Un grupo de rebeldes sirios abandona la lucha armada y vuelve al ejército regular

Un comando de rebeldes sirios ha anunciado que abandonan la lucha armada contra el gobierno de Assad, junto al Ejército Libre Sirio y vuelven a reincorporarse al ejército gubernamental. El portavoz y jefe del grupo, el capitán Khaled Abdel Rahman al-Zamel, ha dicho estas declaraciones hoy en una rueda de prensa, diciendo, “Hemos decidido volver al Ejército y cooperar con el ministerio para la Reconciliación Nacional”, mientras le acompañaban los demás miembros del comando, una decena ex combatientes de la oposición siria, según informa AFP.

“Todos nosotros somos sirios y rechazamos una crisis que comenzó con el derramamiento de sangre”, explicó el capitán, y animó a los demás rebeldes de todos los grupos de oposición que operan en Siria, a abandonar la lucha contra el Gobierno. Anteriormente Al-Zamel había estado encabezando un grupo armado formado por ex militares del ejército sirio que operaba en el sur del país. Su unidad formaba parte del Ejército Libre Sirio, que en su mayoría está integrado por ex efectivos del ejército nacional que se sublevaron contra el gobierno de Bashar al-Assad, y por una cada vez mayor cantidad de terroristas ligados al la Jihad Islámica, al-Qaeda, etc…

Por ahora no está muy claro como afectará esta noticia a la situación en Siria o si mas combatientes rebeldes les seguirán y “desertarán” de vuelta al ejército gubernamental.

Lo que si hay que ponderar en su justa medida ahora mismo es que se trata de un grupo de once soldados rebeldes: Tres oficiales, dos suboficiales y seis civiles.

El asunto pudiera tener un objetivo mas mediático que estratégico, algo que beneficiaría hasta cierto punto al gobierno de Assad, quizás por su parte con la esperanza de que muchos mas rebeldes sientan temor y que por algún motivo piensen que es la hora de abandonar el barco de la oposición armada.

Habrá que esperar posteriores acontecimientos y mas noticias relacionadas.

Mientras tanto según la oposición afirma que ayer miércoles se alcanzó la cifra de muertos mas alta de todo el conflicto, con 343 fallecidos a causa de los bombardeos, de los que por supuesto ambos bandos culpan al contrario. La última cifra más alta fue 330 muertos, según se registró el pasado 25 de agosto, siempre según la oposición.

La oposición culpa del continuo derramamiento de sangre al ejército gubernamental y el gobierno de Assad insiste en que el gran número de bajas entre la población civil se debe a grupos terroristas.

Fuente: Lapróximaguerra

….ooooOOOOÖ

Anuncios

SANA: Los combates en Siria se graban en Qatar

En cercanías de Doha se preparan decorados que simulan ser edificios gubernamentales sirios para rodar filmar falsos enfrentamientos

En las afueras de Doha, la capital de Qatar, se preparan los decorados que imitan plazas y edificios gubernamentales de Damasco, Alepo y Latakia, según denuncia la agencia siria de noticias SANA.

La guerra informativa en el conflicto sitio se refuerza cada día y se hace más ‘creativa’. La agencia estatal siria subraya que se trata del segundo intento del Gobierno de Qatar de organizar los rodajes de reportajes falsos, cuyo objetivo es imponer a los telespectadores su propia visión de los acontecimientos en Siria.

Previamente se informó que en varios barrios de Damasco aparecieron rebeldes disfrazados de militares que se hacían pasar por soldados del gobierno. “Planeaban cometer crímenes en‪ Damasco‬ y culpar al ejército de ‪Siria‬”, según agencia estatal SANA.

Este jueves se cumple el quinto día de choques en la capital de ese país árabe entre las fuerzas del presidente Bashar Al Assad y los activistas contrarios al gobierno.

Fuertes enfrentamientos estallaron cerca de la sede del Gobierno en Damasco después de que rebeldes atacaran a las fuerzas leales al presidente al Assad, que desplegaron vehículos blindados e intensificaron el bloqueo de las carreteras de acceso a la ciudad.

Fuente : RT

Información relacionada:

 

….ooooOOOOÖ

 

La OTAN prepara la mayor operación de intoxicación de la Historia

por Thierry Meyssan

Países miembros de la OTAN y del Consejo de Seguridad del Golfo (CCG) están preparando un golpe de Estado y un genocidio sectario en Siria. Si usted desea oponerse a esos crímenes, actúe de inmediato. Haga circular este artículo a través de Internet y póngase en contacto con sus representantes democráticamente electos.

