Los periodistas españoles en pie de guerra

“Quieren acabar con todo y no quieren que lo contemos” es el lema bajo el cual se celebra este martes la jornada de lucha de los medios de comunicación que moviliza a periodistas de todo el país.

El objetivo de la movilización es explicar a la ciudadanía la grave situación que atraviesan los medios de comunicación del país ibérico, tanto en el aspecto económico como en el de contenidos. Los periodistas denuncian despidos, cierres de medios, precariedad laboral y constantes atentados a la profesión periodística y a la libertad de prensa.

“Seguimos reivindicando el derecho a una información veraz, imparcial y objetiva como recoge la propia Constitución española”, apuntan los periodistas de la televisión pública de la Comunidad de Madrid, Telemadrid, donde se pueden quedar sin medio de vida más de 1.000 familias de forma directa y a 2.000 de forma indirecta.

En cuanto a la situación a nivel nacional, unos 50.000 periodistas se han quedado en paro desde 2008, lo que supone un 15% del desempleo total. Asimismo, el paro en el sector de la información se sitúa en torno al 35%como consecuencia de la mala gestión y el descenso de los ingresos por publicidad, según la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CC. OO.).

Además periodistas denuncian la intención del Gobierno de aprovechar la crisis para controlar los medios de comunicación y desmantelar la radio y la televisión públicas -donde el Gobierno ha modificado la ley para poder designar a su presidente sin tener el consenso del resto de partidos- y la agencia estatal de noticias EFE.

La alta tasa de desempleo, la vertiginosa evolución de la prima de riesgo y la reestructuración del sistema bancario, que “se tambalea al borde del abismo” ponen en duda un futuro despejado para España, donde no cesan protestas contra los recortes en diferentes sectores de la vida social.

Fuente: http://actualidad.rt.com/


….ooooOOOOÖ

Nigel Farage: “Nos enfrentamos a disturbios civiles masivos en Europa”

 

El eurodiputado Nigel Farage dio ayer un conmovedor discurso ante el Parlamento Europeo donde advirtió que las acciones de la Unión Europea están preparando el terreno para el resurgimiento del nacionalsocialismo y que el continente se enfrenta a la perspectiva de disturbios civiles masivos. 
 
