que esto se escapara de las manos, era absolutamente necesario para los judíos y Alemania, saber quien iba a sobrevivir en esta guerra.

Mientras tanto, yo había vivido en Alemania, y sabía que los alemanes habían decidido que Europa iba a ser cristiana o comunista: no hay ningún punto medio. Y los alemanes decidieron que iban a mantenerla cristiana si era posible. Y empezaron a rearmarse. En noviembre de 1933 los Estados Unidos reconocieron a la Unión Soviética. La Unión Soviética se estaba volviendo muy poderosa, y Alemania se dio cuenta de que “nuestro cambio se producirá rápido, si no nos fortalecemos”.

Lo mismo que decimos nosotros en este país, “nuestro cambio se producirá rápido, si no nos fortalecemos”. Nuestro gobierno está gastando 83 o 84 billones de dólares en defensa. ¿Defensa contra quién? Defensa contra 400.000
pequeños judíos en Moscú que tomaron Rusia, y entonces, de diversas maneras, tomaron control de otros muchos países en el mundo.

El que este país esté en el vértice de la Tercera Guerra Mundial, de la que no podemos emerger victoriosos, es algo que asombra a mi imaginación.(…)¿A qué nos enfrentamos? Si nos metemos en una guerra mundial que puede convertirse en guerra nuclear, la humanidad se acaba. ¿Por qué tendría lugar una guerra como esa? Tendrá lugar cuando se levante la cortina del tercer acto: El acto primero era la Primera Guerra Mundial, el acto 2º era la Segunda Guerra Mundial, y el acto tercero será la Tercera Guerra Mundial.

 
Los judíos del mundo, los Sionistas y sus correligionarios en cualquier parte, están determinados en usar de nuevo a Estados Unidos para que los ayuden permanentemente en retener Palestina como la base de su nuevo gobierno mundial. Eso es tan cierto como que estoy de pie aquí. No sólo lo he leído, muchos aquí también lo han hecho, y es sabido en todo el mundo.

¿Qué vamos a hacer? La vida que salvéis puede ser la de vuestros hijos. Vuestros chicos pueden encaminarse a la guerra esta noche; y no sabéis nada al igual que en 1916 en Londres los Sionistas hicieron un trato con el Gabinete de Guerra Británico para enviar a vuestros hijos a la guerra en Europa. ¿Lo sabíais en ese momento? Nadie en Estados Unidos lo sabía. No se os permitió saberlo. ¿Quien lo sabía? El presidente Wilson lo sabía. El Coronel House lo sabía.

Otros en el interior lo sabían. ¿Yo lo sabía? Tenía idea de lo que estaba pasando: Yo fui el enlace para Henry Morgenthau, Sr.,en la campaña de 1912 cuando se eligió al presidente Wilson, y cuando se hablaba en la oficina. Yo era el “hombre confidencial” de Henry Morgenthau, Sr.,que era presidente del comité de finanzas, y yo era el enlace entre él y Rollo Wells, el tesorero. Por eso me sentaba en esas reuniones con el presidente Wilson a la cabeza de la mesa, y todos los demás, y oí como le zumbaban en la cabeza sobre la tasa de ingreso y lo que se ha convertido en la Reserva Federal, y los oí adoctrinarle con el movimiento Sionista.

Justice Brandeis y el presidente Wilson estaban tan cerca como dos dedos de una mano. El presidente Woodrow Wilson era sólo un incompetente cuando se trataba de determinar qué es lo que pasaba. Así es como nos metieron en la Primera Guerra Mundial, mientras todos dormíamos. Mandaron a nuestros chicos al matadero. ¿Para qué? Para que los judíos tuvieran Palestina como su “mancomunidad”. Os han idiotizado tanto que no sabéis si vais o venís.(…)¿Cuáles son los hechos sobre los judíos? Los judíos de la Europa del Este, que forman el 92% de la población mundial de los que se llaman asimismo judíos, eran originalmente Khazars. Eran
una tribu guerrera que vivían en el corazón de Asia.

Y eran tan guerreros que incluso los asiáticos los echaron de Asia hacia el este de Europa. Establecieron un gran reino Khazar de 800,000 millas cuadradas. En ese momento, Rusia no existía, ni muchos otros países europeos. El reino Khazar era el más grande de Europa – tan grande y tan poderoso que cuando otros monarcas quisieron ir a la guerra, los Khazares les prestarían 40,000 soldados. Así eran de grandes y poderosos.