JPEG - 140.8 KB

Dentro de varios días, quizás a partir del mediodía del viernes 15 de junio, los sirios que traten de ver los canales nacionales sólo captarán en sus televisores otros canales creados por la CIA. Imágenes filmadas en estudio mostrarán masacres imputadas al gobierno, manifestaciones populares, ministros y generales dimitiendo, al presidente al-Assad dándose a la fuga, a los rebeldes reuniéndose en pleno centro de las grandes ciudades así como la llegada de un nuevo gobierno al palacio presidencial.

El objetivo de esa operación, dirigida directamente desde Washington por Ben Rhodes, consejero adjunto de seguridad nacional de Estados Unidos, es desmoralizar a los sirios y permitir así un golpe de Estado. La OTAN, luego de haberse estrellado contra el doble veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU, lograría así conquistar Siria sin tener que atacarla ilegalmente. Sea cual sea la opinión de cada cual sobre lo que está sucediendo en Siria, Lo cierto es que un golpe de Estado pondría fin a toda esperanza de democratización.

De forma totalmente oficial, la Liga Árabe ha solicitado a los operadores de los satélites Arabsat y Nilesat que pongan fin a la retransmisión de los medios sirios, tanto públicos como privados (Syria TV, Al-Ekbariya, Ad-Dounia, Cham TV, etc.). Ya existe un precedente dado que la Liga Árabe impuso anteriormente la censura contra la televisión libia para impedir que los dirigentes de la Yamahiria pudieran comunicarse con su propio pueblo. No existe en Siria ninguna red hertziana en que los canales de televisión se capten exclusivamente vía satélite. Pero este corte no dejará las pantallas en blanco.

En efecto, esta decisión sólo es la parte visible del iceberg. Según nuestras informaciones, varias reuniones internacionales han tenido lugar esta semana para coordinar la operación de intoxicación. Las dos primeras reuniones, de naturaleza técnica, se desarrollaron en Doha (Qatar). La tercera, de carácter político, tuvo lugar en Riad, (Arabia Saudita).

En la primera reunión participaron los oficiales de guerra sicológica «incrustados» en varias televisiones satelitales, como Al-Arabiya, Al-Jazeera, BBC, CNN, Fox, France24, Future TV y MTV –ya es sabido que desde 1998 oficiales de la United States Army’s Psychological Operations Unit (PSYOP) han sido incorporados a la redacción de la CNN, práctica que la OTAN extendió después a otras estaciones televisivas de importancia estratégica. Estos oficiales redactaron de antemano una serie de noticias falsas, en función de una historia falsa concebida por el equipo de Ben Rhodes, en la Casa Blanca. Se estableció un procedimiento de validación recíproca en el que cada medio debe citar las mentiras de los demás para darles credibilidad a los ojos de los telespectadores. Los participantes decidieron además no limitarse a requisicionar únicamente los canales de la CIA para Siria y el Líbano (Barada, Future TV, MTV, Orient News, Syria Chaab, Syria Alghad), sino también unos 40 canales religiosos wahabitas que exhortarán a desatar masacres confesionales bajo la consigna «¡Los cristianos a Beirut, los alauitas a la tumba!»

En la segunda reunión participaron ingenieros y realizadores encargados de planificar la fabricación de imágenes de ficción, en las que se mezclan secuencias rodadas en estudios a cielo abierto con imágenes generadas por computadora. En estas últimas semanas se han montado, en Arabia Saudita, varios estudios que imitan los dos palacios presidenciales sirios y las principales plazas de Damasco, de Alepo y de Homs. Ya existían ese tipo de estudios en Doha, pero resultaban insuficientes dada la envergadura de la operación planteada.

En la tercera reunión participaron el general James B. Smith, embajador de Estados Unidos; un representante del Reino Unido y el príncipe saudita Bandar Bin Sultan, el mismo a quien el presidente George Bush padre designaba como su hijo adoptivo, al extremo que la prensa estadounidense comenzó a llamarlo «Bandar Bush». El objetivo de esta reunión fue coordinar la acción de los medios con la acción del «Ejército Sirio Libre», conformado esencialmente con los mercenarios a sueldo del príncipe Bandar.