Comparando la crisis de la eurozona en la caída del comunismo, Farage dijo que la Unión Europea era un Titanic que ha chocado contra un iceberg. “Se trata de una Unión Europea de fracaso económico, de desempleo masivo, de bajo crecimiento, pero lo peor de todo, es una Unión Europea con la prisión económica del euro. Esto ahora plantea peligros tremendos para el continente”, afirmó.
“Nos enfrentamos a la posibilidad de disturbios civiles masivos, posiblemente, incluso revoluciones en algunos países que han sido arrastrados a la desesperación total y absoluta”.
“Lo que vimos en Grecia el domingo pasado fue más bien una reminiscencia de las elecciones alemanas de 1932. Vimos colapsar el centro del statu quo y levantarse los extremos en la derecha y la izquierda. Ustedes saben, este proyecto podría incluso causar el renacimiento del nacionalsocialismo en Europa.” “Vamos por el camino equivocado. Tenemos que romper la eurozona. Debemos liberar a esos países del Mediterráneo.”
El líder del Partido por la Independencia del Reino Unido terminó con una nota incendiaria, advirtiendo que la única manera de resolver la crisis sería una desintegración ordenada de la eurozona, abandonando la moneda única, y regresar a una Europa basada en el comercio solamente.
“No podemos hacerlo si nos piden lealtad a esa bandera”, dijo Farage apuntando a la bandera de la Unión Europa, “no le debo ninguna lealtad a esa bandera y ni la mayoría de las personas en Europa tampoco.”
Farage de ninguna forma es la única voz advirtiendo que Europa se enfrenta a revueltas masivas por la crisis financiera del continente.
El año pasado se informó que el gobierno británico había ordenado a sus embajadas de la eurozona elaborar planes de contingencia para ayudar a los expatriados británicos en la eventualidad de un colapso del euro como moneda única, con un ministro de alto rango declarando al Telegraph de Londres que ese supuesto “ahora es sólo una cuestión de tiempo.” El plan describe las consecuencias de un colapso financiero donde la gente no pueda acceder a cuentas bancarias o hacer retiros de efectivo, dando lugar a disturbios y desórdenes masivos.
En diciembre, un comandante estadounidense de alto rango, el general Martin Dempsey, dijo que estaba preocupado de que Estados Unidos pudiera estar expuesto a la caída de la eurozona, “debido a la posibilidad de disturbios civiles y de desintegración de la unión”.
El primer ministro rumano, Emil Boc, también advirtió recientemente de que los disturbios en respuesta a las medidas de austeridad draconianas podrían sacudir a países enteros. Hace dos años, advertimos que “revueltas y revoluciones serán la reacción a la próxima fase del nuevo orden mundial”, que es precisamente lo que parece estar comenzando a ocurrir. Europa ya se ha visto afectada por disturbios y manifestaciones públicas masivas en los últimos dos años en Francia, España, Grecia, Italia y el Reino Unido.
Los intentos del líder de la izquierda radical, Alexis Tsipras, de formar una nueva coalición contra el plan de rescate en Grecia podrían ser el antecedente de una nueva profundización de la crisis de la deuda de la eurozona que muchos economistas del establishment habían dado falsamente por terminada.
El eurodiputado Nigel Farage dio ayer un conmovedor discurso ante el Parlamento Europeo donde advirtió que las acciones de la Unión Europea están preparando el terreno para el resurgimiento del nacionalsocialismo y que el continente se enfrenta a la perspectiva de disturbios civiles masivos.
Comparando la crisis de la eurozona en la caída del comunismo, Farage dijo que la Unión Europea era un Titanic que ha chocado contra un iceberg.
“Se trata de una Unión Europea de fracaso económico, de desempleo masivo, de bajo crecimiento, pero lo peor de todo, es una Unión Europea con la prisión económica del euro. Esto ahora plantea peligros tremendos para el continente”, afirmó.
“Nos enfrentamos a la posibilidad de disturbios civiles masivos, posiblemente, incluso revoluciones en algunos países que han sido arrastrados a la desesperación total y absoluta”. “Lo que vimos en Grecia el domingo pasado fue más bien una reminiscencia de las elecciones alemanas de 1932. Vimos colapsar el centro del statu quo y levantarse los extremos en la derecha y la izquierda. Ustedes saben, este proyecto podría incluso causar el renacimiento del nacionalsocialismo en Europa.” “Vamos por el camino equivocado. Tenemos que romper la eurozona. Debemos liberar a esos países del Mediterráneo.”
El líder del Partido por la Independencia del Reino Unido terminó con una nota incendiaria, advirtiendo que la única manera de resolver la crisis sería una desintegración ordenada de la eurozona, abandonando la moneda única, y regresar a una Europa basada en el comercio solamente.
“No podemos hacerlo si nos piden lealtad a esa bandera”, dijo Farage apuntando a la bandera de la Unión Europa, “no le debo ninguna lealtad a esa bandera y ni la mayoría de las personas en Europa tampoco.”
Farage de ninguna forma es la única voz advirtiendo que Europa se enfrenta a revueltas masivas por la crisis financiera del continente.
El año pasado se informó que el gobierno británico había ordenado a sus embajadas de la eurozona elaborar planes de contingencia para ayudar a los expatriados británicos en la eventualidad de un colapso del euro como moneda única, con un ministro de alto rango declarando al Telegraph de Londres que ese supuesto “ahora es sólo una cuestión de tiempo.”
El plan describe las consecuencias de un colapso financiero donde la gente no pueda acceder a cuentas bancarias o hacer retiros de efectivo, dando lugar a disturbios y desórdenes masivos.
En diciembre, un comandante estadounidense de alto rango, el general Martin Dempsey, dijo que estaba preocupado de que Estados Unidos pudiera estar expuesto a la caída de la eurozona, “debido a la posibilidad de disturbios civiles y de desintegración de la unión”.
El primer ministro rumano, Emil Boc, también advirtió recientemente de que los disturbios en respuesta a las medidas de austeridad draconianas podrían sacudir a países enteros.
Hace dos años, advertimos que “revueltas y revoluciones serán la reacción a la próxima fase del nuevo orden mundial”, que es precisamente lo que parece estar comenzando a ocurrir.
Europa ya se ha visto afectada por disturbios y manifestaciones públicas masivas en los últimos dos años en Francia, España, Grecia, Italia y el Reino Unido.
Los intentos del líder de la izquierda radical, Alexis Tsipras, de formar una nueva coalición contra el plan de rescate en Grecia podrían ser el antecedente de una nueva profundización de la crisis de la deuda de la eurozona que muchos economistas del establishment habían dado falsamente por terminada.
….ooooOOOOÖ