Eran adoradores del falo, que es mugriento y no quiero entrar ahora en detalles. Pero esa era su religión, como también lo era de otros paganos y bárbaros en otras partes del mundo. El rey Khazar se disgustó tanto con la degeneración de su reino que decidió adoptar una fe monoteísta – ya fuera Cristianismo, Islam o lo que se conoce ahora como Judaísmo, que es realmente Talmudismo. Girando una rueda y diciendo “eeny, meeny, miney, moe”, escogieron el Judaísmo. Y se convirtió en la religión del estado.

 
Fueron a las escuelas talmúdicas de Pumbedita y Sura y trajeron miles de rabinos, y abrieron sinagogas y escuelas, y su gente se convirtió en lo que llamamos judíos. No había ninguno de ellos que tuviera un antepasado que hubiera
puesto un pie en Tierra Santa. No sólo en la historia del Antiguo Testamento, sino al principio de todo. ¡Ninguno de ellos! Y así vienen a los cristianos y nos piden apoyo en sus insurrecciones armadas en Palestina diciendo, “Queréis ayudar a repatriar al pueblo elegido por Dios a su tierra prometida, su patria ancestral, ¿verdad?.

 

 
Es vuestro deber cristiano. Os dimos a uno de nuestros chicos como vuestro Señor y Salvador. Ahora vais a la iglesia los domingos, y os arrodilláis y adoráis a un judío, y nosotros somos judíos”. Pero son paganos Khazars
que se convirtieron igual que se convirtió a los irlandeses. Es tan ridículo llamarlos “la gente de la Tierra Prometida”, como sería llamar a los 54 millones de musulmanes chinos “árabes”.
Mahoma murió en el 620
después de Cristo. Y desde entonces 54 millones de chinos han aceptado el Islam como su creencia religiosa.

Imaginad, en China, a 2000 millas de Arabia, de la Meca, el lugar de nacimiento de Mahoma. Imaginad que estos 54 millones de chinos deciden llamarse “árabes”. Diríais que son unos lunáticos. Alguien que crea que estos 54 millones de chinos son árabes debe estar loco.

(…)Esos Khazars, esos paganos, esos asiáticos, esos turco-finlandeses, eran una raza mongoloide que fueron echados de Asia a Europa del Este. Ya que su rey adoptó la fe talmúdica, no tuvieron elección. (,,,)Por eso los Khazares se convirtieron en lo que hoy llamamos judíos.

Esa es una de las grandes mentiras de la historia. Es el fundamento de toda la miseria que ha caído en el mundo.

¿Sabéis lo que hacen los judíos en el Día de la Expiación, que creéis que es tan sagrado para ellos? Yo era uno de  ellos. Esto no son rumores. No estoy aquí para ser un agitador de masas. Estoy aquí para daros hechos. Cuando, en el Día de la Expiación, entras en una sinagoga, te quedas de pie desde la primera oración que recitas. Es por la única oración por la que te levantas. Repites tres veces una oración corta llamada Kol Nidre.

 
En esta oración, entras en un acuerdo con Dios Todopoderoso que cualquier juramento, reverencia o ruego que hagas durante los siguientes doce meses debe anularse. El juramento no debe ser un juramento; la reverencia no debe ser una reverencia; el ruego no debe ser un ruego. No deben tener poder o efecto. Y además, el Talmud enseña que siempre que hagáis un juramento, reverencia o ruego, debéis recordar el Kol Nidre que recitasteis en el
Día de la Expiación, y estas exento de cumplirlos.

¿Cuanto podéis depender de su lealtad? Podéis depender de su lealtad tanto como los alemanes dependieron en 1916. Vamos a sufrir el mismo destino que sufrió Alemania, y por la misma razón.

Fuente: http://mamanga.blogspot.com.es/2007/12/un-desertor-judio-advierte-america.html

 

 

 

THE ARRIVAL – LA LLEGADA (De imprescindible visionado)

 

http://www.youtube.com/playlist?list=PL4A75D7103454312B 

Fuente:  CazachamucosTV

La Maquinaria de Enfermedades

 

Roberto Benítez Melgar

Visto en: http://periodismoalternativoblog.wordpress.com/2014/03/26/la-maquinaria-de-enfermedades/