La operación ya venía gestándose desde hace meses, pero el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos decidió acelerarla después de que el presidente ruso Vladimir Putin notificó a la Casa Blanca que Rusia se opondrá por la fuerza a todo intento ilegal de intervención de la OTAN contra Siria.

Esta operación comprende dos etapas simultáneas: por un lado, inundar los medios de noticias falsas, y por el otro, censurar o bloquear toda posibilidad de respuesta.

El hecho de prohibir las televisiones satelitales para desencadenar y dirigir una guerra no es nada nuevo. Bajo la presión de Israel, Estados Unidos y la Unión Europea han prohibido sucesivamente canales de televisión libaneses, palestinos, iraquíes, libios et iraníes. Ningún tipo de censura se ha impuesto contra canales vía satélite provenientes de otras regiones del mundo.

La difusión de noticias falsas tampoco es nada nuevo. Cuatro pasos significativos en el arte de la propaganda se han dado por vez primera durante el último decenio.
- En 1994, una estación de música pop, la Radio Libre de Mille Collines (RTML) dio la señal que desencadenó el genocidio ruandés al exhortar a «¡Matar a las cucarachas!».
- En 2001, la OTAN utilizó los medios de prensa para imponer una interpretación de los atentados del 11 de septiembre y justificar los ataques contra Afganistán e Irak. Ya en aquella época fue Ben Rhodes el encargado de redactar, por orden de la administración Bush, el informe de la Comisión Kean Hamilton sobre los atentados.
- En 2002, la CIA utilizó 5 canales (Televen, Globovisión, Meridiano, ValeTV y CMT, para hacer creer que enormes manifestaciones habían obligado al presidente democráticamente electo de Venezuela, Hugo Chávez, a renunciar a su cargo, cuando en realidad estaba siendo víctima de un golpe de Estado militar.
- En 2011, France24 desempeñaba de facto el papel de ministerio de Información de Consejo Nacional Libio, al que incluso estaba vinculada por contrato. Durante la batalla de Trípoli, la OTAN hizo filmar en estudio y difundir a través de Al-Jazeera y de Al-Arabiya imágenes que mostraban a los rebeldes libios entrando en la plaza principal de la capital cuando en realidad se encontraban aún lejos de la ciudad, de manera que los habitantes, convencidos de que la guerra estaba perdida, cesaron toda resistencia.

Los medios de prensa ya no se conforman con apoyar la guerra. Ahora hacen la guerra.

Este dispositivo viola los principios básicos del derecho internacional, empezando por el artículo 19 de laDeclaración Universal de Derechos Humanos que estipula el derecho a «recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Y lo más importante es que viola las resoluciones de la Asamblea General de la ONU, adoptadas al término de la Segunda Guerra Mundial para prevenir las guerras. Las resoluciones 110381 y 819prohíben «los obstáculos al libre intercambio de informaciones e ideas» (en este caso, el bloqueo de los canales sirios) y «la propaganda tendiente a provocar o estimular cualquier tipo de amenaza contra la paz, de ruptura de la paz o todo acto de agresión». A la luz del derecho, la propaganda a favor de la guerra es un crimen contra la paz. Es incluso el más grave de los crímenes, ya que hace posibles los crímenes de guerra y el genocidio.

Thierry MeyssanIntelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación(Monte Ávila Editores, 2008).

RED VOLTAIRE

Voltaire, edición Internacional

 

Siria, el lugar donde Occidente busca excusas para una invasión

La matanza en la aldea siria de Houla, donde fueron asesinados más de 100 de personas, podría ser uno de los pretextos que EE. UU. y Occidente usen para justificar una invasión militar.

El enviado especial de la ONU, Kofi Annan, no excluye la creación de un nuevo plan para Siria donde no cesa la violencia. Al mismo tiempo, Rusia y China abogan por la resolución pacífica del conflicto frente a los llamamientos bélicos de algunos miembros de la ONU.

Mientras tanto, varios expertos alertan de que la masacre de Houla podría ser usada por Washington y sus aliados como uno de los pretextos históricos empleados para justificar una invasión militar, como ocurrió antes de las guerras de Vietnam, Serbia, Irak y Libia.

Analizando los enfrentamientos en Siria, se puede descubrir que tienen bastante en común e incluso podrían dar con la clave para que la historia moderna no manche sus páginas con más sangre.

En cuanto a los asesinatos de Houla, el Gobierno los atribuye a grupos armados, diciendo que el país está bajo un peligro de un ataque desde el exterior. Los rebeldes, en tanto, aseguran que fueron las fuerzas del presidente sirio Bashar al Assad las que ejecutaron a ese centenar de civiles.

Los expertos ven en este desacuerdo una clara señal de que los rebeldes buscan instigar una guerra civil  y que acuden a métodos que ya han sido utilizados en otra ocasión, aunque en distinta localización.

“Es curioso, los rebeldes sirios mencionaron que están aprendiendo la democracia del Ejército de Liberación de Kosovo. Pero la única cosa que pueden enseñar es cómo usar la masacre para iniciar una guerra y es lo que está ocurriendo”, dice el historiador y escritor, Nebojsa Malic.

Y es que la masacre de Houla tiene precedentes históricos. Hace más de una década, en la región serbia de Kosovo y, en concreto, en una pequeña localidad tuvo lugar una matanza que se cobró la vida de decenas de personas.

Los separatistas albaneses denunciaron que las víctimas del tiroteo eran civiles y acusaron a las fuerzas gubernamentales de haberlas asesinado, un pretexto que bastaría a Occidente para iniciar una intervención militar.

Eso fue “exactamente lo que pasó” en la Guerra de Kosovo en 1999. “Había una aldea llamada Rachak. El embajador estadounidense atribuyó la responsabilidad de lo sucedido a Serbia. Serbia fue acusada y después la bombardearon”, recuerda el experto.

Posteriormente, investigadores independientes revelaron que las víctimas tenían pólvora en sus manos, lo que indicaba su pertenencia a grupos armados. La Unión Europea llevó a cabo su propia investigación pero nunca publicó el resultado.

Siria como blanco, Al Assad como premio

Y la historia parece repetir un capítulo ya pasado. El gobierno de Bashar al Assad fue acusado de los ataques antes de que la matanza en Houla haya sido investigada correctamente.

Así la embajadora de EE. UU. ante la ONU, Susan Rice, y el primer ministro turco, Tayyip Erdogan, entro otros, inculparon rápidamente a las autoridades sirias. Y un clérigo de Arabia prometió un premio por la cabeza de Al Assad de 450.000 dólares.

Sin embargo, las opiniones y las versiones de lo sucedido llegaron antes de que se realice un profundo análisis de los hechos.

“El empuje para llevar a cabo una intervención militar en Siria por parte de EE. UU., Francia y Gran Bretaña es enorme”, cree John Laughland, uno de los dirigentes del Instituto por Democracia y Cooperación.

“Hemos oído a William Hague (ministro de Exteriores del Reino Unido), al nuevo presidente de Francia… Todos optan por una injerencia y en ella EE.  UU. toma el liderazgo. Ellos repiten este mensaje de manera obsesiva, así todos lo empiezan a tomar por la verdad. Claro que lo usan como pretexto para una intervención”, cree Laughland.

Mientras tanto, Damasco parece estar haciendo todo lo que está en su mano para que el conflicto se resuelva de manera pacífica. Así, deja entrar a los observadores del Consejo de Seguridad de la ONU y realiza numerosas reformas políticas que exigen tanto Occidente como el propio pueblo sirio.

Sin embargo, la presión de EE. UU. y sus aliados en la ONU socava la posibilidad de que las partes enfrentadas en esta crisis política acorten sus diferencias y las posibilidades de llegar a la paz se alejen una y otra vez.

Se suele decir aquello de que la historia se repite, pero si “de los errores se aprende” habría que atender a los escenarios dibujados en guerras tales como las de Yugoslavia, Irak (donde jamás encontraron armas de destrucción masiva) o Vietnam (donde la flotilla estadounidense organizaría una provocación para iniciarla) para ver que ninguna sirve de ejemplo para aplicar al caso sirio.

Pero parece que todo es lo contrario. Ya que en aquellos casos la política invasora no frenó el derramamiento de sangre: el horizonte que se atisba para esta crisis está marcado por la confrontación civil y el creciente peligro de invasión desde el extranjero.

Fuente : RT

Información relacionada:

https://lahoradedespertar.wordpress.com/2012/01/27/falso-ataque-de-iran-al-portaviones-de-estados-unidos-uss-enterprise/


….ooooOOOOÖ